Meta #1 Lea la Biblia (Código 2015-010) – Radios Fráter
  • enero 11, 2015

Meta #1 Lea la Biblia (Código 2015-010)

Escuche:

¿Ha pensado en alguna meta para este año? ¿Se ha hecho algún propósito de año nuevo? Este año sí bajo de peso, este año sí voy a hacer ejercicio, este año sí voy a leer la Biblia, este año sí voy a ahorrar, este año dejo de chupar. Total, muchos propósitos, pero recuerde las metas que nos hacemos deberán ser de acuerdo al acróstico de meta: M. medible, E. específico, T. tangible y A. alcanzables. Las metas que nos proponemos deben tener un sentido para nosotros. El ser humano siempre ha dispuesto metas, algunas veces las alcanza y otras no lo logra, pero es muy importante entender que uno de los propósitos más importantes que el hombre y la mujer tenemos en esta vida es buscar la verdad y tenemos que aprender a buscar la verdad. El apóstol Pablo hizo un viaje a Grecia, se encontró en Atenas y vio que la gente estaba ansiosa, afanada buscando la verdad. Y hay quienes trataban de hallarla en esa paz mitología griega en la que había todo tipo de dioses.

El ser humano hoy sigue buscando la verdad, pero en la época del imperio romano se hizo famoso el dicho de “todos los caminos llevan a Roma” y de ahí salió también “todas las religiones llevan a Dios”, lamentablemente tengo que decir que no es cierto. No todas las religiones llevan a Dios, Jesús lo aclaró cuando dijo en Juan 14:6 —Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí. Jesús fue claro, absoluto, radical, no dijo yo soy una verdad, porque Jesucristo no es relativista, es absoluto. Dios siempre maneja toda su ética con absolutos y por eso dice claramente “yo soy el camino”, no dice un camino, “soy el camino, la verdad y la vida”. Por eso es muy importante que nos demos cuenta de esta realidad, veamos un poco de esa historia bíblica que nos cuenta la visita del apóstol Pablo a Atenas. Se encuentra en Hechos 17:16-34, viene huyendo de la persecución por causa de la predicación del Evangelio, a Pablo lo han tenido que sacar a escondidas porque lo quieren matar. Mire lo que pasa.

Mientras Pablo los esperaba en Atenas, le dolió en el alma ver que la ciudad estaba llena de ídolos. Todas las ciudades están llenas de ídolos, hoy en día los templos más elegantes, los templos más imponentes en las ciudades se llaman bancos, los edificios más hermosos en el mundo son de los bancos, porque es allí donde guardamos nuestros tesoros y como dice la Escritura, donde está tu tesoro ahí también estará tu corazón. Nosotros le rendimos culto y adoración al dios de las riquezas, al que Jesús llamó Mammón y dijo nadie puede servir a dos señores, ninguno puede servir a Dios y a Mammón.

Las ciudades están llenas de dioses, no solo tenemos al dios de las riquezas sino tenemos también al fútbol, vivimos observando los estadios repletos de gente, rindiendo culto a su dios Maradona, algunos todavía; Messi, otros, Cristiano Ronaldo, Pin Plata. Son los dioses modernos. El culto al cuerpo, los gimnasios. La ciudad estaba llena de ídolos. Así que discutía en la sinagoga con los judíos y con los griegos que adoraban a Dios, y a diario hablaba en la plaza con los que se encontraban por allí. Algunos filósofos –son aquellos buscadores de las verdades. Amantes de la filosofía, buscar conocimiento, encontrar la verdad-, epicúreos y estoicos entablaron conversación con él. Unos decían: « ¿Qué querrá decir este charlatán?» Otros comentaban: «Parece que es predicador de dioses extranjeros.» Decían esto porque Pablo les anunciaba las buenas nuevas de Jesús y de la resurrección.

