Pecado virtual (código 2015-152) – Radios Fráter
  • mayo 17, 2015

Pecado virtual (código 2015-152)

Escuche:

Desde 1839 que se comercializó la primera máquina para revelar fotos, cada uno de nosotros tenemos historias gráficas. El bisabuelo paterno, en mi caso, era francés, aparece en una foto con un bigote inmenso que al final le daba vuelta. ¿Tiene alguna foto de niño que le dé vergüenza? Ah, los papás qué fotos las que tomaban, tengo una en la que por lo menos me la tomaron de frente, íbamos al colegio Jorge y yo, nada más, estábamos preparándonos para ir al colegio, el primer día de clases con la mochila llena de cuadernos y libros. Como todo avance tecnológico e invento algo puede ser utilizado para el bien y para el mal. La fotografía, a pesar que nos mostraba recuerdos, también dio inicio a una industria billonaria, que es la industria de la pornografía. Ahora con los videos y el avance tecnológico, esa descripción o representación gráfica de la actividad sexual está esclavizando no solo a jóvenes, también a niños, adultos y viejos. En internet se dice que hay 25 hechos “shockeantes” sobre la pornografía. Solo le daré quince y dice:

La pornografía es la industria más rentable en el mundo, esto incluye la prostitución, clubs de streap tease, sexo por teléfono y pornografía. Trece mil videos se producen anualmente, obteniendo más de 13 billones de dólares en ganancias. En comparación Hollywood produce 507 películas y gana 8.8 billones de dólares. En cualquier segundo del día, hay hasta 30 millones de visitantes únicos viendo pornografía. Eso significa que hay 30 millones de visitantes únicos viendo pornografía, ahorita, y ahorita y ahorita. La palabra “Teen, significa adolescente junto con la Pornography” que significa “Pornografía de adolescentes”, son las palabras más buscadas en el mundo. Un análisis de Google Trends demostró que la búsqueda de las palabras “Pornografía de adolescentes” se había triplicado entre el 2005 y el 2013.

En Corea del Norte, el castigo por ver pornografía es la muerte. ¿Cuántos habitantes habría en Guatemala si se aplicara esta pena? Casi la mitad de lo que hay en internet, el contenido es pornografía y contenido relacionado a ella. Un estudio en la Universidad de Montreal, encontró que la mayoría de los chicos se exponen a la pornografía a los 10 años de edad. Diariamente en los Estados Unidos se dan más de 68 millones de búsquedas sobre pornografía, alrededor del 25 % de las búsquedas totales en un día normal, es decir de cada cuatro búsquedas que se hacen en internet, una está para encontrar material pornográfico. La mayoría de hombres ven o han vestido alguna vez pornografía. Cada 39 minutos un nuevo video pornográfico se crea en los Estados Unidos. El 70 % del tráfico de pornografía en internet, se da en horario y días laborales entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde.

Del 88.2 % de las escenas más votadas, en estos videos, como buenas, muestran actos de agresión, en donde el 70 % de los mismos, son causados por el hombre. Varios estudios recientes, han encontrado que los adolescentes de todo el mundo, utilizan la pornografía para aprender acerca de las relaciones sexuales de la vida real. Aunque cierto, las mujeres también ven pornografía. Los estudios demuestran que ven menos pornografía que los hombres, en buen chapín como decimos en Guatemala son menos shucas, pero siempre shucas. El 10 % de los adultos admiten tener una adición a la pornografía.

Los avances tecnológicos han sido impresionantes, pero ahora la tentación está a la distancia de un clic. La pornografía, es un pecado que destruye no solo a la persona, destruye al matrimonio actual y a los futuros matrimonios. De hecho, la pornografía distorsiona el propósito de las relaciones sexuales. Las relaciones sexuales son una bendición, demos gracia a Dios por habérnoslas dejado para el matrimonio. Dios las estableció para que procreáramos hijos, para que llenáramos la Tierra, dice, la Escritura. También dejó que en el acto sexual existieran sensores que permitieran experimentar placer.

