La lengua del cristiano (código 2015-237) – Radios Fráter
  • agosto 2, 2015

La lengua del cristiano (código 2015-237)

Escuche:

Qué bendición es estar en esta mañana adorando al Señor con todo nuestro corazón. Algunas personas piensan que los guatemaltecos hablamos cantado. ¿Cuántos han escuchado eso? Le damos un tono bonito, le damos un tono muy hermoso muy bonito y muchas veces conocemos a muchas personas de diferentes países y hablan diferente. Hablan en un tono, algunos más fuertes que otros. Yo recuerdo que cuando yo fui a Miami escuché a dos personas que estaban hablando, eran cubanos, unos vecinos. Se oía como que estuvieran discutiendo, y yo llamé a mi esposo y le dije se están peleando y no, no estaban peleando. Entonces cada país tiene una forma de hablar ¿verdad? Los de Zacapa, los de Jutiapa, los de Huehuetenango; cada uno tenemos una forma distinta de hablar. Aunque somos guatemaltecos tenemos, como dicen, nuestro entonadito,

¿Será que nuestro hablado dirá que nosotros somos santos? ¿Que nosotros somos personas diferentes? No va a ser así. La forma de hablar no demuestra que somos cristianos que somos hijos de Dios. Ahora ¿cómo debe de ser la forma de hablar de un cristiano? Nosotros necesitamos realmente tener una lengua, un lenguaje que agrade al Señor. Vamos a ver en Santiago capítulo 3 versículo 9 dice: Con la lengua bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a las personas, creadas a imagen de Dios. 10 De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. 11 ¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada? 12 Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid? Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce.

Con esta boca, con esta lengua bendecimos y también maldecimos. Pero ¿cuál debe ser la situación del cristiano? Tratar, de verdad, que de esta lengua salgan sólo palabras de bendición. ¿Usted creen que cuesta das una palabra de bendición? ¿Será que en algunos momentos se nos escapan algunas palabras que no son agradable al Señor? verdad que sí. Ahora que dice Efesios 5:3: Entre ustedes ni siquiera debe mencionarse la inmoralidad sexual, yo buqué lo que era inmoralidad sexual dice que los desobedientes lo hacen en secreto porque da vergüenza. El desobediente hace las cosas en secreto, pero todo sale a luz, no se queda escondido nada. Ahora dice: ni ninguna clase de impureza o de avaricia, porque eso no es propio del pueblo santo de Dios.
¿Cuál pueblo está esta mañana en este lugar? Un pueblo santo de Dios. Debemos ser santos como él es santo. Tampoco debe haber palabras indecentes, conversaciones necias ni chistes groseros, todo lo cual está fuera de lugar; haya más bien acción de gracias. Porque pueden estar seguros de que nadie que sea avaro (es decir, idólatra), inmoral o impuro tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6 Que nadie los engañe con argumentaciones vanas, porque por esto viene el castigo de Dios sobre los que viven en la desobediencia. 7 Así que no se hagan cómplices de ellos. ¿Qué les parece? Ahora, ¿cómo debe ser la lengua del cristiano? La lengua del cristiano no usa palabras indecentes. Indecencia es grosería, acto vergonzoso, oscuro, palabras de nuestra boca. Decente quiere decir: limpio, aseado, hasta la ropa que vestimos puede ser indecente.

Ahora, hace muchos años vivió con nosotros, por muchos años doña Lucía Ramazzini, una mujer elegante, hermosa, de un gusto refinado. Me decían los compañeros que la acompañaban a la cárcel, porque ella era la encargada de la cárcel, me decían que cuando se iban a comer con ella era muy fina hasta para pedir. Usaba un léxico hermoso, sencillo, sin hacerse mucho y decía: ¿y cómo me como la hamburguesa? pues ni modo, darle una mordida. Pero ella tenía una elegancia hasta para partir la comida.
Jesucristo un ejemplo más poderoso, de lo que fue en esta vida. De su boca salían palabras de vida, palabras que levantan, palabras que levantan la vida de las personas.

