Papás conforme al corazón de Dios (código 2015-187) – Radios Fráter
  • junio 14, 2015

Papás conforme al corazón de Dios (código 2015-187)

Escuche:

Para la celebración del Día de la Madre, los periódicos son editados gruesos con muchos anuncios alusivos, la televisión saturada igualmente con anuncios, a los restaurantes llegan familias completas y no se puede ni desayunar, ni almorzar ni cenar ni mucho menos refaccionar. No sé qué pasa, pero para el Día del Padre pareciera que lo hacen a propósito, hacen más delgados los periódicos, los anuncios en televisión solo de política y de los candidatos, en los restaurantes hay lugar. Ni siquiera somos motivo de insulto, nadie ni siquiera nos utiliza, nadie dice ¡tu padre! O  es algo cultural o es que en algo estamos fallando como papás.

En uno de nuestros retiros de jóvenes, cuando yo fui líder de jóvenes es una de las experiencias más impresionantes que he tenido. Ellos son cero bolas, les gusta trabajar, les gusta esforzarse. Les decimos que tenemos que hacer tal cosa y ahí van todos, generan ideas, están con deseos de apoyar la visión. En ese retiro tuvimos un foro y quienes estaban participando podían hacer cualquier tipo de preguntas, había más de 250 sentados, estábamos al frente moderando las preguntas. En los retiros los jóvenes nos preguntan más acerca de relaciones sexuales y todas las preguntas tienen que ver con sexo.

En esta ocasión nos quedamos sorprendidos, porque las preguntas que sobrepasaron al tema sexual fueron las relacionadas con los problemas con los papás, me refiero papá y mamá, pero más específicamente con el papá. ¿Por qué mi papá no cambia? ¿Qué puedo hacer? Mi papá no trata bien a mi mamá, mi papá no está contento de cómo soy, jamás me afirma, jamás me reconoce un logro ¿qué puedo hacer?  Y es que la sociedad es simple y sencillamente el resultado de lo mucho de lo que los papás hacemos. Todo maleante, toda persona que anda quebrantando la ley tuvo un papá que en algo falló o un hijo a pesar que se le enseñó y le dieron todo le valió. ¿Cómo podemos tener un corazón conforme al corazón de Dios? ¿Cómo podemos tener papás conforme al corazón de Dios?

Por qué es importante contestar esta pregunta. Porque si nosotros respondemos a la pregunta ¿cómo podemos tener un corazón conforme al corazón de Dios, los papás vamos a hacer lo que Dios quiere para nuestra familia y vamos a tener familias fuertes, vamos a  tener una sociedad donde hay paz, porque los papás estamos tomando el liderazgo de nuestros hogares. De lo contrario, usted va a estar renunciando al rol más importante que tiene: ser un héroe, ser un mentor, ser cuidador y después sus hijos van a buscar a ese héroe, a ese mentor, a ese cuidador, fuera del hogar y lo más probable es que a quien escojan sea un buen amigo, pero no una buena influencia.

¿Cómo puede ser un padre conforme al corazón de Dios? Abra su Biblia en Romanos 5:6-8 y para poder ser papás conforme al corazón de Dios es importante conocer el corazón de Dios ¿cuál es el corazón de Dios para que nosotros como papás podamos imitar ese corazón? A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados. Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. ¿Por quiénes murió Cristo? Por nosotros, no murió por los buenos sino por los malos, es decir amor incondicional  es que siendo pecadores Cristo muere por nosotros, para abrirnos el camino a cada  uno que somos pecadores.

Porque delante de Dios estábamos condenados a muerte  y a muerte eterna, porque habíamos quebrantado no solo un mandamiento sino muchos, y dice la ley que el que quebranta un mandamiento ha quebrantado toda la ley. Y usted y yo delante de Dios estábamos fritos, no teníamos esperanza, pero aparece Jesús que fue tentado en todo, pero sin pecado. Dios que se vistió de carne y huesos para habitar en medio de nosotros. Llegó el momento de la cruz y no muere clavado por unos clavos, atravesado por una lanza. Muere por obediencia al Padre, para intercambiar lugares con usted y conmigo y pudiésemos ser libres.

