¿Qué dice la Biblia de los huérfanos? (Código 2014-346) – Radios Fráter
  • noviembre 12, 2014

¿Qué dice la Biblia de los huérfanos? (Código 2014-346)

Escuche:

La niñez es un tiempo breve, pasa rápido y luego se convierte el niño en joven, en un adulto después. Cuando llega a esa etapa, esa nunca pasa, se es adulto a partir de los 18 años cuando ya se es mayor de edad y sigue siendo hasta que la muerte los separe. Hay niños que crecen sin papá. Hay mucha gente sin papá, Algunos crecen sin la figura paterna, porque simplemente nunca supo que tenía un hijo o no quiso saberlo y se fue. Otros porque se murieron muy pronto y dejaron a los niños huérfanos y otros se fueron a trabajar al extranjero y dejaron a los niños acá solos. Hoy alrededor del mundo hay cientos de iglesia que estamos tocando el tema sobre ¿qué dice Biblia de los huérfanos? Hoy es un domingo que está dedicado al huérfano, el Domingo del Huérfano. ¿Cuál es el propósito de este día? Lo dice el eslogan del Domingo del Huérfano, “un día, una voz, un propósito”, es levantarnos para que este día tengamos una voz por aquellos que no tienen papás y podamos definir el propósito de ayudarles. Demos gracias a Dios por esos papás que nos tuvieron, gracias por esos papás que nos criaron y sostuvieron.

El simple hecho de hablar de algo lo pone en el mapa de nuestras vidas. Y de pronto pensamos en cómo podemos ayudar. Esto es lo que hacemos todas las semanas. Buscamos poner en el mapa de la vida de todos los miembros de La Fráter a Dios y a sus enseñanzas que encontramos en la Biblia. ¿Para qué? ¿Para que seamos oidores olvidadizos de la Palabra de Dios? ¡Para que seamos hacedores! porque al poner en práctica lo que oímos es lo que hace la diferencia. Puede pasar toda una vida acá oyendo buenas enseñanzas, buenos consejos, buenas prédicas, pero si no lo pone en práctica eso no le servirá de mucho.

En septiembre y octubre, más de 570 células salieron a las calles a evangelizar y a ayudar con el proyecto “Marcando la historia de otros”. Fueron a expresar su fe y sus obras, porque la fe sin obras es muerta, la fe sin obras es el cadáver que todos llevamos dentro, por eso es importante expresar nuestra fe por medio de las obras. Sí, las obras no salvan, pero hemos sido creados para buenas obras. Estas visitas se hicieron a distintos lugares, hogares de niños, asilos de ancianos y a hospitales entre otros. Marcaron las vidas de muchos que por primera vez veían cara a cara a estas personas necesitadas. Miembros de La Fráter de todas las edades se hicieron presentes. Mire el video donde varios de los asistentes a esas actividades comparten sus experiencias dando clic aquí.

He conocido a parejas a través de todos estos años que no han podido tener un hijo de manera biológica, y los hemos alentado a adoptar y hay muchas parejas en la congregación que han adoptado niños. Y recientemente, el 26 de septiembre, una pareja adoptó a una criatura que se llama Carlitos, un niño de dos años y a raíz de eso, el pastor Alex escribió en su blog que tituló: la experiencia de dar a luz con el corazón. En él comenzó escribiendo, precisamente, lo que se siente ser huérfano, y dijo: Un niño huérfano siente que sin sus papás está perdido, como que no hay quién por él para siempre, nadie puede llamarlo suyo, está desvalido y abandonado en su corazón, aunque esté acompañado, aunque tenga buena comida en su estómago, está hambriento de amor incondicional, aunque tenga quien lo cuide con amor, sabe que esa persona podrá cambiar de trabajo y no lo volverá a ver. Todo esto sólo lo puede dar completamente un padre y una madre adoptiva que estarán allí para siempre. Padres que a partir de ese día llamarán suyo a ese niño, jamás se irán de su lado, a menos que sean llamados al cielo.

