Familias sobre la roca (código 2016-174) – Radios Fráter
  • mayo 25, 2016

Familias sobre la roca (código 2016-174)

Escuche:

Hoy iniciamos una serie de temas que se llama Familias sobre la roca, queremos construir familias que formen hijos que a su vez formen familias conforme al corazón de Dios, es decir, familias que formen hijos que estos hijos formen familias, que formen hijos, que estos hijos formen familias, así sucesivamente, conforme al corazón de Dios. Por casualidad, pregunto, ¿habrá tenido problemas con su familia alguna vez? ¿Alguien, antes de venir a la iglesia, tuvo problemas y venir con esa cara angelical? La familia es algo que debemos trabajar para que Guatemala sea transformada y el mundo sea transformado. Por eso esta serie. Quiero animarle que la próxima semana traiga a sus parientes y amigos, especialmente aquellos solteros, porque vamos hablar acerca de lo que los solteros necesitan saber, esos errores que cometen al buscar a la pareja.

¿Por qué hablar sobre una serie con temas acerca de la familia? ¿Por qué la familia? Y es que está en riesgo, todos los martes por las mañanas damos el devocional los directores de la iglesia y yo como Pastor Asociado, los directores del colegio. Comienza con oración, con lectura de la Palabra, oración por peticiones y luego empiezan su ciclo académico, su horario normal.

Y es triste cuando nos sentamos con estos niños, yo quito escritorios y vamos al sueldo, porque recuerdo el colegio, ¡qué aburrido! Uno dictaba, uno escribía lo que el otro dictaba,  me decía ¿por qué no lo dan impreso? Y nos sentamos  en el suelo, principalmente los más pequeños. Cuando terminamos preguntamos ¿quién tiene una petición especial? Al principio todos están en silencio, pero uno siempre rompe el hielo y dice yo. ¿Por qué quieres que oremos? Las oraciones son típicas, los más pequeños por los abuelos que están enfermos; mi abuelita se cayó y se quebró la cabeza del fémur; mi abuelito está enfermo de la diabetes. Oran por sus papás, que se va de viaje, es visitador médico, pero también abren su corazón y de pronto dicen: yo quiero que oremos para que mi papito regrese a dormir porque lleva varios días sin llegar a la casa.

No les estoy hablando de padres que no conocen de Dios, estoy hablando de padres cristianos. Queremos que oremos porque mi papá y mi mamá se viven peleando todo el tiempo y cuando venimos al colegio vienen peleándose en el carro. Quiero que oremos porque fulano de tal hizo tal cosa. ¿Cree que hay secretos en su casa y sus hijos estudian en un colegio? No hay, todo lo cuentan, usted se enfermó y le dio diarrea, todos lo van a saber en el colegio.

La familia es la célula básica de la sociedad y la sociedad es la suma de las familias, por eso vamos hablar de familias, porque la familia es el plan de Dios. Vamos a Génesis 2:15, pero antes cuento lo que dice Génesis 1:1 Dios en el principio,  creó los cielos y la Tierra. La Tierra estaba desordenada y vacía y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la faz de la Tierra. ¿Qué hacía el Espíritu de Dios yendo y viniendo en un desorden, en un caos total? Me gusta pensar, como aquel arquitecto que se para frente a un terreno, estaba soñando con su creación.

Y en Génesis 2:15-25 leemos el origen de la familia: Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara, y le dio este mandato: «Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás.» Luego Dios el Señor dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.»  Entonces Dios el Señor formó de la tierra toda ave del cielo y todo animal del campo, y se los llevó al hombre para ver qué nombre les pondría. El hombre les puso nombre a todos los seres vivos, y con ese nombre se les conoce. Así el hombre fue poniéndoles nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo. Sin embargo, no se encontró entre ellos la ayuda adecuada para el hombre. Entonces Dios el Señor hizo que el hombre cayera en un sueño profundo y, mientras éste dormía, le sacó una costilla y le cerró la herida. De la costilla que le había quitado al hombre, Dios el Señor hizo una mujer y se la presentó al hombre, el cual exclamó: «Ésta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará “mujer” porque del hombre fue sacada.»” Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser. En ese tiempo el hombre y la mujer estaban desnudos, pero ninguno de los dos sentía vergüenza.