¿Cuál es el corazón de Dios? Es amor incondicional y si algo debemos tener como, papás es amor incondicional por nuestros hijos. Es triste estar en un retiro y ver a jóvenes pararse y decir: en el colegio me ha ido bien, tengo un promedio de 85 puntos. Llegué con mi papá, le entregué las notas y me dijo que bien podía haber sacado 90. Decir en la carrera de atletismo del colegio llegué en segundo lugar y llegar con su medalla con el papá y decirle papi fui el segundo Y en lugar de una felicitación le dice que pudo haber sido el primero. Jamás aprobación, jamás felicitación.

Papás, amen a sus hijos, pero que no lo sepa solamente su mente. Ordénele a su mente que le abra la lengua para que hable, porque sus hijos, la mayoría de hijos, necesitan aprobación, afirmación, amor. Aun  cuando Jesús fue bautizado y salió del agua se escuchó una voz que dijo este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia. Aun Dios habla bien de su hijo. Amor incondicional significa que usted y yo amamos a nuestros hijos porque son nuestros. Punto. No importa si sacan cienes o son expertos en sacar exámenes en limpio. Amor incondicional es abrazar a ese hijo bien vestido, bien bañado, bien rasurado. Es abrazar aquel que no se ha cepillado los dientes, shuco, trompudo, arisco. Nos encargamos que Ana Isabel y Juan Marcos, nuestros dos primeros hijos, entendieran esto: Desde muy pequeños les decíamos que los amábamos simple y sencillamente porque son nuestros hijos. Lo bueno y lo malo que hagan nos van a poner felices o tristes, pero nuestro amor jamás va a desaparecer.

Le preguntaba a Juan Marcos, que apenas podía hablar, por qué te amo, se me quedaba viendo y le decía que me tenía que decir lo siguiente: yo te amo, porque sos mi hijo y entonces me respondía de la misma manera. No, te amo porque sos mi hijo, lo mismo me volvía a responder, hasta que al fin entendió que yo lo amaba simple y sencillamente porque era mi hijo. Estoy hablando que a los hijos hay que amarlos incondicionalmente, haga el bien o haga el mal, porque cuando a alguien se le aplica la pena de muerte, todo el mundo está feliz porque hay justicia, pero hay dos personas que lo están llorando porque lo aman: su papá y su mamá, amor incondicional. Nuestra familia ha crecido, éramos cuatro pero Dios nos permitió tener dos embarazos del corazón, y ahora en la casa somos seis. La llegada de Darly, nuestra tercera hija y Evelyn,  ha sido una bendición.

Creía que conocía el amor incondicional de Dios, ahora lo saboreo aún más profundo. Darly llegó de seis años y medio a nuestra casa y ese  día se convirtió en una López García, Evelyn llegó de nueve años y medio y ese día se convirtió en una López Garcia y cuando se sentaron a la mesa les dijimos esta casa es de ustedes, todo lo que ven aquí, los dos carros afuera, la casa, la mesa, los televisores es suyo y de aquí nadie las va a sacar nunca, porque ustedes son mías y yo soy suyo, su papá, su mamá, su hermano, las hemos adoptado para que sean hijas y hermanas. Las dos pidieron cambiarse el nombre. Darly se llama Darly Alejandra y Evelyn es Evelyn Alejandra porque la mamá se llama Aixa Alejandra. Cuando hablamos de amor incondicional es amar a pesar de y adoptar a un niño para que vivan con nosotros es llevarlo para siempre. Hablamos con Ana Isabel y con Juan Marcos sobre el tema de la adopción y les dijimos que ellas iban a llegar a la casa e iban a tener su espacio, que si él estaba acostado en un lugar, ellas también iban a querer estar ahí, que si miraban un canal de televisión, ellas iban a querer ver otro diferente. Lo aceptaron, es más, Juan Marcos pasó orando durante seis meses para que tomáramos la decisión de la adopción, eso es amor incondicional. Me dijeron, algunas personas, que los hijos así salían malos, pero les respondí que también conocía a hijos biológicos que teniéndolo todo son malos. No es de donde vienen, sino qué vamos a sembrar en ellos.