¿Qué dice la Biblia sobre los huérfanos? Salmo 68:5 Padre de los huérfanos y defensor de las viudas es Dios en su morada santa. En Isaías 1:16-17 ¡Lávense, límpiense! ¡Aparten de mi vista sus obras malvadas! ¡Dejen de hacer el mal! 17 ¡Aprendan a hacer el bien! ¡Busquen la justicia y reprendan al opresor! ¡Aboguen por el huérfano y defiendan a la viuda!” Santiago 1: 27 dice: La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo. ¿Qué pasa cuando alguien se queda huérfano y es pequeño como para sostenerse? ¿Qué pasa cuando una mujer enviuda y se queda sola con tres hijos? Si no hay quién por la viuda y el huérfano sufrirán aflicciones terribles. Ellos se encuentran desvalidos impotentes e indefensos. Recordemos que en la época del apóstol Pablo las viudas eran mujeres totalmente faltas de preparación académica, no sabían ni siquiera leer, no sabían escribir. La mayoría dependían totalmente de lo que su esposo o la familia les daban para sostenerse.

Hoy día, pasa el esposo a mejor vida y las viudas también, porque reciben del esposo una herencia o un legado material, reciben casas, fábrica, fincas, algunas reciben el producto de un seguro de vida que el esposo compró, para que ella no tuviera problemas para sostener al nuevo marido. Hay esposas que enviudan, pero en vez de ayudarlas, ellas nos ayudan. Hay muchas mujeres que han logrado prepararse de mejor manera. Muchas mujeres han logrado salir de la escuela primaria, secundaria y hasta de la escuela superior. Cada vez tenemos más mujeres involucradas en la industria, en la política, en el comercio. Mujeres profesionales que si enviudaran no tendrían problema para sostenerse.

Por eso es importante comprender la realidad de las viudas, para traer ese equilibrio vale la pena leer lo que dice 1Timoteo 5:3-17 Reconoce debidamente a las viudas que de veras están desamparadas. Pero si una viuda tiene hijos o nietos, que éstos aprendan primero a cumplir sus obligaciones con su propia familia y correspondan así a sus padres y abuelos. Que los nietos ya están en capacidad de sostenerse, pues ellos tienen también la responsabilidad de sostener a la madre viuda o a la abuela viuda y aquí dice: que éstos aprendan primero a cumplir sus obligaciones con su propia familia y correspondan así a sus padres y abuelos.

Todos esperan que padres y abuelos sean los que sostengan a las familias, pero hay momentos en que los padres y abuelos llegan a una etapa en la vida que ya no pueden sostener a la familia, necesitan ser sostenidos por sus hijos, por sus nietos, por la familia, porque eso agrada a Dios. La viuda desamparada, como ha quedado sola, pone su esperanza en Dios y persevera noche y día en sus oraciones y súplicas. En cambio, la viuda que se entrega al placer ya está muerta en vida. Encárgales estas cosas para que sean intachables. El que no provee para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo. Y tome nota que no se refiere al sostenimiento de hijos chiquitos sino de los viejitos, de los papás y de los abuelos y viudas viejas o viejas viudas.

