Momentos de definición – Radios Fráter
  • febrero 20, 2011

Momentos de definición

Escuche

Vea


Lea

Es un gran gozo estar nuevamente con ustedes, siempre venir a Guatemala es un gran gusto, los amamos con todo nuestro corazón, sabemos que Dios ha levantado a esta nación como un ejemplo de lo que el poder del Evangelio puede hacer cuando una cantidad suficiente de los habitantes de un país se entrega a Cristo, empieza a haber un cambio no solamente en el ambiente espiritual sino en el ambiente social, ambiente educativo, aún en el ambiente político. Dios está queriendo hacer una reforma maravillosa en Guatemala, ustedes son parte de esta obra de renovación, de sanidad, de restauración, una prosperidad que viene verdaderamente del corazón de Dios para esta nación. Tú eres parte de una nueva generación de hombres y mujeres en Guatemala que están recibiendo este tesoro, que si bien está en vasos de barro, la excelencia del poder es de Él y no de nosotros, pero podemos caminar con la frente en alto, sabiendo que Jesús nos ha liberado de todas las tinieblas que antes nos atraparon, nos esclavizaron, hoy somos libres. Él nos libró de la potestad de las tinieblas, nos trasladó al reino del amado Hijo de Dios.

Estamos celebrando 32 años en la Fráter. Se  dice fácil, pero 32 años de sembrar, de dar, de hacer barbecho, de sacrificar, de esforzarse y sobre todo de no tirar la toalla. Dice la Palabra de Dios: No perdáis vuestra confianza que tiene grande  galardón. Y yo quiero honrar a los pastores López y a toda su familia, porque ellos han sido un ejemplo de perseverancia, para los que somos una generación que está mirando sus pisadas, estamos viendo su fe. Qué bueno que podamos tener líderes en una nación que son ejemplo de integridad y ejemplo de personas que no han dejado de dar, no han dejado de sembrar, no han dejado de creer que lo mejor está por venir. Un aplauso para los Pastores Jorge y Elsy López, por sus hijos y la gloria es de Jesús. Él usa instrumentos que están dispuestos en sus manos. Estamos mi esposa Karla y yo de fiesta, estamos cumpliendo 23 años de casados. Nos venimos a celebrarlo acá, antes de llegar a la capital nos fuimos a la Antigua capital, nos fuimos a pasear por las calles empedradas de la Antigua, tomados de la mano, tomando cafecito, así quién no se vuelve a enamorar otra vez. Sea usted un hombre sabio, lleve a su esposa a pasear, solo que no la vaya a dejar, regresen juntos. Va  a ver que va a invertir en su familia, en su matrimonio, va a ser una inversión que le va a dar muchos réditos, mucho fruto.

Le he puesto como título al mensaje: Momentos de definición, y los momentos de definición son oportunidades divinas, momentos en los que sin haber hecho nada para merecer la oportunidad, Dios te pone enfrente de una puerta, de pronto estás parado en el umbral de una dimensión nueva, de una etapa nueva y si tú y yo podemos aprovechar estas oportunidades que Dios nos da y entrar por esa puerta, entrar a esos momentos que Dios quiere darnos, se pueden convertir en gestadores de un futuro que todavía no existe, pero que es maravilloso. Dice la Palabra de Dios que la voluntad del Señor es buena, agradable y es perfecta. Así que no hay nadie que me pueda convencer que las cosas terminan mal cuando nosotros sabemos que Jesús en la cruz del Calvario dijo: Consumado es, y cuando Él decía consumado es, estaba hablando del pago perfecto, del sacrificio perfecto, una sola vez y para siempre. Él quitó de en medio el pecado por medio de la ofrenda de su sangre, Él entró a ese lugar santísimo, no hecho con las manos de los hombres, y ahí ofreció su vida, presentó su sangre y para siempre está a la diestra del Padre para interceder por nosotros. Él no se cansa ni de día ni de noche de interceder delante de la Majestad en las alturas, por ti y por mí, porque sabe que nuestra vida ha sido puesta delante de la presencia del Señor, en una oportunidad que sí es aprovechada puede traer aquí a la Tierra propósitos divinos que ninguna otra podría traer. Tú y yo tenemos por el poder del Nombre de Jesús la oportunidad de entrar a esta dimensión que todavía no han sido abrazadas, que todavía no han sido recibidas, futuros que todavía no han sido creados, pero que están ahí delante de nosotros para que los aprovechemos por la fe.

Abraham, dice la Biblia, tuvo un hijo a quien llamó Isaac, Isaac tuvo un hijo que fue llamado Jacob y Jacob tuvo doce hijos y uno de los ellos fue Leví. Leví, bisnieto de Abraham y cuando Leví todavía no nacía, es más, ni siquiera había nacido Jacob ni Isaac, Abraham hizo algo que creó un futuro de bendición para aquellos que aunque todavía no nacían ya estaban dentro de él. Dice Hebreos 7 que Leví estaba en los lomos de Abraham su padre y la palabra lomos quiere decir la capacidad reproductiva que tenía Abraham, su simiente, su semen. ¿Cómo es posible que una acción de fe, de una persona pueda tener tanta repercusión que aún hasta esta cuarta generación puede  producirse una increíble bendición?

Dice la Escritura que Abraham pagó los diezmos a Melquisedec y cuando estaba honrando el sacerdocio de Melquisedec -que representa el sacerdocio de Jesucristo-, estaba trayendo sobre de sí, una bendición que después iba a manifestarse sobre Isaac,  sobre Jacob y sobre Leví. Así que cada acción que tú y yo tomamos en fe, cada puerta  de oportunidad que aprovechamos, cada decisión de obediencia, de entrega, de poner nuestra vida en las manos de un Dios que