Pude experimentar lo que es el amor incondicional y leer libros de autores que ni siquiera son cristianos, psicólogos sobre adopción y decir la palabra más importante para un niño que usted adopta es compasión. Y allí andan Evelyn y Darly, no ha sido fácil hay desafíos, pero cuando  a la semana su hija está en un café con usted y se le queda viendo y le dice papi. Y la otra niña, cuando se llega a la segunda visita del hogar y le dice hola papi, usted se la quiere llevar ya. El amor incondicional es  aquel que se da sin esperar nada a cambio y ese es el amor que un papá debe tener porque ese es el amor de Dios.

Aun siendo pecadores, Cristo Jesús murió por nosotros. Cuando nacieron Ana Isabel y Juan Marcos los dos fueron partos normales. Mi esposa como si hubiera dado a luz en un pueblo, porque no tuvo la anestesia epidural y  yo la molestaba que un lazo en el techo le íbamos a poner nada más. No dio tiempo esa mujer. En el segundo nos mandaron de una vez a la maternidad, porque no daba tiempo. En los dos casos cuando se los llevaron se los pusieron en el pecho, mi esposa es muy emotiva y lloraba, oraba y los bendecía. La segunda vez la enfermera como que ya, tranquila. Estaba tomando fotos, de 35 mm, no había cámara digital, porque los amábamos, nunca los había visto. Por qué los amábamos si nunca habían hecho nada bueno por nosotros, revisé mi presupuesto y los dos eran un gran gasto. Sí, yo sé que la gente dice que los niños traen su pan bajo el brazo, pero yo les vi facturas y sin embargo, estábamos felices.

Papás, ese niño que usted tiene es suyo. Es su sangre y si es un niño adoptado, un niño del corazón es algo más poderoso que la sangre, porque cuando un papá dice es mío, es mío para siempre. Ame incondicionalmente a sus hijos, porque así nos ama Dios. En Levítico 20:26 leemos Sean ustedes santos, porque yo, el Señor, soy santo, y los he distinguido entre las demás naciones, para que sean míos. Y si va al Nuevo Testamento en 1 Pedro 1:14-16 Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia. Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó; pues está escrito: “Sean santos, porque yo soy santo.

Nuestro Dios es santo, no hay tinieblas, no hay pecado en Él. Como papás no solo debemos amar incondicionalmente sino que debemos modelar  constantemente, porque Dios es el que nos dice yo soy santo, sean ustedes santos. Él nos pone el nivel de vida que usted y yo debemos tener. Todo aquel que confiesa sus pecados se aparta y cree en el Evangelio de Jesús, que Dios hecho carne murió por nosotros, no solo recibe perdón sino su corazón es cambiado de uno de piedra por uno de carne y nace a una nueva vida y recibe la promesa de la vida eterna.

Nuestro Dios es santo, usted y yo somos llamados hacer santos, separados de la común, apartados para el propósito divino. Nuestro Dios es santo, sea usted santo, sea para sus hijos un modelo de rendición total a Dios. Un modelo de rendición total a Dios, porque hacer el mal es fácil, uno de mis amigos me cuenta, ahora se ríe, en aquel tiempo lo disfrutaba cuando su papá se ponía borracho lo abrazaba y le decía cuánto lo amaba, porque le iba a comprar sus litros de cerveza y sus boquitas y se ponía a tomar, pero a mí me compraba un litro de agua gaseosa y me compasaba un paquetón de galletas, cuenta el amigo. En medio de sus borracheras le decía: vos nunca vas a tomar. Un bolo es buen consejero, todo bolo es sabio, ya cuando está bien ebrio comienza. Se recuerda, Dios lo cambió.

Casualmente, cuando la selección de fútbol sub-20 clasificó para el mundial, mi esposa me dice que debiera llevarme a Juan Marcos al mundial. Estás loca, le dije, ni a ti te he sacado, pero me enteré que iba a jugar en Guatemala después de haber clasificado y le dije que le anunciara a Juan Marcos que lo iba a llevar. Nunca había estado en un estadio, estaba realizado. Nos fuimos a ver el partido, dos amigos me acompañaron, Rolando y Suelen, me llevé a un amigo de la iglesia, a un amigo de Juan Marcos y entramos. Se ve de todo, conoció los baños, si  así se  le puede llamar a ese lugar horrible que huele feo.