Ahora en Guatemala, para saludarnos, nosotros que estamos aquí no, pero algunas personas en Guatemala usan malas expresiones. ¿Cómo estás hijo de tu mamá? ¿cómo está usted? Es increíble que usamos ese lenguaje y cuando nosotros ofendemos con nuestra lengua, estamos lastimando el corazón de Dios y lastimando lo que hizo con sus manos lindas. Entonces la lengua del cristiano no va a usar palabras indecentes. El otro día estaba con mi esposo desayunando, me invitó a desayunar después de hacerme un examen de sangre. Había ahí un joven utilizando unas palabras que me quedé asombrada. Y no sé cómo el muchacho da la vuelta y se me queda viendo y me dice: disculpe, perdone.

No deben salir del cristiano palabras indecentes, sino que debe de utilizar un lenguaje puro, un lenguaje diferente, sencillo, sin hacernos mucho. El cristiano no debe de estar metido, ni participar en conversaciones necias. Nosotros debemos de evitar eso.

Debemos de evitar ser partícipes de discusiones que nos separen de la gente. Una conversación necia nos lleva a un conflicto con el esposo. ¿Quién va a corregir a los hijos? Se piensa que es la mamá, pero no, es el papá. Entonces viene la discusión. El joven pide permiso al papá y la mamá dice no, no sale. Entonces termina un matrimonio peleando. Nosotros como cristianos no debemos de participar en conversaciones necias. Ya estamos de acuerdo, ahora hace chistes groseros. Hay buenos chistes, de vez en cuando se me queda uno que otro. Pero hay chistes tan colorados, verdes, negros, que no dan paz y alegría al corazón. Tampoco debe haber palabras indecentes, conversaciones necias ni chistes groseros, todo lo cual está fuera de lugar; haya más bien acción de gracias.

Los chapines somos alegres, pero debemos ser personas con decoro. Personas que sepamos respetar; por ejemplo, muchas veces dicen “ahí viene ese elefante”, a una persona gordita. ¿Lastima eso? Queridos esposos, trátennos con cariño, no nos digan que estamos como elefantes, o como vacas, toros. Acaso ¿agrada eso a las mujeres? Y viceversa, porque nosotras también les decimos que se ven como barril sin fondo. ¿Cómo se siente el corazón? Está lengüita que bendice al Señor, estas manitas que se levantan delante de su presencia y nosotros herimos a las personas con chistes groseros.

Muchas veces hablamos de los presidentes, de los candidatos a la presidencia, del fulano, del zutano. Y ¿cómo estás? ¿Qué tal está el suelo? Porque somos bajitos, verdad. Y muchas también hacen chistes en la forma sexual. Eso no es agradable ante el Señor. El cristiano tiene que cuidar su boca, cuidadito boquita al hablar, porque Dios está arriba y mira a todos. Entonces tenemos que ser cristianos diferentes. ¿Quién hace la diferencia en nuestros corazones? Cristo. Si tenemos la luz de Cristo vamos a ser diferentes.

Ahora, también la lengua del cristiano no levanta calumnias. ¿Alguna vez usted ha sido calumniado por alguien? Es que estos ojitos que se lo van a comer los gusanos lo vio. Y comienza, y es un lío con la familia, con la esposa, con los parientes que es tremendo. Efesios 4:31 dice: “Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia.”