La Escritura dice que por tanto el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer y los dos se funden en un solo ser, refiriéndose a las relaciones sexuales. Porque estas lo que hacen es pegarnos, conectarnos nuevamente, nos hace ser más tolerantes uno con el otro, experimentamos químicamente en nuestro cuerpo la liberación de cosas que van a hacer sentirnos mejor, más contentos, más felices más tolerantes. Pero la pornografía distorsiona este propósito de las relaciones sexuales. Es más, la pornografía siempre es buscar el placer de alguien a expensas de alguien más, llega a hacer que la gente vea lo anormal como algo normal. ¿Quién puede competir con la pornografía? Si es una producción en donde muchas veces el audio se graba posteriormente.

Cuando le predico a los jóvenes les digo que no vean pornografía, porque la pornografía es una exageración. ¿Alguna vez han escuchado a sus papás en la casa? No, es algo para ser practicado en la intimidad del pacto sagrado del matrimonio que nos une. La pornografía solo distorsiona lo que son las relaciones sexuales. La pornografía es adictiva, le llaman la nueva droga, yo le llamo la pornodroga. Crea los mismos efectos en nosotros que algunas drogas como la cocaína. Libera los mismos químicos que las drogas y como toda adicción, siempre va a pedir más. No es que la vio y se acabó, no, pide más, más y más. La pornografía no solo es adictiva, nunca termina por satisfacer, hasta que usted imite y esto siempre continúa creciendo. Leía el testimonio de un líder en una iglesia de cómo fue libre de la adicción a la pornografía. Decía que el punto, al que casi llegó y en donde encontró refugio en el Señor Jesús, fue en el momento en el que había dispuesto violar a una mujer, porque eran las escenas a las que había llegado acostumbrarse como lo único que lo excitaba.

Un maestro en el Instituto Bíblico donde estudié, decía el pecado es un por siempre crecimiento del deseo para un por siempre decrecimiento del placer. En economía enseñan la ley marginal decreciente, una unidad más de algo, siempre va a producir menos satisfacción, hasta que llega el punto en el que producen una satisfacción nula. Hay un restaurante que está ofreciendo doble torta de carne, pero como cuando usted llega con hambre, no ha desayunado y ya es tarde, pide esa hamburguesa, la siente deliciosa. Si le sirven otra, la siente bien, la tercera regular y la cuarta ya no quiere ni verla. La pornografía nunca termina por satisfacer, es más, ningún pecado nos va a llenar jamás.

La pornografía mata el amor y afecta las relaciones de la vida real. ¿Qué esposa puede competir con la emoción y la adrenalina de la pornografía, de hacer algo oculto? La Escritura dice que el pan robado sabe más rico, comido en secreto. El matrimonio se ve afectado. Hablaba con un amigo y me comentaba que conoce en Holanda a una persona, le decía que su esposo ya no la tocaba, ya no se acercaba a ella, pues todo el día se la pasaba viendo pornografía y eso es su amor. Mata el amor y afecta las relaciones de la vida real. Me refiero a esta interrelación, cada vez la persona adicta a la pornografía se va aislando.

La pornografía afecta a su pareja. ¿Qué pasa en el corazón de su pareja al saber que usted está viendo pornografía? Puede decir que es soltero que tiene chance. No, la pornografía siempre es adictiva, no importa la edad, tenemos niños de ocho años que están viendo pornografía. No les estoy diciendo que he escuchado, yo sé quiénes son. Tenemos de más años, de diez, once viendo pornografía, porque está al alcance de un clic. Un papá le preguntaba a su hijo cómo se le había ocurrido y le respondió que sus amigos le habían dicho que pusiera “mujeres”. ¿Se da cuenta? Y como es un pecado oculto, vergonzoso, mucha gente lo tiene guardado, pero hoy queremos encontrar qué dice la Escritura, para que usted sea libre, y si no ha caído en este pecado, no caiga.

¿Es soltero? Un conocido me decía “hice cualquier tiempo de distorsión en mi vida sexual antes de casarme. Y cuando me casé, después de haberle rendido mi vida a Cristo, me dije qué aburrido es esto. Pero el Señor cada vez me sanaba y fui entendiendo lo que significan las relaciones sexuales, qué significan para mi esposa y para mí. Jesús habló acerca de este deseo ardiente por tener una mujer, es más, habló acerca de los hombres hacia las mujeres, pero el principio se aplica a todos. Lo que pasa que en ese tiempo la mujer estaba marginada, relegada, a un lado y el hombre era quien codiciaba.

