Vuélvase de todo corazón a Dios (Código 2014-217) – Radios Fráter
  • julio 23, 2014

Vuélvase de todo corazón a Dios (Código 2014-217)

Escuche:

Leamos el Salmo 122: Yo me alegro cuando me dicen: «Vamos a la casa del Señor.»  ¡Jerusalén, ya nuestros pies se han plantado ante tus portones! ¡Jerusalén, ciudad edificada  para que en ella todos se congreguen!  A ella suben las tribus, las tribus del Señor, para alabar su nombre  conforme a la ordenanza que recibió Israel. Allí están los tribunales de justicia, los tribunales de la dinastía de David. Pidamos por la paz de Jerusalén: «Que vivan en paz los que te aman. Que haya paz dentro de tus murallas, seguridad en tus fortalezas.» Y ahora, por mis hermanos y amigos te digo: « ¡Deseo que tengas paz!» Por la casa del Señor nuestro Dios  procuraré tu bienestar.

Todos deseamos que nuestros amigos y hermanos tengan paz. Creo que es un buen momento para que oremos por esa situación que se está dando en Israel, entre Israel y los palestinos. Hay muchos cristianos entre los palestinos, muy poquitos en Israel, pero ambos son creados por Dios y ambos son hermanos que se pelearon desde el vientre de su madre y no paran de pelear.

Oremos por esa situación que, coincidentemente, va de la mano con la tensión que se ha dado a raíz de que una parte de Ucrania se ha declarado autónoma y se ha puesto del lado ruso y hay otra vez en Ucrania un conflicto entre Prorrusos y anti rusos. Eso ha puesto al mundo otra vez en la expectativa de que podría darse una conflagración mundial. Y esta semana, para ponerle la tapa al pomo, bajaron un avión de pasajeros en Ucrania con un misil y los 298 pasajeros están en la presencia del Señor. Todos fallecieron.

Debemos orar por la situación que se está dando, sin olvidar la situación que se da en El Salvador, Honduras, México, el tema ahora son los niños migrantes, ilegales que mueren en el desierto y están regresando en cajas a los que encuentran, están deportando a otros. Un problema de mucho tiempo atrás, tenemos que orar para que podamos hacer de Guatemala una tierra deseable, en la que nadie se quiera ir, para que haya suficiente trabajo, suficiente paz, suficiente seguridad, suficiente prosperidad. Que Guatemala sea una tierra deseable, es una petición que debemos tener clara.

Pongamos nuestras manos en alto y oremos por estas necesidades. Padre nuestro que estás en los cielos, en esta hora venimos delante de ti con un corazón contrito y humillado. Señor,  sabemos que hay mucha muerte en esa Franja de Gaza, entre los palestinos, entre los israelíes. Señor, el salmo dice que debemos pedir por la paz de Jerusalén, pedimos por esa paz, pedimos por la paz de Gaza, pedimos por los israelíes, los mexicanos, hondureños, salvadoreños, guatemaltecos. Señor necesitamos de tu paz, necesitamos de tu protección, necesitamos de tu prosperidad.

Ayúdanos a entender, Señor, que nadie podrá tener las paz de Dios a menos que esté en paz con Dios. Ayúdanos Dios para proclamar el Evangelio, para transformar a la nación, en el nombre de Jesús pedimos por esas familias que están de luto porque 298 pasajeros murieron. Por aquellos que han perdidos a sus niños en el camino a Estados Unidos, por aquellos que han muerto en esos bombardeos en Israel. Señor ayúdanos a mirar a Jesús en el trono y a vivir en paz los unos con los otros. En el nombre de Jesús te lo pedimos. Amén.

Leyendo esta mañana, este Salmo 122, que dice: Pidamos por la paz de Jerusalén: Que vivan en paz los que te aman. Una de las condiciones para poder vivir en paz es amar a Dios. A Jesús le preguntaron ¿cuál es el mandamiento más importante? Y Jesús dijo amar a Dios con todo tu corazón, con todas tus fuerzas y a tu prójimo como a ti mismo. Cuando usted ama a Dios con todo su corazón, con todas sus fuerzas, con toda su alma no tiene espacio para amar a otras personas o cosas.

