El tamaño de su amor (código 2015-278) – Radios Fráter
  • septiembre 6, 2015

El tamaño de su amor (código 2015-278)

Escuche:

Estudiemos la oración que hizo el apóstol Pablo, no en un momento del llamado éxito, sino de un momento que podemos decir que era de fracaso. A los ojos de aquellos que lo admiraban, este hombre – que predicó el Evangelio de Jesús a todos los gentiles – estaba preso. La gente en una ciudad llamada Éfeso, se sentía desmotivada por esa situación, pero Pablo les escribe, precisamente, para que ellos conozcan el tamaño del amor de Cristo. Efesios 3:14-19, puede leerlo más despacio desde el 3: 1 en adelante, donde se arrodilla y llora por los cristianos del lugar y los motiva a seguir adelante, es más, dice que esos sufrimientos suyos son para los cristianos en la iglesia de Éfeso, un honor, el estar preso.

Después de decirles esto, leemos: Por esta razón me arrodillo delante del Padre, de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.

Vea el versículo 16, Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser. Esta gente no solo ha enfrentado tribulaciones, sino que ahora aquel que les predicó el Evangelio de Jesús está preso y la oración del apóstol Pablo es que Dios “los fortaleza en lo íntimo de su ser”, porque usted y yo no estamos exentos de las tribulaciones y las pruebas. Tenía 19 años, regresaba a Guatemala después de graduarme del Instituto Bíblico, quien ha estado afuera de Guatemala sabe cuánto se extrañan los frijoles, el atol de elote, los rellenitos, las tostadas, el churrasco, el “saludable” chorizo.

Venía con muchas ilusiones, con deseos de trabajar en la Fráter, de servir con excelencia y, precisamente, un mes después estábamos con un médico, porque no me sentía bien. En ese momento me recordé que estaba acatarrado, estaba débil que había sentido un bulto en mi cuerpo. Se lo dije a la doctora, me revisó, mi mamá estaba conmigo, me mandaron con el especialista. El médico le dijo a mi mamá que yo tenía un tumor canceroso. No lo veía nada bien, “se le va a entrar con todo, pero es posible que se muera”. Mi papá estaba de viaje, esa fue la primera vez que prediqué en la Fráter Roosevelt.

Salimos de ese lugar. Se subió al carro, mi mamá es de las que dicen, a pesar de todo, la vida es bella. Podrá estar sufriendo, pero siempre dice que la vida es linda, que hay que saberla llevar. Me dice que no me preocupe, “vamos a orar para que Dios ponga su mano de sanidad sobre ti”. Yo le dije que tampoco ella se preocupara, si el Señor dice que hasta aquí llega Alex López en Guatemala, qué voy a hacer. Me entristece, pero no te aflijas, allá en el cielo está la Chiqui Marroquín, doña Lucía Ramazzini y le empecé a mencionar una serie de personas que se habían adelantado.

Estar en ese momento en el que le dicen que está enfermo, que le dicen que ya no tiene trabajo, en ese momento en el que le dicen que tiene una demanda, en ese momento en que hay problemas en la familia, lo que uno necesita es la fortaleza en lo íntimo de nuestro ser. Ser cristiano no es no enfrentar tribulaciones, es enfrentarlas con la fortaleza que Dios nos da en lo íntimo de nuestro ser, porque la vida viene de adentro hacia afuera, los ríos de agua viva que Jesús nos promete vienen de adentro hacia afuera.

Entramos al hospital. Al día siguiente me operaron, salí, pasé por cuatro ciclos de quimioterapia, es poco realmente. Es horrible cuando ese líquido entra a su cuerpo que mata células buenas y malas. La gente puede orar por uno, puede estar con uno, pero al final de cuentas usted está solo y necesita la fortaleza en lo íntimo de su ser. ¿Qué si lloré? Un par de veces lo hice porque ya no aguantaba, estaba cansado. Una noche vomité dieciséis veces. Mi mamá a la par, ya no podía sacar nada, era horrible. La vida del cristiano y el apóstol Pablo lo dice: Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser. Usted No puede ser un cristiano derrotado en el sentido que se tira al abandono, puede llorar, pero debe pedir que Dios lo fortalezca en lo íntimo de su ser. Pablo sabía que no había nada que podía fortalecer a las personas como Dios en lo íntimo de su ser.