Mateo 5:27, veamos qué fue lo que Jesús enseñó, porque el pecado siempre va más allá de las acciones, no solo acciones, el pecado va más allá. »Ustedes han oído que se dijo: “No cometas adulterio”. El adulterio es cuando dos personas que están casadas y viven un pacto que han hecho delante de Dios y los presentes en esa boda, anda con otra persona. Y el Señor dice »Ustedes han oído que se dijo: “No cometas adulterio Y todo el mundo sabía que eso era pecado. En el siguiente versículo el Señor agrega algo y dice: Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón. Ver no es pecado, codiciar lo que se ve, sí. ¿Qué es codiciar? Es desear, es decir yo quiero, como cuando va manejando y en su lado ve ese algo que dice yo quiero, ya ha cometido pecado en el corazón. Lo que nos está diciendo Jesús es que existe el acto del adulterio y también el sueño del adulterio.

Nos está diciendo que uno es pecar con el cuerpo y el otro es pecar con el corazón. Nos está diciendo que siempre antes del acto del adulterio está el acto del sueño del adulterio. Para Jesús, aun pensarlo sin hacerlo es pecado. Pensar es lo mismo que hacerlo.

Vamos a Mateo 15:17-20, porque ¿de dónde viene siempre? el pecado nace del corazón, es de lo que tenemos nosotros adentro, que cuando sale es pecado y la pregunta que debemos hacernos es ¿qué estamos dejando entrar a nuestro corazón? Se está discutiendo por qué los discípulos de Jesús no se lavan las manos, Jesús responde: — ¿También ustedes son todavía tan torpes? —les dijo Jesús—. ¿No se dan cuenta de que todo lo que entra en la boca va al estómago y después se echa en la letrina? Pero lo que sale de la boca viene del corazón y contamina a la persona. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, la inmoralidad sexual, los robos, los falsos testimonios y las calumnias. Éstas son las cosas que contaminan a la persona, y no el comer sin lavarse las manos.

 Hemos dicho que en el corazón está la silla de los pensamientos, donde habitan los pensamientos, donde habitan los sentimientos. El corazón significa más que eso, cuando saluda a alguien que se va y se despide porque ese alguien se va a vivir a otro lugar y no lo va a ver por años. Con lágrimas le dice te quiero mucho y siempre te llevaré en mi corazón. Porque el corazón representa lo que atesoramos, lo que valoramos, a lo que le dedicamos tiempo, en lo que pensamos, en lo que tiene un lugar de relevancia y preponderancia en nuestra vida. ¿Qué está dejando entrar en su corazón? ¿Qué vemos? ¿Qué oímos? ¿Con quién compartimos? ¿A quién le dedicamos tiempo? Porque lo que metemos, es lo que vamos a sacar.

Está el jovencito y les dice a la señorita, es el Día del Cariño: y yo siempre he querido estar contigo, recordate que nos vamos a casar, solo nos quedan dos años. Y yo quisiera que tú y yo sostuviéramos relaciones sexuales. Y la otra el papá no la abraza, no la besa, no le dice que está bonita. —Te amo, pero no es el momento. No ahora—. Pero la música que escucha en la casa, sin saberlo, es música que no edifica, no toda la música es mala. Recuerda aquella que dice que “es un gran tipo mi viejo”. Esa no es del diablo. Hay canciones que hablan del amor y de la fidelidad que debemos tenernos el uno con el otro, los que hablan de la belleza de la creación, que hablan de una carta, de un hijo. Hay canciones que son buenísimas musicalmente hablando y a veces cantadas por gente que canta impresionante, que marca nuestras vidas. Pero si no tenemos cuidado con lo que escuchamos nos vamos a estar llenando nuestro corazón de basura.