Alguna vez usted estuvo muy enamorado de alguien. A lo mejor lo tiene a la par y dice que es cierto, que alguna vez estuvo enamorado de este pedazo de gente. Estuve locamente enamorada de este hombre, o locamente enamorado de esta mujer. Cuando está verdaderamente enamorado de alguien, usted se acuesta pensando en esa persona, sueña con esa persona, se levanta pensando en esa persona, pasa el día pensando en esa persona. Tiene fotos de la persona por todos lados, llamadas, mensajitos. La pregunta es ¿estamos enamorados de Dios? Si estamos enamorados de Dios ¿por qué andamos coqueteando con el mundo? ¿por qué andamos coqueteando con el pecado? Si estamos enamorados de Dios nuestra fidelidad tiene que ser absoluta para Dios nuestro Señor.

Israel siempre ha sido un caso interesante de estudio en la Iglesia, porque tenemos un fundamento judeocristiano, nuestra Biblia está basada en el Antiguo Testamento que es enseñanza hebrea, enseñanza que los judíos creen. Los profetas del Antiguo Testamento son judíos. La iglesia originalmente, los primeros ciento veinte eran judíos exclusivamente. Jesucristo, judío; Pablo, judío, y por eso es que tenemos en nuestra manera de pensar mucho en el pueblo de Israel.

¿Dónde nace el pueblo de Israel? Nace en un hombre llamado Abraham, y este Abraham nació en un pueblo totalmente idólatra. No fue nada más que un hombre nacido en un pueblo idólatra. Dice en Josué 24:1-13 “Josué reunió a todas las tribus de Israel en Siquén. Allí convocó a todos los jefes, líderes, jueces y oficiales del pueblo. Todos se reunieron en presencia de Dios. Josué se dirigió a todo el pueblo, y le exhortó: —Así dice el Señor, Dios de Israel: “Hace mucho tiempo, sus antepasados, Téraj y sus hijos Abraham y Najor, vivían al otro lado del río Éufrates, y adoraban a otros dioses.

Dios escogió a un hombre que adoraba a otros dioses, a un hombre idólatra, a un hombre de aquellos que hoy dirían: yo nací en la religión de mis padres, adoro a los ídolos de mis padres y yo no voy a dejar esa religión de mis padres. Abraham adoraba a los dioses de sus padres, a otros dioses, pero dice:  Pero yo tomé de ese lugar a Abraham, antepasado de ustedes, lo conduje por toda la tierra de Canaán y le di una descendencia numerosa. Primero le di un hijo, Isaac; y a Isaac le di dos hijos, Jacob y Esaú. A Esaú le entregué la serranía de Seír, en tanto que Jacob y sus hijos descendieron a Egipto.   ”Tiempo después, envié a Moisés y Aarón, y herí con plagas a Egipto hasta que los saqué a ustedes de allí. Cuando saqué de ese país a sus antepasados, ustedes llegaron al Mar Rojo y los egipcios los persiguieron con sus carros de guerra y su caballería.  Sus antepasados clamaron al Señor, y él interpuso oscuridad entre ellos y los egipcios. El Señor hizo que el mar cayera sobre éstos y los cubriera. Ustedes fueron testigos de lo que les hice a los egipcios.

Después de esto, sus antepasados vivieron en el desierto durante mucho tiempo.  A ustedes los traje a la tierra de los amorreos, los que vivían al este del río Jordán. Cuando ellos les hicieron la guerra, yo los entregué en sus manos; ustedes fueron testigos de cómo los destruí para que ustedes poseyeran su tierra. Y cuando Balac, hijo de Zipor y rey de Moab, se dispuso a presentarles combate, él envió al profeta Balán hijo de Beor para que los maldijera. Pero yo no quise escuchar a Balán, por lo cual él los bendijo una y otra vez, y así los salvé a ustedes de su poder. Finalmente, cruzaron el río Jordán y llegaron a Jericó, cuyos habitantes pelearon contra ustedes. Lo mismo hicieron los amorreos, ferezeos, cananeos, hititas, gergeseos, heveos y jebuseos. Pero yo los entregué en sus manos. No fueron ustedes quienes, con sus espadas y arcos, derrotaron a los dos reyes amorreos; fui yo quien por causa de ustedes envié tábanos, para que expulsaran de la tierra a sus enemigos. A ustedes les entregué una tierra que no trabajaron y ciudades que no construyeron. Vivieron en ellas y se alimentaron de viñedos y olivares que no plantaron”.