En la lista de las viudas debe figurar únicamente la que tenga más de sesenta años, que haya sido fiel a su esposo,y que sea reconocida por sus buenas obras, tales como criar hijos, practicar la hospitalidad, lavar los pies de los creyentes, ayudar a los que sufren y aprovechar toda oportunidad para hacer el bien. No incluyas en esa lista a las viudas más jóvenes, porque cuando sus pasiones las alejan de Cristo, les da por casarse. Así resultan culpables de faltar a su primer compromiso. Además se acostumbran a estar ociosas y andar de casa en casa. Y no sólo se vuelven holgazanas sino también chismosas y entrometidas, hablando de lo que no deben. Por eso exhorto a las viudas jóvenes a que se casen y tengan hijos. Si usted tenía dudas, ¿me caso o no me caso? el pastor le da permiso para casarse, porque la Biblia dice que las viudas jóvenes deben casarse y si algún día a usted le toca la viudez por ahí, desde el funeral empiece a volar lente, ahí va tener un catálogo variado para ir escogiendo a quien le va a aguantar su mal carácter el resto de su vida. Así que las viudas, dice la Biblia, lo mejor es casarse, y usted que es parte de ese grupo de viudas jóvenes no la estorbe, no la critique, la Biblia dice las viudas jóvenes lo mejor es que se casen. Así que en lugar de estorbarla ayúdela a conseguir alguien digno de disfrutar la herencia con ella.

Por eso exhorto a las viudas jóvenes a que se casen y tengan hijos, y a que lleven bien su hogar y no den lugar a las críticas del enemigo. Y es que algunas ya se han descarriado para seguir a Satanás. Si alguna creyente tiene viudas en su familia, debe ayudarlas para que no sean una carga a la iglesia; así la iglesia podrá atender a las viudas desamparadas. Las que de veras están desamparadas, aquellas que no están desamparadas y son más jóvenes de 60 años, hay que mandarlas a trabajar, vaya a trabajar señora, aprenda un oficio o use el oficio que aprendió, haga uso de toda la preparación que tiene, vaya a trabajar. Esa es la verdad y el consejo para las viudas. Hoy van a regresar algunas viudas muy felices, porque ya tienen permiso de la Palabra del Señor.

¿Qué podemos hacer los cristianos, luego de estudiar sobre lo que la Biblia enseña acerca de los huérfanos? Atienda a los huérfanos adoptando a uno para que sea hijo, esa es una manera, pero precisamente en el mismo blog que escribió el pastor Alex en septiembre, que mencionamos en el inicio, continuó escribiendo sobre la adopción. No es pecado no hacerlo si no se tiene como pareja un llamado genuino venga lo que venga. En otras palabras hay un llamado ¿Hay un huérfano? Sí, hay muchos, si no puede adoptarlo, no se sienta bajo condenación, no se sienta culpable si no lo puede hacer. No se sienta obligado, sobre todo, si la pareja no está de acuerdo. Es decir, usted quiere pero ella no quiere o ella quiere pero usted no. Cuando usted se casa, las decisiones deben tomarse de común acuerdo, no solo lo que ella impone o lo que él impone. No, tiene que haber una concertación, un común acuerdo para tomar una decisión tan importante. Porque así como en el matrimonio decimos que nos unimos para bien o para mal, en salud o enfermedad, en pobreza o riqueza, hasta que la muerte nos separe, igual es con los hijos. Usted tiene un hijo biológico o adopta a uno del cual queda embarazado él en su corazón, ese hijo es para siempre.

Cuántas veces estuvo usted en la clausura del colegio esperando a que llamaran a su hijo para darle una medalla, ¿y qué le dieron? una recomendación para otro colegio. No todos los hijos son brillantes, no todos los hijos son buenos estudiantes, lo que sí es cierto es que son nuestros hijos. Una señora pregunta ¿cuántos hijos vivos tiene? – Vivos solo tengo cinco, los demás son meros bobos-. Porque así es, se puede tener hijos vivos e hijos bobos, pero son nuestros hijos, porque no se pueden devolver. ¿Puede uno cambiar a los hijos? Tú tienes cuatro hijos lindos y yo tengo tres feos, dame uno bonito y yo te doy un feo. Usted tiene que quedarse con su hijo sea listo, sea bobo, sea bonito, sea feo, usted tiene a su hijo cuando está sano y cuando está enfermo tiene que cuidarlo, desvelarse, estar en el hospital, quedarse endeudado por las enfermedades, por eso es importante prepararse antes de proceder a una adopción.