¿A cuántos se les ha muerto algún familiar? A todos, no se entristezca, existe la resurrección, también Jesucristo dijo: “yo soy la resurrección y la vida, el que en mí cree aunque esté muerto vivirá”, porque esa es la gran esperanza del cristiano: la resurrección. Así que muérase tranquilo pero muérase con la fe en Cristo, porque entonces resucitará para vida eterna, para estar con Dios por siempre, de lo contrario, resucitará para muerte eterna, para estar siempre condenado a la separación de Dios.

19 Entonces se lo llevaron a una reunión del Areópago –es un lugar muy simbólico desde los años 400 y pico allí se reunían los sabios del derecho, allí se reunía el primer consejo de eruditos que gobernaban, en esa colina que está a corta distancia del oeste de la Acrópolis. Aproximadamente, hace unos 15 años, tuve la oportunidad de visitar Atenas y la verdad que me dio gusto, pararme en el Areópago e imaginarme a Pablo hablando con los eruditos, en ese tiempo solo eran los sabios del derecho y eruditos en distintos temas que estaban allí interesados en escuchar a Pablo. En esa reunión con gente erudita le preguntan: — ¿Se puede saber qué nueva enseñanza es esta que usted presenta? —le preguntaron—.

Y yo le pregunto a usted, si mañana lo llamaran los eruditos de la Universidad Francisco Marroquín, de la Universidad de San Carlos, de la Rafael Landívar, de Harvard, de Oxford, de cualquiera de las universidades en el mundo para preguntarle ¿se puede saber que nueva enseñanza es esa que usted presenta? ¿Está apto para dar respuesta? ¿Está preparado para hablarles a los eruditos acerca de Cristo? Por eso es importante que una de las metas principales que, como cristianos, debemos tener este año es prepararnos para dar respuesta. Si nos preguntan de nuestra fe ¿qué vamos a decir? O nos vamos a quedar como le pasa a algunos funcionarios que llegan a ciertos puestos para los que no están preparados y de repente les preguntan algo y no saben.

Recuerdo la historia de un rabino especializado en profunda teología que lo invitaban a dar conferencias por todas partes. Y después se abría el micrófono para preguntar, pero un día ese rabino estaba tan enfermo, tan ronco, tan mocoso, tan incómodo que le dijo al chofer: yo no quisiera ir a dar esta conferencia, estoy muy malo. –Se la he oído tantas veces que ya me la sé de memoria –le dice el chofer–. ¿Quiere que cambiemos de uniformes? Usted se pone el de chofer y yo el de rabino y doy la conferencia –. Me parece. Da la conferencia magistral de pe a pa, de memoria. De repente sale uno con una pregunta que jamás había oído el chofer. Una pregunta complicada que requería demasiado conocimiento del hebreo y del griego. El chofer se quedó congelado por un momento, el rabino sentado atrás dijo: a ver qué hace este ahora. Y el chofer responde, esta respuesta es tan sencilla que hasta mi chofer se la va a contestar. Tenemos que estar preparados para dar respuesta, porque la gente nos quiere preguntar y tenemos que estar preparados para dar respuesta, cuando la gente nos pregunte.

Sigamos en el versículo 20 en adelante: Porque nos viene usted con ideas que nos suenan extrañas, y queremos saber qué significan. Es que todos los atenienses y los extranjeros que vivían allí se pasaban el tiempo sin hacer otra cosa más que escuchar y comentar las últimas novedades. Pablo se puso en medio del Areópago y tomó la palabra: — ¡Ciudadanos atenienses! Observo que ustedes son sumamente religiosos en todo lo que hacen. Al pasar y fijarme en sus lugares sagrados, encontré incluso un altar con esta inscripción: A un dios desconocido. La mitología griega es vasta y allí ellos tenían dioses para la guerra, dioses para la paz, dioses para la fertilidad, dioses para la agricultura, dioses para todo lo que a usted se le ocurra. Se parece a lo que ocurre hoy día con algunos que tienen a quien pedir, dependiendo qué es lo que buscan.