2 Corintios 4:16-18 nos dice “Por tanto, no nos desanimamos. Al contrario, aunque por fuera nos vamos desgastando, por dentro nos vamos renovando día tras día. Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento. Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno. Los sufrimientos son pasajeros y la verdadera gloria es la gloria eterna, el cristiano sufre pero no sufre en abandono, el cristiano sufre, pero no sufre desanimado, sin ganas de seguir adelante. Sufre llorando hacia el cielo desde donde Dios lo fortalece en lo íntimo de su ser. Quizás diga en este momento que este mensaje no es para usted, porque se encuentra bien, espérese, porque las pruebas llegan sin ser anunciadas.

Efesios 3:16, Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. No solo que los fortalezca en lo íntimo de su ser al hacer su oración, sino que por fe Cristo habite en sus corazones. Venía de los Estados Unidos, me tocó sentarme al lado del avión, al centro venía un señor que Dios lo había bendecido con un tamaño grande. A la izquierda otro que estaba bien dado. Usted sabe que viajar así es incómodo, pero ese no fue problema, quería leer y no pude, estos dos señores empezaron a hablar vulgaridades, a contar chistes, constaban todos sus pecados del lugar de donde venían y lo que habían hecho.

En un momento me preguntaron si estaba listo para las elecciones, no fue ahora sino hace muchos años. Uno me dijo que era general del Ejército de Guatemala y el otro un coronel. Luego me preguntaron dónde trabajaba y les dije que era pastor asociado de una iglesia y me contestaron que a Dios había que tenerlo en cuenta. Estos dos militares estaban en el ejército, pero el ejército no habitaba en ellos, porque un militar debe ser disciplinado, es una persona que entiende que si cualquier área de su vida que está fuera de su lugar, todo está fuera de su lugar.

Y si algo atrae a la juventud al ejército es la disciplina que ellos profesan Yo sé, que han habido algunos abusos pero también hay gente buena. Cuando algo habita en usted, cuando Cristo habita en usted, usted manifiesta la vida de Cristo y esto es difícil, Dios nos ha llamado a morir. Colosenses 3:16 nos dice Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón. Cuando la Palabra de Cristo habita en nosotros, mostramos a Cristo. Jesús no debe ser un visitante de su corazón. Jesús debe ser el huésped permanente de su vida. Usted no incluya a Dios en sus planes, sumerja su vida completamente en los planes de Dios. Dios no es un extra, un accesorio, una membresía al gimnasio donde va ciertos días, usted se sumerge en Dios.

Pablo sigue orando. Efesios 3:16 Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser para que por fe Cristo habite en sus corazones. Aquí llegamos al punto del mensaje, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo.

 Da tristeza ver a los niños, ya no juegan, están con su IPad, su celular, chiquititos de cinco años, pero ¿cómo crecimos nosotros? Crecí en San Cristóbal, era puro monte, había de todo, desde comadrejas, armadillos, en la noche había que frenar para no atropellar conejos. Disfruté correr y molestar, no necesitaba nada de tecnología, a lo que llegábamos en aquel entonces era Atari. Era alegre, pero no nos impedía jugar, crecimos jugando tenta, electrizado, policía y ladrones – algunos todavía siguen jugando a policías y ladrones – , todo era un juego, no necesitábamos nada. Había un juego en particular que se llamaba arranca cebolla y el juego consistía arrancar al que estaba enfrente. En uno de esos jalones se zafaban y ni siquiera el de adelante, era como tercero para tras, y todos salían volando. Había chichones, quebraduras, vivíamos en el momento.