Pidió un hot dog, una gaseosa, viendo el partido. Lo que más les impresionó y se reían y lo que más comentaban era que la gente salía pateando una caseta, otros zangolotearon un carro y casi lo voltean.  Y el lenguaje expresivo de un niño que se levantaba a gritar. Era muy hábil para decir unas palabrotas. Lo que contaban era algo más, porque a su lado estaba el papá. Estaba feliz sentado y cuando salía algo mal se levantaba y gritaba con furia. Ellos disfrutaban el partido y las maltratadas, el padre se sentaba y gritaba, se paraba  y gritaba. Se sentaba, el hijo se levantaba y gritaba. Era un espejo.

El padre debe amar incondicionalmente, porque así nos ama Dios, a la vez un padre debe modelar constantemente, porque eso es lo que hace Dios con nosotros y el hijo va a hacer lo que hacemos nosotros, poco es lo que vamos a decir si hacemos lo contrario. Sean santos, porque yo soy santo. Mis hijos cuando veían cualquier libro decían Biblia, porque era lo que nos veían leyendo en la casa. Modelan, los hijos modelan lo que hacemos. Ellos tomaban la Biblia y se paraban en un mini púlpito, una maceta. Por eso si quiere que sus hijos traten bien a  su esposa cuando se case, que lo vea a usted papá modelar ese amor, si no, lo que está aprendiendo el niño es a ser un gran desgraciado, frío, indiferente.

Hablábamos del amor incondicional, pero eso no significa ser permisivos, lea Hebreos 12:4-13 En la lucha que ustedes libran contra el pecado, todavía no han tenido que resistir hasta derramar su sangre. Y ya han olvidado por completo las palabras de aliento que como a hijos se les dirige: «Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor ni te desanimes cuando te reprenda, porque el Señor disciplina a los que ama, y azota a todo el que recibe como hijo. “Lo que soportan es para su disciplina, pues Dios los está tratando como a hijos. ¿Qué hijo hay a quien el padre no disciplina? Si a ustedes se les deja sin la disciplina que todos reciben, entonces son bastardos y no hijos legítimos.  Después de todo, aunque nuestros padres humanos nos disciplinaban, los respetábamos. ¿No hemos de someternos, con mayor razón, al Padre de los espíritus, para que vivamos?  En efecto, nuestros padres nos disciplinaban por un breve tiempo, como mejor les parecía; pero Dios lo hace para nuestro bien, a fin de que participemos de su santidad.  Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella. Por tanto, renueven las fuerzas de sus manos cansadas y de sus rodillas debilitadas.  «Hagan sendas derechas para sus pies», para que la pierna coja no se disloque sino que se sane.

Dios corrige y disciplina al que ama, no solo debemos amar incondicionalmente, no solo debemos modelar constantemente, debemos corregir necesariamente, digo necesariamente, porque Dios corrige. Leamos Proverbios 3:12 “Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido. Proverbios 19:18 nos dice Corrige a tu hijo mientras aún hay esperanza; no te hagas cómplice de su muerte. En Guatemala la mayoría de los papás son los que corrigen y no todas, no todas pero aún muchas más las mamás son un poquito más aguadas. Yo conozco mamás que libran al hijo del dolor, yo sé que eso es amor, porque no quieren ver sufrir a su hijo, pero solo le están alargando el inicio de sus sufrimientos para la adultez. Mamás, corrijan a sus hijos, papás, no maten a sus hijos. Porque dice que ama incondicionalmente, modela constantemente, corrige necesariamente. ¿Quién disfruta la corrección? Recuerdo a mi papá, no solo yo sino la parte sur de mi cuerpo que tiene recuerdos gloriosos de su zurda.