Me recuerdo a una pareja que un día se me acercó para decirme que se dedicaban a ser coyotes, llevar gente de Guatemala a los Estados Unidos. Antes de convertirse iban a pedir ayuda y protección a Maximón, allá llevábamos el puro, el octavo de licor para poder hallar la bendición, me decían. Hoy existe la santa muerte, cualquier película o serie que mira de narcotraficantes y sicarios, de todo este tipo de gente que se ha hecho tan famosa, antes de ir a matar a alguien van arrastrándose de rodillas hasta la santa muerte a pedirle bendición, para el que va ir a matar. Lo griegos tenían tantos dioses que habían puesto un altar sin ninguna efigie, pero sí con una inscripción “Al dios desconocido”, ¿por qué lo habían hecho? decían por si acaso se nos olvidó darle un altar a algún dios que no se sienta ofendido y que se ponga allí en ese altar. Pablo toma esa inscripción de un Dios desconocido para presentar el mensaje de Jesús.

Pues bien, eso que ustedes adoran como algo desconocido es lo que yo les anuncio. »El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra. –Dios hizo al mundo y es el dueño del mundo. Él es Señor del cielo y de la tierra, el salmista dice, de Jehová es la tierra y su plenitud, el mundo y los que en él habitan, porque él la fundó sobre los mares. Y usted creía que era dueño de su casa, el dueño de su casa es Dios, usted es solamente un administrador, aunque usted la puso a su nombre, pero recuerde que es de Dios. Piensa que el carro es suyo, pero no es suyo, es de Dios. Todo lo que tiene es de Dios, usted dice mis hijos, no son suyos, son de Dios. Se los dio como herencia para que usted los disfrute, pero no son suyos sino de Dios. Todo lo que tenemos, todo lo que presumimos que es nuestro, no es nuestro. Esa cuenta bancaria que hemos engordado no es nuestra, es de Dios.

Y Pablo se los dice: El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra. No vive en templos construidos por hombres, ni se deja servir por manos humanas, como si necesitara de algo. Por el contrario, él es quien da a todos la vida, el aliento y todas las cosas. La vida que tenemos, el aliento que tenemos, las cosas que tenemos vienen de Dios. Toda buena dádiva, todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces en el cual no hay mudanza ni sombra de variación. Démosle a Él la gloria siempre, porque de Él procede todo lo bueno.

Ha gastado millones en sus casas, en sus propiedades, pero lo más importante y lo mejor para vivir no se compra con dinero. ¿Cuánto paga por el sol? Nada, se puede asolear gratis todas las veces que quiera, sobre todo en Guatemala que tenemos sol casi todo el año, es gratis. Y si ya no puede salir a asolearse, que lo saquen en canasto al jardín para que se asolee. El oxígeno que usted respira es gratis, si nos quitan el oxígeno nos morimos. No hay duda que se nos olvida que lo valioso de la vida, la lluvia, el sol es gratis. La vida que tenemos es gratis, porque viene de gracia de Dios para nosotros, y Él se la da a todos, sin discriminación de ninguna clase.

Luego dice: 26 De un solo hombre hizo todas las naciones para que habitaran toda la tierra; y determinó los períodos de su historia y las fronteras de sus territorios. Hoy hay discriminación, el blanco contra el negro, el negro contra el cobrizo, el cobrizo contra el amarillo, todos contra todos y algunos se creen mejores y superiores, ¿por qué?, porque yo soy de un color de piel que no necesita broncearse, el otro pobre pálido tiene que ponerse al sol. Yo le quiero decir una cosa ni el pálido y el bronceado es superior ni es clase aparte, la Biblia dice que de un hombre hizo a todas las naciones. Si usted es indígena, felicitaciones y si es ladino felicitaciones, si usted es blanco, negro, amarillo, verde, lo que sea, todos venimos de un solo hombre que se llamó Adán. De Adán y de Eva venimos todos. Lo que pasa que Dios tiene su peculiaridad y nos hace a cada uno diferente. No hay dos iguales, todos somos diferentes. Mírese al espejo y no se vea feo, véase diferente.