Dios saca a Abraham de una tierra de idólatras y por medio de él nace Isaac y de Isaac nace Jacob y Esaú. De Jacob vienen los judíos y de Esaú vienen los árabes. Son hermanos pero hermanos pendencieros. En Génesis 12: dice: El Señor le dijo a Abram: «Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré.  »Haré de ti una nación grande, y te bendeciré; haré famoso tu nombre, y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan; ¡por medio de ti serán bendecidas todas las familias de la tierra!» Abram partió, tal como el Señor se lo había ordenado, y Lot se fue con él. Abram tenía setenta y cinco años cuando salió de Jarán.

Si usted cree que está viejo para comenzar a servir al Señor, piense en Abraham que tenía 75 años cuando el Señor lo llamó. A esa edad obedeció, salió de esa tierra idólatra y empezó a adorar a Dios. Dejó de ser politeísta para convertirse en monoteísta. Hoy hay cristianos politeístas, cristianos que adoran a muchos dioses y ese es un problema, porque queremos paz pero no amamos a Dios solamente, amamos a Dios y a otros dioses y ahí es donde se nos complica la vida. Cuando usted tiene una esposa se le complica la vida, trate de tener dos, tres, mil como Salomón, se le va a complicar, no solo por tener tres esposas sino por tener tres suegras.

Moisés recibió los diez mandamientos, abra su Biblia en Éxodo 20:1-5 y mire qué mandamientos recibió Moisés. En este libro se cuenta, precisamente, la salida de Israel de Egipto, por eso se llama Éxodo que significa salida, dice: Dios habló, y dio a conocer todos estos mandamientos: «Yo soy el Señor tu Dios. Yo te saqué de Egipto, del país donde eras esclavo. »No tengas otros dioses además de mí.  »No te hagas ningún ídolo, ni nada que guarde semejanza con lo que hay arriba en el cielo, ni con lo que hay abajo en la tierra, ni con lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te inclines delante de ellos ni los adores. Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso.

¿Quién no ha  sentido celos alguna vez? Usted sale de su casa peleando con su mujer, va a una reunión y ve a uno de los amigos suyos platicando con ella, tan campante, tan amable, tan atenta, abrazo y besos en conversación muy animada. Y usted piensa que ni los buenos días le dio. Y empieza a maquinar si no la está enamorando, o si será que está interesada en mi amigo. O a veces las amigas, a las que prefiere antes que a usted. Ahí están “mis amigas que sí me quieren”. Ah, sentir celos es feo. Quiero decirles que la Biblia dice que Dios es un Dios celoso, ¿sabe para quién quiere Dios que seamos nosotros? Para Él, únicamente para Él, solamente.

Hay una película muy famosa que se llamó Propuesta indecente. Un hombre multimillonario le hace una apuesta a un joven que vive al día y le dice: si yo gano me llevo a tu mujer, pero para que no estés triste te doy un millón de dólares por pasar una noche con tu mujer. ¿Dejaría que su mujer se fuera una noche con un fulano, con tal que le diera un millón de dórales? Es una propuesta indecente. Alguien que ama a su mujer no la va a dar ni por un millón de dólares. Dios quiere que la novia, que es la Iglesia, sea solamente para Él, no acepta que compartamos con nadie el amor que solamente es para Él, es un mandamiento: »No tengas otros dioses además de mí.  »No te hagas ningún ídolo. Por eso Josué cuando llega al final de su camino en el capítulo 24:13 dice »Por lo tanto, ahora ustedes entréguense al Señor y sírvanle fielmente.