Pablo dice que por fe Cristo habite en sus corazones y pido que arraigados y cimentados en su amor, el que está arraigado es una cebolla con raíces de ceiba, porque las pruebas vienen. Y su fe va a ser probada en las pruebas. En los buenos momentos no, en las pruebas. Y si usted está arraigado en el Señor, nada lo va a mover, si usted está cimentado en el Señor construyendo sobre la roca que es Cristo, nada lo va a mover. Cuando

Se construyó este Mega Auditórium, las zapatas que se fundieron eran como piscinas de cemento, no recuerdo las medidas, pero era una cosa grande, eran los cimientos para que, precisamente, este edificio que está dividido en tres partes no se rompa ni se caiga cuando tiemble, a la hora de un terremoto como el que disfrutó en el 76. Fue diseñado para resistir, el techo es triarticulado, para que resista. Todo ha sido diseñado para que resista a un terremoto.

Cuando usted está en Cristo está firme, cuando usted está arraigado y cimentado en el amor de Dios, nada lo puede mover. La vida del cristiano no es una vida por lo que ve y siente, sino en lo que cree. Por eso dice acá: – para que por fe Cristo habite en sus corazones y reflejemos que Cristo está en nosotros. Y pido que arraigados y cimentados en amor –, llegamos al punto crucial de la oración del apóstol Pablo –, puedan comprender junto con todos los santos. Menciona cuatro cosas que demuestran el tamaño de su amor. “Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo”. ¿Qué tiene que ver todo esto? preguntará, y es que las pruebas llegarán y si usted no entiende el tamaño del amor de Dios solo le podrá amar en bendición no en la prueba. Y amar a Dios en la bendición no es ser fiel, es ser interesado.

Amar a Dios en la prueba es ser un hijo de honra y de honor a su Padre celestial, es ser un Job. Nos dice en el versículo 18 puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo. ¿Cómo es el amor de Cristo? Unos dirán que Jesucristo solo viene a condenar a la humanidad, otros dirán que Jesucristo es simple y sencillamente un maestro más que nos enseña algo, Pero Pablo acá utiliza cuatro cosas para mostrarnos el amor de Cristo: lo ancho del amor de Cristo. ¿Sabe qué significa? Que el Señor horizontalmente incluye a todos, incluye a toda la humanidad. No me gusta el béisbol aquí todos nos inclinamos por el fútbol que solamente necesita de dos piedras y un coco. En mi infancia jugábamos porque un amigo tenía los guantes, el bate y la pelota. Y para hacer los dos equipos el bate era lanzado y en el aire era tomado y se ponía la mano sobre la otra hasta arriba. Y se escogía a uno por turno, por supuesto que siempre escogían a los mejores y por último a los que no sabían mucho. La primera vez que jugué tiré la pelota con todo y bate.

Qué triste cuando nos escogen porque somos. El amor de Dios a través de Cristo Jesús no es selectivo, comprendamos juntos con todos los santos, el ancho y largo, alto y profundo el amor de Cristo. Ancho: blancos, negros, ricos, pobres, buenos, malos. Lucas 19:10 nos dice Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Si usted está perdido, es precisamente lo que Dios está buscando, lo que Cristo Jesús está buscando, un pecador que pueda transformar por medio de su Evangelio que nos dice que hay salvación en Jesús, hay perdón en Jesús, hay vida eterna en Jesús. 2 Corintios 5:15 nos dice, Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado. Él murió por todos, dice, el amor de Dios incluye a todos, es horizontal. Que puedan comprender cuan ancho y largo es el amor de Cristo. Y es que el amor de Cristo no solo incluye a toda la humanidad sino que nunca se agota.

Cuando estudiábamos en el colegio jugábamos al fútbol, pero éramos tan malos, tan malos que el arquero de los otros equipos se volteaban y nos daban la espalda. Un día casi echamos gol, alguien pateó la pelota, iba rodando tan suavecito hacia a la portería y todos le gritaban al portero voltéate, voltéate y no era sordo, se volteó y agarró esa pelota. Claro que después mejoramos, ya íbamos al Cejusa, en la Colonia Centro América, llegaban mi papá y mi papa a vernos, ahí ya habíamos mejorado, ganamos trofeos, Jorge mi hermano mayor se ganó el trofeo de goleador, ya teníamos otro nivel. Ahí vi algo inusual, algo que no debí ver. Iba el papá con sus dos hijos uno uniformado de portero y el otro de jugador de campo, pero a uno golpeaba en la cabeza y le daba patadas, yo nunca había visto eso. La humillación que estaba pasando frente a todos, luego le decía: aprendé de tu hermano, así quiero que seas.