El chapín está acostumbrado a ver, a oír, pero no callar, sino que todo lo repetimos, hasta agregándole un poquito más. Pero dice “es que dicen por allí”. “A mí sólo me llegó el norte” y algunas les llega el sur. “Te lo voy a contar para que oremos por esa persona” y tal vez no es cierto. Dice una expresión cuando el río suena es porque piedras trae, aquí cuando llueve mucho ustedes saben cómo son los ríos. ¿Qué es calumnia? Es una acusación falsa. Decía una señora que conocí por la boca de ella estuviera en la cárcel. Una acusación falsa contra la reputación de cada uno de nosotros hecha maliciosamente para causar daño. Las personas que levantan calumnias generalmente manifiestan una palabra que como cuesta dominar, es una obra de la carne y es envidia y el resentimiento. La envidia y resentimiento, tenga mucho cuidado de no andar inventando historias que no están de acuerdo al hablar de un cristiano nacido de nuevo. Las cosas viejas pasaron y he aquí todas son hechas nuevas, comenzando de la coronilla la cabeza hasta la planta de los pies. Les voy a contar algo, ustedes vieron que aquí pasó un anuncio en pantallas que necesitan un programador de App y encargado de iluminación y que se necesitaban gente para hacer limpieza en La Fráter Roosevelt. Y ¿verdad que no platicamos cuando están los anuncios? Pues una persona no vio bien el anuncio. Y ¿saben de quién están haciendo mala reputación? de nuestro amado pastor. ¿Qué les parece? Yo por supuesto salí a su defensa y dije quiero ver. ¿Y él lo dijo? Si, él lo dijo. ¡Pero si el pastor no graba los anuncios! Entonces indagaron y todo. Decían que en La Fráter Roosevelt y en La Fráter Ciudad San Cristóbal iban a cambiar a todo el personal de limpieza porque él quería gente nueva. ¿Qué tal? ¿Se dan cuenta? El pueblo del Señor. Ya estaban afligidos.

¿Saben lo que cuesta hacer un personal para que trabaje con bastante excelencia? Bueno, bendito sea el Señor que alguien se encargó de averiguar, de ir a escarbar y ver los anuncios de la pantalla. Bendito Dios que su nombre fue levantado. Bendito sea el Señor. Cuando usted agarra una almohada con plumas de ganso, de pollo, lo que sea y usted se va en su carrito y la abre a dejarlas caer en el carro por la ventanilla del carro y vuela, así son las calumnias, los chismes. ¡A ver si la persona que dijo la calumnia recoge plumita por plumita y rellena la almohada! Difícil. Entonces, tenemos que ser personas diferentes. No hablar contra la reputación de las personas; hacerlas quedar mal, bajarlas a unos niveles tremendos.

También el cristiano tiene que tener cuidado en tener una lengua limpia, no obscena. Siempre estuve en el colegio desde las seis y cuarto de la mañana hasta las 3 de la tarde y los niños que salían de viaje en vacaciones regresaban de las vacaciones decían: mirá vos porque me hiciste eso vos… Y cuando llamamos al jovencito, lo confrontamos. De nuestra boca salen culebras, arañas, tarántulas, todo el veneno de las serpientes. Sabes mi amor que no hay que hablar así. Y él nos respondió si mi abuelo y mi tío hablan así.

Muchas veces la gente dice dos palabras en español y 10 en lenguaje obsceno. Y el niño que es esponja. Entonces nosotros tenemos que tener cuidado Efesios 4:29 dice: Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan.
Que cuando levanté la vida de la persona, la bendiga en el nombre de Jesús con un texto bíblico, con una palabra de aliento. Entonces tenemos que tener cuidado. Cuando vaya al supermercado no diga: esta cajera tal por cuál, cree que tengo todo el día, tengo que ir a hacer almuerzo y desatan todo lo que les sale de la boca. Y usted atrás también apoyando. Y tal vez se le terminó la cinta, se le terminó el papel. Tengamos cuidado de no caer en palabras obscenas con la gente cuando vamos al supermercado, cuando vamos al salón de belleza, como dice mi esposo al salón de milagros. Cuando andemos en el mercado. Tenemos que ser cristalinos, tenemos que ser luz. Somos embajadores de Cristo en esta tierra. Un embajador que va al extranjero, a Corea, a Miami. Trata de no hacer cosas desagradables para no desprestigiar a su país. Ustedes y yo somos embajadores del Rey de reyes y Señor de señores. Usted y yo somos embajadores del reino de Dios y somos la sal para sazonar la vida de las personas.