Qué lindo es cuando usted sabe que su esposa le es fiel, puede estar como Penélope rodeada de muchos pretendientes, esperando a que venga Ulises. Y aunque pasen muchos años Ulises sabe que le será fiel. Dios espera que nosotros seamos una novia, una Iglesia y una esposa fiel, dedicados solamente a Él, y luego dice: Desháganse de los dioses que sus antepasados adoraron al otro lado del río Éufrates y en Egipto, y sirvan sólo al Señor.

Todas las cosas en este mundo son para que nos sirvan. El problema del hombre es que se ha dedicado a servir a las cosas. En vez de ser el señor de las cosas se ha convertido en el esclavo de las cosas. Un carro es para que nos transporte, pero vivimos para cuidar el carro, lo lavamos, lo perfumamos, huele mejor que nuestra mujer, a veces, porque no le compramos a ella perfumes, pero al carro su car wash, su limpieza, cuidar el cuero, cualquier manchita hay que quitarla, cualquier rayoncito hay que desvanecerlo. Servimos a las cosas, en vez de que las cosas nos sirvan a nosotros.

En vez de servir al Señor, vivimos para servir al carro, a la casa, para servir al mueble, al deporte, al hobbie.  Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor, elijan ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor. Digámoslo juntos ¡mi familia y yo serviremos al Señor! El otro día estábamos hablando que mi familia, es decir la que ya viene de mis lomos, los tres hijos, los nueve nietos, tres nueras y la única esposa que tengo, ya no cabemos en el comedor, somos diez y siete.

Y por ahí hay uno que ya está planeando hacer otro nieto, entonces seremos diez y ocho. Nuestro propósito con mi esposa Elsy es que nuestra familia y nosotros sirvamos al Señor. Desde el más chiquito hasta el más viejito, todos, los hombres y las mujeres, todos debemos servir al Señor. El pueblo respondió: — ¡Eso no pasará jamás! ¡Nosotros no abandonaremos al Señor por servir a otros dioses! Pero así pasa. Hay señoras y señores que le dicen a su pareja: te prometo que jamás te voy a ser infiel y al rato lleva tres marcas en la cacha. Tenemos que aprender a ser fieles. El pueblo dijo que jamás abandonaría al Señor por servir a otro dios.

 El Señor nuestro Dios es quien nos sacó a nosotros y a nuestros antepasados del país de Egipto, aquella tierra de servidumbre. Él fue quien hizo aquellas grandes señales ante nuestros ojos. Nos protegió durante todo nuestro peregrinaje por el desierto y cuando pasamos entre tantas naciones. El Señor nos ha protegido de los peligros.  El Señor expulsó a todas las que vivían en este país, incluso a los amorreos. Por esa razón, nosotros también serviremos al Señor, porque él es nuestro Dios. Entonces Josué les dijo: —Ustedes son incapaces de servir al Señor, porque él es Dios santo y Dios celoso. No les tolerará sus rebeliones y pecados.

Si vamos a servir al Señor, no podemos ser personas llenas de rebeliones y pecados, porque él es Dios santo y Dios celoso. No les tolerará sus rebeliones y pecados. Si ustedes lo abandonan y sirven a dioses ajenos, él se les echará encima y les traerá desastre; los destruirá completamente, a pesar de haber sido bueno con ustedes. Usted piensa que Dios es amor, incapaz de hacerle algo malo. No se atenga, Josué le dijo a Israel: Si ustedes lo abandonan y sirven a dioses ajenos, él se les echará encima y les traerá desastre; los destruirá completamente, a pesar de haber sido bueno con ustedes.

El Señor pudo haber sido bueno con nosotros, pero si damos lugar a la rebelión y al pecado, tome nota, Él puede destruirlo y por eso vienen algunos a decirme que se les acabó la empresa, se les vino abajo el negocio, se les destruyó la casa, se le acabó la finca, el hogar se les hizo pedazos. Examínese, porque algunas veces la destrucción llega como consecuencia de nuestras rebeliones, de nuestros pecados. Por eso  tenemos que aprender a ser fieles al Señor. Pero el pueblo insistió: — ¡Eso no pasará jamás! Nosotros sólo serviremos al Señor. Y Josué les dijo una vez más: —Ustedes son testigos contra ustedes mismos de que han decidido servir al Señor. —Sí, sí lo somos —respondió toda la asamblea. Josué replicó: —Desháganse de los dioses ajenos que todavía conservan.