Y es que el amor de un padre así, puede ser únicamente condicional, es “un amor”, entre comillas, que produce inseguridad, porque realmente amor no hay, hay premio y castigo. El Señor nos dice que lo largo del amor de Cristo nos muestra que nucas se agota, que es incondicional, que es fuente inagotable de amor, está al alcance de todo el que se arrepiente de sus pecados. Lo ancho: toda la humanidad Lo largo: la duración nunca se agota. Dice lo alto de su amor, esto nos muestra la promesa de la vida eterna y cuando se conoce lo alto de su amor empieza a ver este mundo con otros ojos. Crea, yo no me quiero morir todavía, yo amo esta vida, disfruto de estar en un servicio como este donde hay uno que otro doblado, bien dormido, pero la mayoría me está poniendo atención. Esta vida es demasiado buena, aún con sus cosas negativas que tiene.

Si me dijeran que me voy a morir hoy, me pondría triste. Cuando tenía 19 años y me iba a morir decía, si me voy a morir ni modo, me voy. Pero Padre me guardé tanto, Señor, mi luna de miel, yo quería mis patojos, yo quería tener cuatro hijos. Y en medio de la tristeza yo puedo decir que cuando está en Cristo hay una tristeza con una esperanza, porque sabe que cuánto dura este tiempo terrenal. Si Dios me da ochenta para para vivir, qué son ochentas años. He llegado a hospitales, he llegado a casas a ver a gente que si Dios no hace un milagro se va a morir. Y ellos lo saben, la familia lo sabe y hay algunos, que reprenden el espíritu de muerte de un viejito de 99 años de edad que está en las últimas. Está establecido que el hombre muera una sola vez y después el juicio, todos nos vamos a morir, aunque Dios nos sane cien veces. He llegado a esas casas y he encontrado más fortaleza en estos enfermos terminales que gente sana. Porque este enfermo terminal tiene los ojos puestos en la gloria celestial. La esperanza de la iglesia cristiana no es una vida eterna en este cuerpo terrenal, es una vida eterna en un cuerpo celestial y estando frente al que merece honor, al que merece gloria para siempre.

Esa es nuestra esperanza, no significa que no voy a morir, estamos en un cuerpo terrenal pero vamos a resucitar en un cuerpo celestial, diferente. Yo no me quiero morir, es más, quisiera enterrarlo a usted, tener el privilegio. Recuerde que el apóstol Pablo está preso y quiere que ellos sean fortalecidos, tiene el secreto, el glorioso Evangelio que es esperanza. Dios bendice a sus hijos, pero la bendición más grande es la salvación. Porque Dios es tan bueno que hace salir el sol sobre buenos y malos y por eso vemos a gente que no cree en Dios y tiene prosperidad, porque es diligente, es trabajadora, esforzada, íntegra, pero pagará las consecuencias de vivir lejos de Dios. Lo alto de su amor nos muestra la promesa de la vida eterna. La altura del amor de Cristo se ve manifiesta al saber que nos ama de tal manera que pasaremos una vida eterna con Él en el cielo.

No hay día más ingrato que el primer día de clases. Yo lloraba, tenía un doctorado en lloro y para ajuste de cuentas el colegio estaba a una cuadra de mi casa, quería regresarme y ver televisión, en ese tiempo solo había pocos canales y anunciaba películas de súper estreno y eran películas que cinco años atrás habían estrenado. La seguridad de los papás era algo que unos anhelaba, uno atrás del carro se dormía y al otro día por arte de magia amanecía en su cama bien tapado. Y algunos ingratos se hacían los dormidos, para que los cargaran y allá estaba el papá exponiéndose a la operación que tuvo después de 25 años de columna, por llevar al nene de nueve años, por la seguridad de tener un padre no importa lo que venga. Cuando usted muera va a estar en el asiento de atrás con su padre y eso no es sufrimiento, eso es paz.