En el tiempo presente ninguna disciplina parece alegre sino penosa, dice. El hijo que no se le corrige lo va a corregir el mundo y lo va a corregir, a veces, con muerte. Zig Ziglar dice “disciplina a tu hijo con amor o el mundo se va a encargar de disciplinarlo sin amor”. Corrija y discipline a sus hijos. Ferlandy Castillo, uno de nuestros directores de alabanza, cuenta que tenía un tío muy buena  gente y cuando uno de sus hijos molestaba le empezaba a contar, va una…y así sucesivamente llegaba hasta veinte y lo amenazaba con “al llegar a la casa”. La mamá le decía pegale. No es solo somatar, aunque creo que las nalgas merecen un recordatorio, pero debe ser de los últimos castigos, porque hay cosas que hacen que el niño sea corregido, porque el propósito de la disciplina no es la destrucción sino la corrección y la instrucción.

No es la destrucción sino la corrección e instrucción. Usted no quiere hijos que usted destruye sino quiere tener hijos que usted instruye. Quítele el celular a un hijo, media hora después está convulsionando, corrección. La disciplina nunca busca la destrucción sino la instrucción, la transformación, la educación, la corrección. Me contaba mi esposa de uno de nuestros miembros cómo fue que su papá y su mamá se habían suicidado. Se quedó solo. Su tío se lo llevó a vivir a la casa, ahí le dieron amor incondicional. Sus primos le dicen primo, lo presentan como su primo. Resulta que un día llegó tomado a la casa. El tío lo subió al carro, al siguiente día, y se lo llevó al cementerio y le dijo aquí están tu papá y tu mamá. Pero hoy  me vas a prometer que no vas a parar así. Ese día, ese joven, volvió a nacer, porque fue corregido en amor.

Padres conforme al corazón de Dios, son aquellos que aman incondicionalmente, modelan constantemente y disciplinan necesariamente. Pero no solo eso, lo más importante, papás, es que reconocen que hay un Padre Dios que estableció leyes que hemos quebrantado todos y que necesitamos un salvador, que es Jesús y que solo confíen en ese sacrificio en la cruz, al arrepentirse de sus pecados y creer en el mensaje de salvación que  nosotros los cristianos predicamos. El corazón del ser humano es trasformado.

Papás si ustedes no han reconocido a Cristo Jesús como su Señor y Salvador personal, no se han arrepentido de sus pecados, no han llorado su dolor, no han llorado su tristeza, sus fracasos y lo triste del caso  es que si usted no ha pasado por eso difícilmente va a ser un padre conforme al corazón de Dios, porque necesita ser sanado, un padre herido va a criar hijos heridos, tal vez menos heridos, pero heridos. Nosotros, papás, somos la fortaleza y el pilar de nuestro hogar, somos los líderes, de nosotros aprenden cómo corregir, cómo trabajar, cómo relacionarse con los vecinos, cómo tratar a Dios.

Tal vez se siente incómodo por el título que lleva de papá, porque no lo ha desempeñado como es, a lo mejor sus hijos han visto en usted el verdadero ejemplo de no ser un hijo de Dios, talvez sus hijos lo han vistos perder la compostura y herir con sus palabras y hechos. Yo solo quiero decirles, ninguno de ustedes ni yo somos perfectos, por eso necesitamos un  salvador, correr a los brazos de Jesús para que Él pueda intercambiar lugares con nosotros y tengamos una vida en abundancia, vida eterna, un nuevo corazón. Lo hemos dicho, amen incondicionalmente a sus hijos, tal vez no lo han hecho, tuvieron un papá que no los abrazó, ámenlos, esfuércense, modelen constantemente, comenzando por el arrepentimiento de pecados y la decisión de rendir su vida a Cristo y corrijan necesariamente. Créanme, las nalgas necesitan un recordatorio, pero funciona más sentarse y ganarse el corazón de un hijo que obedece por amor y no por temor, que le da miedo fallarle a usted, no por temor sino porque lo ama. La carga que llevan sobre sus hombros y la hacen como seres humanos simples mortales es muy grande, tienen que correr al Maestro, a Jesús, a el Salvador, poner su fe en Dios, vivir para Él.

No sé cuántos hijos están orgullosos de sus papás, tranquilo, a lo mejor son solteros, ya les va a tocar, van a ver que no es tan fácil, más si les toca un hijo como ustedes, pero papás, ustedes son amados. Quiero decirles a ustedes hijos, que su papá también es un hijo, y probablemente herido, lastimado.

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007