Israel sale de Egipto, pasa cuarenta años en el desierto, llega a la tierra prometida, la conquistan. Josué llega al final de su vida y les dice: Todavía conservan dioses ajenos. Como hoy, hay cristianos que vienen, se convierten a la iglesia, toman la Facultad de Liderazgo, siguen, tienen una célula, van a un retiro, se vuelven líderes de células, trabajan como maestros de la Zona de Campeones, servidores, pero todavía conservan algunos dioses ajenos. Algunos dirán que no pueden dejar la cerveza, que la disfrutan. El vino.

Sí, pastores, apóstoles, todavía con dioses ajenos. El dios del placer, eso se llama hoy hedonismo, gente que vive solo para buscar el placer y hacen del placer su dios, el placer de comer, que se traduce en glotonería. He oído personas cristianas que  me dicen que no bailan, que no chupan, pero se hartan. Eso es también pecado.

Tenemos dioses ajenos, tenemos que ser sobrios, templados, gente con dominio propio y a veces como Israel que ha pasado por tantos milagros, han visto que se abre el Mar Rojo, ha visto que cae pan del cielo, agua de la rocas, milagros y milagros y todavía dice Josué al final de su vida: todavía traen dioses ajenos de Egipto.

¡Ah! usted es de los que todavía cuando tiene necesidades, quiere saber algo, va a ver el horóscopo, usted es de los que todavía dicen ¿cómo quedaría lo de la herencia?, busquemos un espiritista, hablemos con la abuela. Dioses ajenos. El hombre moderno tiene muchos dioses ajenos, el principal es el amor al dinero. He dicho que el dinero no es malo, el problema es el amor al dinero. Si amamos a Dios tendremos paz, pero si amamos a las cosas materiales más que a Dios, un día nos quedaremos sin las cosas materiales y sin Dios, el creador de los cielos y de la tierra.  El mensaje de Josué al pueblo de Israel es el mismo mensaje para la Iglesia de hoy, hemos visto el poder de Dios en nuestra vida, hemos visto sanidades, hemos visto milagros, provisión, protección, bendición, pero todavía tenemos aquellos dioses ajenos.

El apóstol Pablo dice el ejercicio corporal para poco aprovecha, la piedad dura para la eternidad, pero hay quienes hacen del deporte un dios. Hay quienes no practican el deporte pero hacen de los deportistas sus ídolos, san Messi, san Maradona. En países como Argentina dicen que algunos hasta han hecho su capilla y una corriente religiosa alrededor de Maradona, y ahora de Messi.

Ame el deporte, practique el deporte, pero no haga del deporte un ídolo. No viene a la iglesia, porque corre todos los domingos. Practica su deporte favorito todos los domingos, recuerde que Dios es un Dios celoso, ¿me ama más a mí que al deporte? ¿me ama más a mí que a su hobbie?  ¿me ama más a mí que a sus bienes materiales? ¿Por qué no viene a la iglesia? Es que Dios me ha bendecido, tengo muchos negocios, muchos clientes que atender, muchos viajes que hacer y por eso ya no voy ni a la célula, ni a la iglesia, de vez en cuando lo miro por la tele Pastor—.

Cuidado, porque Dios es un Dios celoso. Recuerdo la historia de aquel que vendió su casa y le dijo al comprador: solo una cosa quiero agregarle, este clavo que está en esta pared de la sala y este que está en la otra pared de la sala, por favor, no me los vaya a quitar, porque yo le vendo todo, menos esos dos clavos. Y el otro en la emoción de comprar la casa, le dijo que estaba bueno y firmó. Cuando la estaba inaugurando y tenía a toda la familia y a los amigos, tocaron a la puerta. Era el antiguo dueño y le dijo con permiso, vengo a hacer uso de mis clavos, porque me hace falta el lugar. Puso su hamaca en los dos clavos y se acostó a hamaquearse en medio de la sala.