27 Esto lo hizo Dios para que todos lo busquen y, aunque sea a tientas, lo encuentren. El propósito de toda la creación de Dios, el propósito de haber creado al hombre es para que el hombre lo busque, Dios lo puso en esta Tierra no solo para hacer mucha plata, no solo para hacer mucha ciencia, mucha academia, mucha política, deporte, arte, lo que sea. Dios lo puso en esta Tierra para que lo busque, por eso todos tenemos que ser buscadores de Dios, bendito sea Él, porque ya lo encontramos, porque hemos creído en Jesús que es el camino, la verdad y la vida que nos lleva al Padre. Esto lo hizo Dios para que todos lo busquen y aunque sea a tientas lo encuentren. En verdad, él no está lejos de ninguno de nosotros, “puesto que en él vivimos, nos movemos y existimos”. Como algunos de sus propios poetas griegos han dicho: “De él somos descendientes.” »Por tanto, siendo descendientes de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea como el oro, la plata o la piedra: escultura hecha como resultado del ingenio y de la destreza del ser humano. Pues bien, Dios pasó por alto aquellos tiempos de tal ignorancia, pero ahora manda a todos, en todas partes, que se arrepientan. Dígale a su vecino arrepiéntase, mejor si es el secuaz con el que han andado juntos estafando, asaltando juntos, robando, mintiendo juntos, que se arrepientan.

31 Él ha fijado un día en que juzgará al mundo con justicia, por medio del hombre que ha designado. De ello ha dado pruebas a todos al levantarlo de entre los muertos. Salomón dijo: joven, haz todo lo que quieras, lo que ven tus ojos, lo que desea tu corazón, haz todo lo que quieras, lo que te venga en gana. Si vez un poco de cocaína, inhálala. Vez un botella de guaro chúpatela, vez una mujer fácil entrégatele, aprovecha esta señora choripán, si, haz todo lo que quieras, donde quieras, como quieras y cuándo quieras, pero, dice Salomón, de todas estas cosas darás cuentas a Dios.

Prepárese porque aquí en Guatemala y el mundo entero se va a encontrar con jueces que les pueden hacer el favor de hacerse de la vista gorda, de hacerse los desentendidos o como decimos en Guatemala, los papos. Mirar para otro lado y dejar pasar el delito que usted ha cometido. Hemos oído la dificultad que tienen los jueces en algunos países, porque los llaman y les dicen: mire Señor o señora juez, usted tiene que dictar sentencia en contra de nuestro amigo fulano de tal. La sentencia tiene que ser a favor de él, lléveselo preso pero solamente seis meses, no cadena perpetua como está pensando. Tiene que dejarlo libre. – Yo no puedo, tengo que cumplir con la ley, no-. Le ofrecemos un millón de dólares para que lo deje libre. – No, soy honrado-. Entonces nos vamos a tronar a su hijo. Quiere plata o quiere plomo. El juez nunca va a decir que maten a su hijo porque está malcriado.

A veces los jueces se encuentran en unas situaciones que necesitan de nuestras oraciones, porque las cosas son difíciles. Le pregunto ¿cuándo se presente ante la presencia de Jesucristo, el buen justo, y empiecen a mostrarle, no como aquí en nuestros países que le muestran una escucha, porque ahora la tecnología permite que se ponga la grabadora en la conversación en la que usted habló con el compañero y planearon el delito, qué hará? Se oye todo, las escuchas, los mensajes de texto quedan impresos y videos de cómo estaba usted en la oficina del IGSS con alguien. Aquí en la Tierra se pueden hacer esas cosas, yo le pregunto a usted en el cielo ¿qué recursos tendrá el Señor? Usted va a estar sentado frente a una pantalla panorámica donde le va a pasar toda su vida y lo va a juzgar con base a eso.

Ha sido problema, a través de los años, que los colegios llamen a los papás y decirles mire, su hijo se roba la refacción, la merienda de los compañeritos. –Cómo va a ser eso. ¿Usted cree que mi hijo es un muerto de hambre?-. Los colegios han tenido que poner cámaras en todas partes. Hace algunos años llegó un jovencito que se enamoró de una chica y como no tenía para darle un regalo. Se metió a la librería, se robó un peluche y se lo fue a regalar.