Vemos a Adán que está solo, el Señor lo ve solo y dice que no es bueno que el hombre esté solo y entonces lo opera y de su costilla forma a la mujer. Y se la presentó y le dijo, te tengo una sorpresa y Adán dijo: otra jirafa. Pero dice la Escritura ¿estaban cubiertos con ropa? estaban desnudos. ¿Cómo se la presentó entonces? Tal cual como usted vino a este mundo, con las nalgas peladas. Se la presentó y entonces exclamó: esta sí es carne de mi carne y hueso de mis huesos. Recuerde que solo  tenía la imagen de una mona y una gorila, ahora tenía a esa mujer. Se imagina, estaba solo, se recuerda aquella película donde Tom Hanks está perdido en una isla y solo tiene a Wilson con el que se hablan y se pelean. Wilson era su mejor amigo, pero era imaginario.

Adán estaba solo, se imagina la alegría de encontrar a alguien como usted en medio de la nada, su ayuda adecuada. La familia es el plan de Dios, nace en el corazón de Dios. El punto es que el hombre deja a su padre y a su madre,  analice lo que dice la Escritura: deje de ser shute, ya no sea metido más de la cuenta. Dice que deja a su padre y a su madre y luego dice que se une a su mujer y los dos se funden en un solo ser.

El matrimonio es una fundición donde usted toma dos velas, una de color amarillo y la otra de un rosado, las enciende, empieza a derretirlas sobre un nuevo frasco. Es algo que jamás  se puede separar. El matrimonio no solo lo vemos aquí, más adelante en Génesis 1:27-28  dice Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo. El asunto de Dios era llenen la Tierra, no sean solo pareja, tengan hijos.

Mientras más se nos vende el concepto de disfrutar la vida, más se nos vende un concepto de paz y tranquilidad, tener familia no es fácil, es difícil. Me decía un amigo, tengo un hijo, es cansado. Espérate, le dije yo, que tengas tres. Los que tenemos cuatro sabemos lo alegre que es desde la bañada hasta el hueverío que se comen. Jóvenes, el plan de Dios para su vida es que un día encuentren esa pareja y juntos comiencen una familia. Yo sé que usted hoy comenta: el día que tenga una familia no voy a ser como mi papá. No voy a ser como mi mamá, voy a ser diferente.

Por qué hablar sobre la familia, porque ese es el plan de Dios. Tanto ama Dios a la familia que nuestro Redentor nació en una familia, no apareció a los 30 años sin padre ni madre, ni hermanos. Tanto ama Dios a la familia que es la imagen que utiliza en la que Jesús es el novio y Su iglesia es la novia. Por eso que las próximas semanas vamos a estar hablando sobre esta serie, porque la familia es el plan de Dios para que toda persona tenga un lugar seguro de amor incondicional. 1 de Juan 4:8 dice El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. Si algo tiene que haber en su familia es amor incondicional. ¿Sabe qué es amor incondicional? Es amar a su hijo por lo que es y no por lo que hace. Esa es una familia, donde el papá ama a su hijo por lo que es y no por lo que hace.

Recuerdo que de pequeño jugaba en los campos del Cejusa, es un lugar católico donde el requisito para jugar es entrar a misa. Los sábados íbamos  jugar con mis hermanos, nos daban unas goleadas. Mi papá nos iba a ver jugar. Llegó el tiempo en el que sí éramos buenos, Jorgito principalmente, llegó a ser el goleador de la liga, buenos goles. Ahí,  vi una de las escenas más horribles de mi vida, iban gemelos caminando, uno con sudadero de portero y el otro con la camisola de jugador de campo.  El papá le decía a uno por qué no eres como tu hermano y le pegaba en la cabeza. Mira a tu hermano, aprende. Y lo pateaba.