A esta jovencita, en el Día del Cariño, le dice el novio: vamos a ver una película a mi casa. Y ¿tus papás? —tienen una cena —. Y ¿tus hermanos? —Compromisos —. Pero ella dice: yo voy a La Fráter, oro, leo la Palabra. Y se va. Están viendo la película, el guion ya está hecho. Empiezan los besos y las insinuaciones. Pero ella en lugar de escuchar canciones que la van a nutrir, no se ha metido eso sino se está metiendo otras cosas. Es una jovencita que no ha besado, pero está escuchando música que no debe escuchar. Hablaba, la otra vez, con Heriberto Hermosillo, un pastor que ha estado con nosotros, músico y cantante, compositor de Torre Fuerte, alguien que predica la Palabra. Y me hablaba de su pasado como músico de Luis Miguel, cuando se presentaba con estadios llenos, una cosa impresionante, es alguien que canta bien, pero analizando la letra de una canción conocida, que nunca le había puesto atención, lo que está hablando es de una mujer que fácilmente se entrega a un hombre y no hay compromiso entre ellos, la que no espera nada.

La jovencita dice que se quiere guardar para darle el primer beso a su esposo, en su tuit pone princesa de Dios, pero el demonio del amigo la convence. ¿De dónde sale el pecado? Del corazón. La música es un ejemplo, lo que se está metiendo, lo que está oyendo, lo que está hablando, porque de ahí salen los malos pensamientos los homicidios, los adulterios, la inmoralidad sexual, los robos, los falsos testimonios y las calumnias. Todo esto proviene del corazón. Lo bueno y la buena noticia que le tengo a usted es que el pecado de la pornografía es un pecado más que Dios perdona y del que lo quiere hacer libre.

Hay un rey en la Biblia con el que se comparan a todo los demás reyes. Usted lee libros 1 y 2 de Reyes, 1 y 2 de Crónicas. Todos los reyes que vinieron después se les comprara con él, pero no fue un rey perfecto. Es más, un día cometió algo tan vergonzoso. 2 Samuel 22:1-3 y veamos qué fue lo que le pasó: En la primavera, que era la época en que los reyes salían de campaña, David mandó a Joab con la guardia real y todo el ejército de Israel para que aniquilara a los amonitas y sitiara la ciudad de Rabá. Pero David se quedó en Jerusalén. Una tarde, al levantarse David de la cama, comenzó a pasearse por la azotea del palacio, y desde allí vio a una mujer que se estaba bañando. La mujer era sumamente hermosa, por lo que David mandó que averiguaran quién era, y le informaron: «Se trata de Betsabé, que es hija de Elián y esposa de Urías el hitita.» David no comenzó cometiendo adulterio, David cometió adulterio en su corazón, miró y codició. La pornografía es igual, usted no comete pecado en acción exterior, usted primero codicia y luego viene todo lo demás.

Versículos 4-5: Entonces David ordenó que la llevaran a su presencia, y cuando Betsabé llegó, él se acostó con ella. Después de eso, ella volvió a su casa. Hacía poco que Betsabé se había purificado de su menstruación, así que quedó embarazada y se lo hizo saber a David. El rey David no solo cometió adulterio en su corazón sino que cometió adulterio ya en la acción y lo mismo va a hacer la pornografía con nosotros, nos va a llevar a codiciar para luego esclavizarnos. Ahora vamos al versículo 15, está embarazada y ahora qué hace, el esposo era miembro del ejército, anda peleando, anda luchando para el reinado de David y dice, a este hombre lo voy a traer para que venga a su casa y que duerma con ella.

Lo trae y él se queda en el palacio. ¿Por qué? Cómo voy a estar con mi esposa, mientras mis hombres están luchando. La carta decía: «Pongan a Urías al frente de la batalla, donde la lucha sea más dura. Luego déjenlo solo, para que lo hieran y lo maten.»

Él mismo lleva la carta con la condena de muerte. Usted podrá limpiar el historial de su explorador de internet, en su celular, en todo lugar y quitar todos los rastros de su pecado, pero el Señor todo lo ve y a pesar que nadie más sabía lo que había pasado, David había limpiado el rastro de su pecado. Sufrió en su silencio y en su dolor como lo vamos a ver después, pero ahora vamos a 2 Samuel 12:1-7, y algo ocurre, que es lo que buscamos con este mensaje. “El Señor envió a Natán para que hablara con David. Cuando este profeta se presentó ante David, le dijo: —Dos hombres vivían en un pueblo. El uno era rico, y el otro pobre. El rico tenía muchísimas ovejas y vacas; en cambio, el pobre no tenía más que una sola ovejita que él mismo había comprado y criado. La ovejita creció con él y con sus hijos: comía de su plato, bebía de su vaso y dormía en su regazo. Era para ese hombre como su propia hija. Pero sucedió que un viajero llegó de visita a casa del hombre rico, y como éste no quería matar ninguna de sus propias ovejas o vacas para darle de comer al huésped, le quitó al hombre pobre su única ovejita. Tan grande fue el enojo de David contra aquel hombre, que le respondió a Natán: — ¡Tan cierto como que el Señor vive, que quien hizo esto merece la muerte! ¿Cómo pudo hacer algo tan ruin? ¡Ahora pagará cuatro veces el valor de la oveja! Entonces Natán le dijo a David: — ¡Tú eres ese hombre!