¿Es usted de ese tipo de claveros, que entregó todo al Señor, menos estos dos clavos? Este clavo que tengo, es mío Señor. Este otro clavo que tengo también es mío Señor. Entregue su casa con todo y clavos y que venga el Señor y se los quite, y usted pueda decir un día yo robaba, pero ya no robo más. Yo mentía pero ya no miento más. Yo adoraba a Maximón, pero ya no lo hago más, Ahora me entrego de lleno al Señor, ya no soy un soltero codiciable, ahora soy casado con mi Cristo, fiel a Él completamente. Josué llama al pueblo a entregarse completamente.

Vamos al Nuevo Testamento, Mateo 6:19-33 y vea lo que Jesús nos habla, lo pone de esta manera, »No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. ¿A cuántos les habrá comido la polilla un mueble? Hace algunos años tenía una chumpa de cuero que casi no la usaba. Un día se me antojó usarla, la fui a sacar, ya no era negra, se miraba verde, por el moho. No me la puse, presumir mi chumpa con moho. No se puede, las cosas materiales son temporales. Por eso dice Jesús »No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Hay quienes se les han metido los ladrones, en mi casa se metieron tres veces, una vez en mi oficina. Los ladrones se metieron en la oficina, se llevaron mi reloj y 200 quetzales de la caja chica allá en el 90. Llegaron armados. Un día regresé de la iglesia a mi casa, mi esposa y los niños se fueron a algún cumpleaños y yo me fui a la casa. Cuando llegué, la puerta de entrada estaba quebrada. Entré, no estaban las teles, no estaba la licuadora, la ropa fina, los zapatos buenos, la joyería. Todo se había ido porque los ladrones se meten y roban y cuando uno menos se lo imagina.

Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. »El ojo es la lámpara del cuerpo. Por tanto, si tu visión es clara, todo tu ser disfrutará de la luz. Pero si tu visión está nublada, todo tu ser estará en oscuridad. Si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué densa será esa oscuridad! »Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas. Contundente Jesús. »Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? Le pregunto mi hermano, ¿vale más usted que un zanate? Si el Señor cuida de los zanates, cómo no lo va a cuidar a usted.  ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?

Cuando llegue la hora, mi hermano, usted ixcamik, usted se muere.  » ¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca  fe? 

 Nos preocupa el aspecto físico, nuestro cuerpo y tenemos dietas paras adelgazar. Nos preocupa estar a la moda, el vestido.  Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Porque los paganos andan tras todas estas cosas Lamentablemente los cristianos también, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Le interesa, este es un buen negocio. Usted busca a Dios, busca el reino de Dios primero y viene como añadidura ropa a la moda si quiere, comida buena, techo, con que cubrirse. Si usted busca a Dios y lo pone en primer lugar, y le da todo su amor a Dios, Él se encargará de que a usted no le falte nada. Por eso David decía: Fui joven y ahora que soy viejo, nos he visto justo desamparado ni su descendencia que mendiga pan (Salmo 37:25).

Por eso, en lugar de pensar en solo acumular y acumular,  lo menos que Él espera de usted es el diez por ciento, sus diezmos, ofrendas, promesas de fe, que usted ayude al pobre, que comparta lo que tiene, Dios le va a bendecir, pero examinémonos así como Josué hizo que se examinara Israel para  despojarnos de los dioses ajenos que están ocupando un lugar que no corresponde para nosotros. ¿Qué cosas están ocupando el lugar de Dios en su vida? ¿El trabajo no lo deja? ¿Por qué no sirve?   Ah, porque mis hijos. Tengo mucho qué hacer—. No importa que tenga mucho que hacer, no importa que tenga muchos hijos, no importa que tenga muchos negocios, no importa que tenga mucha fama, no importa que tenga mucho deporte. No importa que tenga lo que tenga. Recuerde, hay que adorar a Dios con todos nuestros bienes y hay que amarlo a Él con todo nuestro corazón, porque puede ser que un día nos arrepintamos de haber puesto a Dios lejos de la lista de prioridades.

 

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007