La familia que Dios planeó es para que todos tengan un lugar  seguro de amor incondicional en donde al hijo se le ama por lo que es y no por lo que hace. Dios lo estableció así, no debe amar a sus hijos por lo que hacen sino por lo que son. Cuando nació nuestra hija Ana Isabel, se la pusieron en el pecho a mi esposa y se puso a llorar y a bendecir. ¿Por qué? Porque era su hija, ¿qué había hecho ella y Juan Marcos por nosotros? Nada, nada. Y eran amados porque eran hijos. Papás, mamás sé que a lo mejor han crecido en familias en donde se ama por el desempeño. Si es bueno es amado y si es malo no es amado. Ese no es el tipo de amor de un padre, un padre debe amar incondicionalmente, porque Dios planificó a la familia para que fuera un lugar seguro donde todos tuviéramos amor incondicional.

No hablo de consentir a los niños, hay que corregirlos, pero sí le estoy hablando que un hijo debe ser amado incondicionalmente. Por lo general un padre lastimado se convierte en un padre que hiere. ¿Cuánto hace que abrazó a su hijo y lo bendijo? Jesús se bautiza y del cielo se oye: este es mi hijo amado en el que tengo complacencia, Dios. ¿Cuándo le ha dicho a su hijo te felicito, a pesar de que perdiste el año? Mi amor, te estás esforzando este año, eres un hombre de bien, estás asistiendo a la iglesia, vas a poder cambiar. ¿Cuándo abrazó a su hija y le dio un beso? ¿Sabe por qué los hijos se rebelan contra los padres? Porque no se sienten aceptados ni amados y se sienten aceptados y amados por un amigo que ellos creen bueno, porque es un buen amigo pero es una mala influencia para sus vidas.

La familia que Dios planeó es una familia en donde toda persona debe tener un lugar seguro de amor incondicional, y no solo le hablo acerca de los partos, el amor incondicional nos los da Dios en el corazón. Tengo cuatro hijos, dos biológicos que nacieron por un parto y dos adoptadas que nacieron del corazón. ¿Qué hicieron ellas para llegar a mi casa? Nada, una llegó a los seis años y medio y la otra a los nueve años y medio. Una tiene ocho y la otra diez. Nosotros fuimos a hacer todo el papeleo, llegó una trabajadora social a la casa, nos preguntó sobre las finanzas, tuvimos que apuntar un montón de cosas, fuimos con un psicólogo mi esposa y yo juntos, los niños aparte. Nos hicieron exámenes de sangre a los cuatro.

Primero adoptamos a Darly y luego a Evelyn. Cuando llegaron a la casa, cada quien en su tiempo, les dije que se sentaran a la mesa con nosotros y que todo lo que miraban era de ellas. Todo, la mesa, los carros, las teles. No les dije del todo la verdad, porque la casa todavía es del banco. Y les dije lo siguiente: no tuvieron que hacer nada para venir y no tienen que hacer nada para permanecer. Jamás las voy a regresar porque ustedes son mis hijas. A partir de ahora ustedes son López García.

La familia es el plan de Dios para que todos tengan un lugar seguro para un amor incondicional. Ame a sus patojos, aunque hay algunos que son difíciles de amar, aquellos que apoyó  económicamente y ya los volvió a apoyar. Ya perdieron un año, ya perdieron otro. Y yo les digo sígales dando pero amor, béselos, abrácelos. Hablaba  con un jovencito que había caído en el homosexualismo y me decía que no le gustaba, pero  disfrutaba la atención.