 No sé cuántos, han contribuido a la economía informal de Guatemala, a través de entregar voluntariamente, frente a una pistola, su celular. Cuando le sacan la pistola y le apuntan y le dicen que entregue su celular, uno siente un profundo llamado a la obediencia. Tranquilo, sereno saca el teléfono y lo entrega. Pero cuando se van, uno resulta todo valiente, menos mal que no pasó nada. Al ratito se le aflojan las piernas, se siente todo aguado, empieza a temblar, se siente uno asustado. David estaba bien confiado, emitiendo juicio hasta que el profeta Natán le dijo: ¡Tú eres ese hombre! Natán confrontó a David.

Este mensaje lo estamos poniendo en el mapa para que usted sea confrontado. Tal vez dirá que ese pecado no es su pecado, pero puede caer igual que todos los demás. Este como otros pecados son adictivos, destruyen su persona, su matrimonio, su futuro matrimonio, su familia. ¿Cuál fue la respuesta de David? 2 Samuel 12:13-14 ¡He pecado contra el Señor! —reconoció David ante Natán. —El Señor ha perdonado ya tu pecado, y no morirás —contestó Natán—. Sin embargo, tu hijo sí morirá, pues con tus acciones has ofendido al Señor. Usted conoce la historia, se tira a orar, ayunar, y cuando el niño se muere se levanta, se baña, se arregla y se perfuma. ¿Por qué? Porque no había nada que pudiera hacer, sin embargo, a pesar de todo esto, Hechos 13:2 nos dice: Tras destituir a Saúl, les puso por rey a David, de quien dio este testimonio: He encontrado en David, hijo de Isaí, un hombre conforme a mi corazón; él realizará todo lo que yo quiero. David, este hombre que había pecado, pecado que se supo en todo Israel.

Usted puede ser un hijo conforme al corazón de Dios, a pesar de su pecado, pero tiene que reconocer que ha pecado. ¿Qué podemos hacer nosotros para ser libres de la pornografía, para vencer este pecado? A lo mejor usted está comenzando, usted realmente es adicto, es probable que nunca haya visto esto y ha tenido la tentación, pero gracias a Dios nunca ha buscado. La pornografía es un pecado más, por eso debemos tratarlo como tal. Lo primero que debemos hacer es arrepentirnos y confesar nuestro pecado a Dios. Arrepentirnos, llorar nuestro dolor, nuestra tristeza, llorar nuestra angustia, porque David sufrió todo ese tiempo, porque aunque no había consecuencias, sabía que estaba esclavizado en su mente y cada vez que miraba a los ojos a Betsabé, sabía que él había mandado a matar a su esposo. Proverbios 28:13 dice Quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón. Arrepiéntase hoy y confiese su pecado a Dios. Apártese y huya de la tentación. 1 Corintios 6:18 nos dice: Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo. ¿Qué tiene que decirle a Dios? ¿De qué manera no tiene por qué proveer a su naturaleza pecaminosa? Porque usted y yo tendemos hacia el mal, hasta la abuelita que parece un ángel bajado del cielo, hasta ella tiene un historial que usted ni sabe.

La Escritura nos manda a huir, todo el que se acerca cae. Proteja su vida y la de los suyos de las tentaciones tecnológicas. Darle a un niño su celular cuando es tan pequeño con internet ilimitado, sin ningún control, usted está entregando el pecado. Todo niño que tiene un celular va a ver pornografía o ¿no se recuerda cuando usted era niño? Los teléfonos modernos tienen aplicaciones para bloquear aquellos sitios en donde sus hijos se pueden exponer a los peligros. Podrá decir que gracias a Dios que sus hijos no tienen teléfono, pero tienen amigos en la clase o en el recreo. El niño de 8 años que les cuento, resultó viendo pornografía, porque los amigos le dijeron poné la palabra mujer.