Ahí estaba la cámara que grabó todo. Llamaron al papá y le dijeron que su hijo se había robado un peluche de la librería y se lo había reglado a su enamorada. El padre no lo reconoció y le presentaron el video y le preguntaron si se lo ponían. ¿Cuánto vale el peluche? Imagínese cuando estemos en la presencia de Dios usted va que dar cuenta de todo y yo también. Por eso es mejor que andemos con pies de plomo, porque hay un ojo que nos vigila y no es el pastor, porque cuando el pastor entra a un restaurante y están con sus botellas chupando, por arte de magia se desaparecen las botellas. Les da pena que el pastor los vea, pero no les da pena que Dios los esté viendo siempre. Cuando usted entra al motel con aquella secretaria, con aquella compañera de trabajo. El pastor no lo mira pero el Rey de reyes sí lo está viendo. Ahí está presente tomando nota.

32 Cuando oyeron de la resurrección, unos se burlaron; pero otros le dijeron: —Queremos que usted nos hable en otra ocasión sobre este tema. En ese momento Pablo salió de la reunión. Algunas personas se unieron a Pablo y creyeron. Entre ellos estaba Dionisio, miembro del Areópago, también una mujer llamada Dámaris, y otros más. Pablo tuvo unza gran experiencia en el Areópago y pudo darse cuenta de eso, porque siempre lo hizo como dice en el primer versículo de Hechos 17:1-4 Atravesando Anfípolis y Apolonia, Pablo y Silas llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. Como era su costumbre, Pablo entró en la sinagoga y tres sábados seguidos discutió con ellos. Basándose en las Escrituras – le pregunto ¿conoce suficientemente las Escrituras como para poder dar cuenta de su fe?-, les explicaba y demostraba que era necesario que el Mesías padeciera y resucitara. Les decía: «Este Jesús que les anuncio es el Mesías.» Algunos de los judíos se convencieron y se unieron a Pablo y a Silas, como también lo hicieron un buen número de mujeres prominentes y muchos griegos que adoraban a Dios.

Por eso necesitamos como meta número uno conocer las Escrituras. ¿Conoce la Biblia? Si no la conoce permítame, con mucho respeto, decirle que usted es un ignorante. ¿Quiere ser sabio? Usted puede ser un epicúreo, un estoico, un filósofo, estar en el Areópago, pero si no conoce la Biblia permítame decirle que usted es un verdadero ignorante, así que la meta número uno para usted este año será conocer las Escrituras. Meta número uno, leer la Biblia. Si usted quiere tener éxito en la vida, prosperar en sus negocios, en su familia en todo lo que hace, tiene que leer la Biblia para conocer lo que dicen las Escrituras.

Juan 8:32 dice “Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.” Hasta las universidades han tomado esa cita, pero la citan fuera de contexto, porque nadie conocerá la verdad si primero no conoce a la verdad que es Jesús. Juan 8:31 dice Jesús se dirigió entonces a los judíos que habían creído en él, y les dijo: —Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” Nadie va a conocer la verdad si no permanece fiel a las enseñanzas de Jesús y se convierte en un discípulo suyo. ¿Quiere ser realmente libre? Sea un fiel discípulo de Jesús, permanezca obediente a las enseñanzas de Jesús y entonces será verdaderamente libre. Leer y practicar la Biblia todos los días de su vida lo hace libre del pecado. ¿Qué es los que realmente atormenta al hombre hoy y le hace sentir miedo, vergüenza y muerte? Pero si usted lee la Biblia y la practica será una persona libre del pecado.