Por qué vamos a hablar sobre esta serie, porque la familia es el plan de Dios para que todos tengamos un lugar donde seamos formados, para que vivamos conforme a Su voluntad. Y cuando somos formados y vivimos conforme a Su voluntad, vamos a tener paz. Los mandamientos de Dios son vida, paz y son salud del cuerpo. Cuando entendemos que este cuerpo es el hardware, pero necesitamos instalar el software. Tenemos una Mac y podemos ponerle Windows o ponerle el sistema de Apple, lo mismo es con la vida, a nuestra vida podemos instalarle la perfecta voluntad de Dios o podemos instalarle la naturaleza pecaminosa. A los hijos debemos instalarle el software de Dios, que lean la Palabra todos los días, que la conozcan, si no se nos van a perder; y eso es la familia, un lugar donde debemos enseñar.

La Escritura dice Huye el impío sin que nadie lo persiga;  Mas el justo está confiado como un león. Cuando usted y yo no quebrantamos los mandamientos de Dios dormimos confiados, porque son vida, salud y paz al cuerpo. El software de Dios es este, la gente murmura que los están atontando. Cómo va a ser un cristiano tonto, si tiene la oportunidad de robar y no roba, tiene la oportunidad de hacer el bien y no se hace el desentendido sino que hace el bien. Ser cristiano es ser el camino del amor, el amor por Dios y del amor por el prójimo, es el único y mejor camino. Eso debe ser la familia.

Proverbios 4:20-27 dice Hijo mío, atiende a mis consejos; escucha atentamente lo que digo.  No pierdas de vista mis palabras; guárdalas muy dentro de tu corazón. Ellas dan vida a quienes las hallan; son la salud del cuerpo. Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida. Aleja de tu boca la perversidad; aparta de tus labios las palabras corruptas. Pon la mirada en lo que tienes delante; fija la vista en lo que está frente a ti. Endereza las sendas por donde andas; allana todos tus caminos.  No te desvíes ni a diestra ni a siniestra; apártate de la maldad.

Lo bueno es que el software de Dios puede ser instalado en cualquier momento, en cualquier persona y no necesita ningún hardware. Solo necesita reconocer que está roto, reconocer que está quebrado. Si los bienes fueran y la riqueza fuera lo que llena a la humanidad ningún millonario se quitaría la vida, Jesús dijo la vida del hombre no pende de la abundancia de los bienes que posee. La riqueza más grande es saber quién soy en Dios, por qué estoy en esta tierra y para  donde voy y entender que la muerte no es el fin, es la entrada a la vida eterna.

¿Por qué vamos a hablar de familia? Porque la sociedad que tenemos es el resultado de las familias que formamos o deformamos. Se sale a la calle y no se puede sacar el celular y caminar tranquilo por cualquier lugar a las 7 de la noche. Lo guarda muy secretamente porque siente que ya se lo van a robar y le costó un ojo de la cara.  Queremos hablar de la familia porque, precisamente, la sociedad que tenemos no es sino la suma de todas las familias que formamos o deformamos. Se da cuenta que todo desgraciado fue un hijo. Se da cuenta que el que ya se dio cuenta que su corazón es tan duro es capaz de bajarse de la moto, sacar el arma, disparar y se va. Él fue un hijo. Una mamá lo amamantó, alguien lo abrazó, alguien lo cargó, alguien le dio de comer, ese niño hizo gracias, pero ahora es alguien que atenta contra nuestra vida, pero no es de gratis.

El Dr. Jeffrey de León contó cómo uno de sus amigos, que trabaja con los mareros de El Salvador, ha logrado entrar con los meros, meros. ¿Sabe por qué tienen un corazón duro? Uno de ellos decía que cuando era niño y hacía algo malo su papá le pegaba, lo agarraba de la mano y con un alicate le arrancaba una uña del dedo. Seres invisibles muchas veces ante la sociedad. Cuánto dolor, amargura y tristeza puede haber en el corazón de un niño que crece en una familia que no es un lugar seguro de amor incondicional, que no es un lugar donde lo forman conforme a la voluntad de Dios, que no es un lugar en donde hay amor, hay paz. Qué podemos esperar de una sociedad que tiene familias débiles.