La lengua del cristiano representa a Dios, a su creación, al poder maravilloso que tiene. Hemos leído que en lugar de hablar cosas feas debemos dar acciones de gracias. ¿Tiene usted algo por qué decirle Señor gracias? Gracias por este día, porque tengo vida, porque tengo salud; estoy tan agradecida contigo. Hoy me senté con una coordinadora la Zona de Campeones y me decía gracias porque usted oró y ahora tengo un bonito trabajo y esta semana le dijeron “le vamos a pasar a otra oficina y con mejor salario”. Está feliz y yo también, porque están pasando una situación tremenda de enfermedad en casa, y mi Dios está tomando en cuenta esa salud de esas personas que están enfermas, en el nombre de Jesús. Pero ahí ore por ella con acción de gracias, dándole gracias a Dios porque él es bueno. No dije ¿porque consiguió trabajo? El cristiano debe de brotar como ríos de agua viva agradecimiento a nuestro Señor. Y recuerde los embajadores defienden. Usted no se ponga pelear pero sea una luz en medio de las tinieblas. Recuerde que Jesús pagó el precio por usted y usted tiene que ser una persona diferente; y todo lo que hagan de palabra o de obra háganlo en el nombre del Señor. Dios utiliza nuestros bolsillos, nuestros vegetales que tenemos en casa para bendecir a otros. Dando gracias a Dios el Padre por medio de él.

Las personas a su alrededor serán acercadas o se alejadas por su actitud. Por su forma de hablar. Si así habla esta que va a La Fráter, si así habla este que va a la iglesia, prefiero quedarme en el mundo ahí dando vueltas con el diablo. No. La diferencia es Cristo, y si usted tiene a Cristo, usted lo tiene todo. Para que el Señor pueda cambiar de adentro hacia afuera lo sucio, lo que contamina al hombre, a la mujer y ser personas diferentes, embajadores del Rey de reyes y Señor de señores. Es que yo no recibo sueldo. ¡Qué más sueldo que tener salud, amor, una familia integrada, una familia que Dios le ha dado!

Su lengua sólo representa el estado de su corazón. ¿Qué representa mi lengua? el estado de mi corazón. Todo lo material va a pasar, se pierde, se corrompe. Lo que tenemos procurar es tener un corazón limpio y ser fiel hasta la muerte, porque él nos dará una corona de vida. Comenzar a disfrutar eso.

La semana pasada se habló que si tienen un árbol bueno, su fruto será bueno; pero si tiene un árbol malo, el fruto será malo. Al árbol se le conoce por sus frutos. ¿Cómo está su fruto esta mañana querido, querida? ¿De verdad está dando fruto abundante? ¿delicioso, sano, que no tenga gusanos? ¿cómo está su corazón esta mañana? Y no lo digo yo lo dice la palabra en Mateo 12:33: Camada de víboras, ¿cómo pueden ustedes que son malos decir algo bueno? De la abundancia del corazón habla la boca. 35 El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón saca el bien, pero el que es malo, de su maldad saca el mal. 36 Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado. 37 Porque por tus palabras se te absolverá, y por tus palabras se te condenará.

Vamos a ir cerrando, ¿cómo debe ser la lengua del cristiano? El cristiano debe tener un buen testimonio, tiene que pensar en lo que es verdadero, lo que es justo, lo que de verdad añade valor a la vida de una persona. Debe ser una persona que con su lengua va a respetar, va a admirar, a decir lo positivo y no lo negativo. Le va a dar el lugar que le corresponde a cada persona. Dios es fiel, él es grande. Él nos ha dado un lugar especial en su corazón. Así que ¿cómo está su árbol en esta mañana? ¿está dando un buen fruto todavía? ¿está funcionando Gálatas 5:22? El fruto del espíritu es gozo, amor, paz. Que Dios nos ayude a dar un buen fruto, que glorifique el nombre del Señor.

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007