Hay gente que dice: esos cristianos vendiendo cuentos que el cielo y otras cosas, yo solo le digo: yo sé en quién he creído y yo sé lo que me espera y si fuera una mentira, sería la mejor mentira del mundo, porque transforma el corazón del hombre de adentro hacia afuera, da esperanza eterna. Infunde fuerzas en lo más profundo de nuestra alma y no importa qué venga, no importa, siempre estamos con la frente en alto, con los ojos viendo al cielo donde está nuestra esperanza. Termina diciendo, lo ancho del amor de cristo incluye a toda la humanidad, lo largo del amor de Cristo nos muestra que nunca se agota su amor. Lo alto de su amor nos muestra la promesa de la vida eterna, y la profundidad de su amor nos muestra la encarnación de Cristo.

No tenemos un Dios incapaz de compadecerse de nosotros. No es lo mismo que usted vea a gente con una necesidad económica, cuando nunca la ha tenido. Por eso me impresionó ese video que pasaron en internet, donde la gente va a pedirle dinero a otros y no les dan. Pero van a pedirle dinero a un indigente y les da. Vi el video de un niño en Estados Unidos con un frío horrible y sin una sola chumpa. La gente pasó, pasó, él se tiró al suelo y se tapó con algo. Minutos después llegó alguien que se agachó y se sentó a su lado. – ¿Qué te pasa?– Estoy solo, no tengo casa donde vivir. –No te preocupes, le dice, yo también. Yo te entiendo, sé lo que estás pasando–. Y se quita la chumpa el indigente y se la da a él. –Tranquilo, yo sé lo que estás pasando–. Entonces salen los del experimento de las cámaras y le regalan dinero. Y le preguntan ¿por qué lo hiciste, por qué lo ayudaste? Y dijo, porque yo lo entiendo.

¿Sabe qué dice el libro de Hebreos? que tenemos un sumo sacerdote, porque todo lo que ve en el Antiguo Testamento, el templo de reunión, el tabernáculo de reunión, el lugar santo, el lugar santísimo, el sacrificio de animales, es precisamente la sombra de los lugares celestiales. El lugar santísimo no es sino el mismo cielo donde está Dios. Dice que no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nosotros, sino uno que nos comprende, que conoce nuestras debilidades, por lo tanto acerquémonos confiadamente al trono de su gracia, para recibir el socorro en el momento oportuno. La profundidad de su amor nos muestra la encarnación de Jesucristo.

Nosotros predicamos que todo ser humano está perdido en sus pecados, pero que hay un salvador Dios que se vistió de carne y huesos y habitó en medio de nosotros, precisamente para conocernos, que fue tentado en todo pero sin pecado y siendo así el único sacrificio que aplaca la ira de Dios y que nos da esperanza, porque por fe en su sacrificio ahora entendemos que Jesús nos sustituyó para que tengamos una nueva vida. No solo perdón de pecados, transformación de vida, no obediencia solo por temor sino por amor. Filipenses 2:5-11 La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse.
Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor.

La oración del apóstol Pablo termino diciendo para que puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento. Hoy está en todas las bocas de Guatemala nuestro expresidente Otto Pérez Molina y la expresidenta Roxana Baldetti. El perdón de Dios no es justo, lo justo de Dios es el castigo, pero su gracia nos da el perdón, sin son condenados estos dos exfuncionarios podrán enfrentar la condena del hombre, pero si se arrepienten, delante de Dios, de sus pecados, alcanzarán misericordia, porque Dios es amor y no se complace en la muerte del malvado. Solo quiere que se arrepientan de su conducta. Dice la Escritura, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento para que sean llenos de la plenitud de Dios. La plenitud de Dios solo puede habitar en nosotros cuando entendemos estas cuatro formas de ver su amor a través de Cristo Jesús.

Si está aquí y se siente indigno por la vida que ha vivido o está viviendo y se siente triste, dele gracias a Dios, todavía está vivo, arrepiéntase de sus pecados, viva para Él, honre aquel cuyo amor es incapaz que no podamos entender.

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007