Esta jovencita fue secuestrada, gracias a Dios el mismo día la liberaron, mientras estaba sentada en la cama en ese cuarto donde la tenían cautiva, de hecho golpeaban al otro hombre que estaba secuestrado en otro cuarto y le decían ¿por qué tenés tantas cosas y no tenés dinero? No aparentés. No tenía ni para el rescate. Pero en medio de todo, esta jovencita le dijo al que la cuidaba –venga para acá, arrodíllese –. Y el joven se arrodilló. –le voy a dar un abrazo–, y con sus manos amarradas lo abrazó. Mientras lo abrazaba las lágrimas de él caían sobre sus brazos y le decía –nunca antes alguien me había abrazado –.

Nuestra sociedad es la suma de todas las familias que formamos y deformamos. Hablamos de esta serie de Familias sobre la roca, porque la Fráter existe para ser una iglesia cristiana para la familia. Acá es un lugar seguro donde les vamos a enseñar de la Palabra de Dios a las familias. Y al que no tiene familia lo vamos a ser familia, porque nosotros nos llamamos, por eso, hermanos en Cristo. Dice la Escritura que Dios hace habitar a los desamparados en familia y la familia es la iglesia, un lugar seguro de amor incondicional también. Desde nuestros inicios, 1979, nuestra visión ha sido ser una iglesia cristiana para la familia que proclama el amor de Dios, manifiesta el poder del Cristo resucitado y persevera en el orden dado en la Biblia.

Eso somos, y nuestro llamado es ganar una persona a la vez, una familia a la vez para traerla al arrepentimiento de pecados y que el software de Dios sea instalado en su vida. Cuando reconoce alguien que Dios existe, el Todopoderoso no solo existe sino que dejó revelado su camino  y dicho sea de paso, tenga cuidado con los que tienen “revelación”,  porque no existe más revelación aparte de esto, Usted mira un montón de canales cristianos, y escucha radio y le digo esto porque me preguntan que tienen duda sobre alguna cosa que escucharon de algún pastor. Hay que ir a la Palabra, les digo.

La familia, ese es nuestro sueño. Esta señora vino a la iglesia, sus cuatro hijos, cada quien en su mundo, una vida destruida. Entrega su vida al Señor, el Señor transforma su corazón, se arrepiente de sus pecados, cree en el Evangelio de Jesús, reconoce que Dios perdona no por nuestras obras sino por la justicia de Cristo, el único que pudo ser tentado en todo pero sin pecado y que puede sustituirnos en la cruz y aplacar la ira de Dios y reconciliarnos con el Padre, así de fácil, como me dijo un albañil cuando le presenté el Evangelio, me dijo Dios la puso fácil como en bajada. Esta señora le decía a sus hijos: mañana vamos a la iglesia al primer servicio de la Fráter Roosevelt. Un amigo me contaba la historia, llegaba a las cuatro de la mañana, cinco de la mañana a bañarse. Si no le caía con su mamá. Llegaba al servicio o de goma o bien socado todavía. Lo bueno, un día Cristo lo alcanzó, lo atrajo a Él, perdonó sus pecados y lo liberó no solo del alcoholismo sino del cigarro y dice que eso le costó más. Seguía viniendo a la iglesia y se echaba su cigarrito, para ir al baño, después del almuerzo ¿me entiende?

Cuántas familias han sido alcanzadas por el Evangelio de Jesús por medio de la predicación de la Fráter. Pero también hay quienes tienen familias no creyentes y ese es nuestro desafío, por esto la serie que ya iniciamos, tráigaselos. Quién no quiere tener una buena familia, vamos hablar sobre esta serie la próxima semana, porque una familia sobre la roca es aquella que está construida sobre la roca que es Cristo. Y cuando una familia está construida sobre la roca que es Cristo no importa qué venga, siempre está en victoria, aunque esté de  rodillas. Sabe que esta vida es importante, pero la eterna es todavía más importante.