Leer y practicar la Biblia nos lleva a la madurez espiritual, la única manera de llegar a ser perfectos, maduros, dice Hebreos 5:12-14, es a través del conocimiento de la Palabra del Señor. “Sobre este tema tenemos mucho que decir aunque es difícil explicarlo, porque a ustedes lo que les entra por un oído les sale por el otro. Cualquier semejanza es pura coincidencia. En realidad, a estas alturas ya deberían ser maestros, y sin embargo necesitan que alguien vuelva a enseñarles las verdades más elementales de la palabra de Dios. Usted ve a otros niños chiquitos a los que debe enseñarles a cepillarse los dientes, pero ¿tiene que enseñarle a un hijo de 30 años a cepillarse los dientes? ¿Debería enseñarle a su hijo de 30 años a lavarse las manos, a limpiarse cada vez que va al baño o tiene que estar cambiando los pañales todavía? ¿Qué espera de un hijo de 30 años? Que ya sepa, que ya sea maestro y que él enseñe ahora a los nietos suyos, a los hijos de él. Nosotros no podemos estar enseñándoles las mismas cosas que les enseñamos a nuestros hijos hace 30 años y que ya deberían saberlas y practicarlas.

Necesitan que alguien vuelva a enseñarles las verdades más elementales de la palabra de Dios. Dicho de otro modo, necesitan leche en vez de alimento sólido. El que sólo se alimenta de leche es inexperto en el mensaje de justicia; es como un niño de pecho. Nada de malo hay darle lactancia materna al niño, el problema es dárselo cuando ya tiene 20 años. Hay un tiempo y un lugar para cada una de estas cosas. En cambio, el alimento sólido es para los adultos, para los que tienen la capacidad de distinguir entre lobueno y lo malo. Los adultos son los que tienen la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo, un niño de dos años recientemente en un supermercado en Estados Unidos sacó de la bolsa de su mamá una pistola y la mató. ¿Van a meter preso a este niño? ¿Lo van a sentenciar a la pena de muerte? No. ¿Por qué? porque no es un adulto. Porque no tiene la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo. El cristiano maduro es el que sabe distinguir entre lo bueno y lo malo. No me venga a decir que usted no sabe distinguir entre lo bueno y lo malo, que no sabe que es darle una somatada a su mujer o al revés, que usted señora somate a su marido o que los dos somaten a un bebé. Un maduro es uno que distingue entre lo bueno y lo malo y eso es lo que tenemos que hacer.

Por eso es necesario conocer las Escrituras, leerlas para ser sabios, creerlas para ser salvos y practicarlas para ser santos. Tenemos que avanzar hacia la madurez y eso es practicar la justicia en el reino de Dios al distinguir el mal del bien y hacer el bien. Leer y practicar la Biblia todos los días de su vida lo lleva a la madurez espiritual, porque no solo crece su fe, distingue entre el bien y el mal y practica la justicia.

Meta número uno, leer la Biblia. Usted tiene como 20 biblias en su casa, pues lea una. Si no lee es porque es un…llene el espacio en blanco. Hay que leerla. Yo le digo que compre una Biblia, los que tienen varias, regalen una a sus parientes que no tienen. Téngala en el mismo lugar siempre para que sepa dónde está y leerla. Sugiero que establezca la hora y el lugar donde la leerá todos los días. Diga a las 5 de la mañana voy a leer mi Biblia, o todos los días a las 9 o a las 6. Pero todos los días tengo un rato en mi oficina, tengo un tiempo para almorzar y leer mi Biblia.

Deje de chatear tonteras y póngase a chatear con Dios, que Él le hable. La Biblia le hablará todos los días. Establezca un lugar, adquiera el hábito. Así como todos los días nos levantamos y desayunamos a una hora, refaccionamos a otra hora. Establezcamos la hora para leer la Biblia en forma ordenada. Siga el calendario de lecturas bíblicas que aparece en el Boletín Mensaje todos los meses. Recórtelo, póngalo en su Biblia, siga ese calendario y si no métase en internet, allí va a encontrar que hay docenas de docenas de planes de lectura de la Biblia. Y si no puede leer un día por cualquier causa, continúe el siguiente, pero jamás abandone el hábito de la lectura bíblica.

Existen seis metas que queremos que usted se establezca en este año 2015. Esta es la primera de las metas, hay cinco más. Esta serie que estamos comenzando se llama “Comenzar bien”, como comenzar bien, porque el que comienza bien, bien acaba.

 

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007