Lo más importante, ríndase a Dios, reconozca que necesita a un Salvador, y viva para Él. En el corazón es lo que atesoramos y usted sigue atesorando las cosas de este mundo, mentalmente sigue pidiendo estar aquí, y no rinde su corazón al Maestro y no viene y se entrega completamente a Él. No empieza atesorarlo en su lectura diaria, en la música. Entender que usted con sus fuerzas no va a poder ganar el favor de Dios. No existe el ser humano ni la persona que más admire, porque es moralmente correcta, jamás, jamás, jamás, puede estar en perfecta comunión con Dios, porque el hombre desde Adán y Eva peca y se desconecta de Dios y pecar no solo es fallar y no llegar a lo que Dios espera de nosotros. Pecar es revelarnos ante Dios y decir “que no me importa lo que dice tu Palabra, yo pienso mejor que eso. A mí no me va a pasar nada, yo tengo control de mi vida, puedo ver pornografía y no me sirve. Qué prefieren, ¿que ande viendo cosas afuera?”

Rendirnos a Jesús es llegar quebrados y reconocer que estamos quebrados, que no podemos más y decir aquí estamos, perdóname por mis pecados, hazme de nuevo. Yo quiero vivir para ti, es atesorar, es entender la inmundicia donde estamos, porque nuestra naturaleza pecaminosa siempre nos tapa los ojos para que no la veamos. Luego que pecamos siempre la vemos. Cuando alguien va a una terapia, se aparta para dejar el alcoholismo, drogas y todo lo demás, sé un testimonio de alguien a quien le dijeron que tenía que derrotarse, usted no se ha derrotado. Los cristianos utilizamos esta palabra “rendirse”, darse por vencido, “no puedo, yo no puedo declararme justo ante Dios”, entonces hace más y más y más para ser justo y eso son obras y las obras no salvan, es la obra de Cristo que salva y somos llamados a ser buenas obras que demuestran que somos salvos.

Es la obra de Cristo la que nos salva. ¿Qué significa rendirse? Es entregarse para que Dios opere en nuestras vidas una transformación. Y de verdad utilice el bisturí y corte todo. Ser amigo de Jesús, es ser enemigo del pecado, de la tentación, de la injusticia, de todo lo que va en contra de Su Palabra. Ríndase. Gálatas 6:2 dice Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo. Es el momento de restaurarnos, nosotros debemos restaurarnos. Es probable que usted haya probado de todo, ha hecho de todo lo que hemos hablado y necesita del apoyo de alguien que sea su confidente. No escoja en su célula al que es bueno para contarlo todo. Vaya con un líder maduro y cuéntele su problema. 1 de Juan 2:1-2 dice: Mis queridos hijos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo. Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros sino por los de todo el mundo.

Si usted cae, vuélvase a levantar. La gracia de Dios es ese favor inmerecido que Dios nos da a través de Jesús, que en su ley nos dice todo humano ha pecado y merece muerte eterna, pero aquí está el camino que yo establecí, para que encuentren restauración y vida. ¿Cuál es la restauración y vida? De que vino Dios, se vistió de carne y huesos, habitó en medio de nosotros, fue tentado en todo, pero fue libre de pecado. Él lo entiende a usted, me entiende a mí. Y murió en la cruz del Calvario, el lugar que le pertenecía a usted y a mí y lo liberó. Ahora le amamos, porque estamos agradecidos, porque no podemos pagar lo que hizo. No podemos más que honrarlo y servirlo y servir a sus hijos, su creación.

Si usted está en el pecado de la pornografía, cualquier pecado. Está en el mar a 300 metros de la playa, ahogándose, siente que ya no puede más, llegó al punto en el que dice aquí estoy, aquí me quedo, pero milagrosamente debajo de usted se levanta un trampolín que lo eleva por encima de las olas, donde está y sin esfuerzo alguno. Recobra fuerzas, sin nada de su parte, es rescatado. Luego se para sobre el trampolín y sale del mar de regreso a la seguridad de la playa. Y eso es la gracia de Dios y no una excusa para pecar.

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007