Mateo 16:13-20 Cuando llegó a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: —¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre? Le respondieron: —Unos dicen que es Juan el Bautista, otros que Elías, y otros que Jeremías o uno de los profetas.  —Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?  —Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente —afirmó Simón Pedro.  —Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás —le dijo Jesús—, porque eso no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en el cielo. Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y las puertas del reino de la muerte no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo. Luego les ordenó a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Cristo.

Jesús dijo que “sobre esta piedra edificaré mi iglesia” y no se refería a Pedro sino a la confesión “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, todo aquel que reconoce que Jesús es el Cristo, el Nombrado, el Apartado, el Consagrado para venir a la Tierra desde el cielo, a ser tentado en todo pero sin pecado y morir en la cruz del Calvario en nuestro lugar, su vida es transformada, Dios cambia su corazón, lo hace de nuevo, trasforma su vida al punto de lo que antes amaba del pecado ahora lo odia y le provoca repugnancia. Si usted se siente sucio en medio de su vergüenza del pecado dele gracias a Dios, porque su corazón todavía siente y es Dios llamándolo a arrepentirse de sus pecados, a creer en el Evangelio de Jesús, a tener vida.

Queremos familias sobre la roca, aquellas que confiesan que “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. Cristo es nuestra reconciliación, nuestra esperanza de vida.

¿Por qué vamos hablar sobre esta serie? Porque debemos enseñar a los solteros sobre cómo formar una familia sobre la roca. Si de soltero no le enseñamos, esto va a ser un caos. Necesitamos medicina preventiva para el matrimonio, necesitamos que los jóvenes sean como un dron que se eleva por encima del bosque que no nubla el norte y sepan a dónde deben ir. Necesitamos que su hijo y su hija sepan escoger pareja. Hay padres que no saben qué hacer, su hija se enamoró de un cuate, era un amor, una belleza, ahora es rebelde, malcriada. Jovencitas, no les conviene un novio que le dice que se rebelen contra sus papás. No, si no lo anima a obedecer a sus padres ¿cree que un día van a poder ser pareja y llevarse bien? Eso va a ser el tema de la próxima semana. Hay un montón de jovencitos y jovencitas que tienen novio y no saben ni por qué. ¿Tiene novio? ¿Por qué? Porque sí, dice. ¿Por qué sí, qué? No sé.

Estaba con un amigo y un vecinito me dice hoy que es viernes ¿se va a echar una “chelita”? Me dijo. Yo no, le respondí, y ¿vos qué vas a hacer. Unas mis “chelitas”. Y ¿por qué tomás?, le vuelvo a preguntar. Se me queda viendo y me dice buena pregunta, nunca me he preguntado por qué tomo. Esto va a ser lo que viene las próximas semanas y yo les digo traigan a los jóvenes, a los solteros. Somos una iglesia cristiana para la familia y de una vez les digo, no  solo vamos a dar medicina preventiva que a la vez va a servir a los papás para aconsejar a sus hijos, a los amigos de los hijos, a todas las personas. Vamos hablar también acerca de medicina correctiva. Hacemos esta serie precisamente porque debemos enseñar a los casados cómo dirigir a la familia, para que tengamos una familia conforme el corazón de Dios, porque al final de cuentas la sociedad es solamente la suma de las familias que formamos o deformamos.

Todos tendemos hacia el mal. Jóvenes, sus papás incluso tienen tendencia hacia el mal, tienen pensamientos de mal,  tienen tentaciones, pecan, necesitan un pescador. Efesios 3:14-21 es Pablo dice Por esta razón me arrodillo delante del Padre, de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo;  en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios. Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén.

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007