Lamentablemente en español hay muy poco, pero pronto habrá materiales en español, para padres que deseen adoptar y puedan así, entrar a esta experiencia con la mejor preparación para amar y restaurar el corazón herido de un niño que anhela papás para siempre como Dios nos ha adoptado y nos llama sus hijos.

En Guatemala, el Consejo Nacional de Adopciones es el único ente autorizado para este proceso de adopción, no hay otro organismo. Tenga cuidado cuando alguien llega y le dice: le regalo este bebé. No, los bebés no se regalan, tienen que pasar por un proceso legal para que después no lo acusen de secuestro de niños. Imagínese, servidor de La Fráter, en primera plana de los periódicos, secuestró a un bebé. Tenga cuidado. En el Consejo Nacional de adopciones es fácil, es gratis, vaya y reciba la asesoría para adoptar a su hijo.

Yo he tenido el gusto de conocer a algunos hermanos que han sido huérfanos y que Dios en su misericordia los ha sacado adelante, los ha hecho personas prósperas. En la iglesia tenemos a un hermano, se llama Carlos González. Es un hombre que puede contar la experiencia de ser huérfano, su padre abandonó a su mamá embarazada, ella muere a los nueve años después. Lo llevaron a vivir con una tía, luego ella lo dejó en una carpintería donde trabajaba, pasaba noches sin poder dormir por la incomodidad. Pero Mamá Tina, como le llama, lo llevó a su casa a pedido de su hijo de la misma edad de Carlos. Le inculcó principios y le dijo que en casa tenía derechos y obligaciones, sus hijos mayores cuando se quedó sin trabajo le dieron pantalones y zapatos. Le infundió respeto y por eso dejó de hacer muchas cosas que pudieran ser malas. Mire el testimonio de Carlos González dando clic aquí. 

Así que aquí va un consejo práctico para todos. Atienda a los huérfanos estableciendo un contacto constante y directo con un hogar, y si pueden apoyarlos económicamente por encima de sus diezmos y ofrendas, háganlo. Por muchos años hemos apoyado a varios hogares aquí en la Fráter, principalmente en épocas navideñas y ellos lo disfrutan mucho y por eso es importante que apoyemos a un huérfano o a un hogar no solo para Navidad. En el libro titulado Solo, escrito por Rob Mitchel que fue un niño abandonado por su madre cuando tenía tres años, en un orfelinato de Chicago, escribe lo siguiente: En diciembre recibíamos las visitas de varios grupos de las iglesias, nos daban representaciones, cantaban villancicos y hasta jugaban baloncesto con los más grandes en el gimnasio. Nos gustaba ganarle los partidos a la gente del pueblo y aceptábamos con gusto los regalos. No obstante, la mayoría de los de más edad, hubiéramos querido preguntarles ¿Y dónde están el resto del año? Durante un semestre nos sentíamos marginados pero resulta que de pronto éramos especiales. ¿No les parece que pudieran turnarse y venir a visitarnos aunque fuera una vez por mes a lo largo del año?

Hay una señora de la congregación que tiene, cerca de nuestro Auditórium Mayor en la Roosevelt, un hogar para ancianos. Ella insistió mucho en que yo le recibiera y al fin la recibí y me dijo: solo vine para decirle muchas gracias por enviar a las células a visitarnos. Este mes hemos recibido visitas, varias visitas cada semana, pero ¿qué tal si les dice que nos vayan a visitar también en otros meses? Porque ahora estamos solos otra vez con los ancianitos. Así que establezca un contacto constante y directo. Si cree que es ideal llegar una vez al mes, una vez al mes están esperando con los brazos abiertos y como agua de mayo. Las visitas son el tema más importante en un hogar, cuando alguien tiene vistas es una fiesta.

Organice una fiesta en la tierra llegando mes a mes, cada dos meses o cada tres meses pero trate de hacerlo en una forma constante. Sea la luz, sea las manos y la boca de Jesús con esos niños.

 

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007