Los errores más comunes que un soltero comete al buscar pareja – Parte 2 – Radios Fráter
  • junio 8, 2016

Los errores más comunes que un soltero comete al buscar pareja – Parte 2

Escuche:

Este tema es para los que están con deseos de casarse, para los que están casados y para los que están arrepentidos de haberse casado. Necesitamos estar preparados para instruir a nuestros hijos, a nuestros nietos, a nosotros mismos en este tema tan fundamental como lo es el tema del matrimonio. Bertrand Russell dijo “una buena vida es aquella inspirada en el amor y guiada por la inteligencia”. En el libro Alas para tu familia, que está disponible en Fráter Librería, en el capítulo seis, hablo sobre lo que se llama inteligencia matrimonial. Claro que necesitamos inteligencia para el matrimonio.

Ser soltero es muy bueno, todos fuimos solteros alguna vez. Ser soltero es muy bueno hasta cierto punto, pero llega el momento en el que necesitamos formar un hogar. Casarse es fácil y es difícil, es fácil porque cuando se está por casarse todos lo ayudan. Unos regalan las flores, otros el vestido, el anillo, el viaje de luna de miel. Hasta hacer una lista se estila ahora en algunas bodas. Se va a una súper tienda y encuentra la lista de lo que piden los que se van a casar. Empieza a ver esa lista y les regala lo que quiere de acuerdo a sus compromisos.

Curiosamente, hace algún tiempo, en Prensa Libre publicaron la portada de la revista dominical D, el retrato de una gitana y el tema era “la cura del mal de amores”. Se trata alrededor de mitos y costumbres de “Vanushca”, la gitana que murió de amor. La tumba de la gitana Margarita Mielos es considerada el templo mágico para implorar favores amorosos. Apenas se ingresa al cementerio general de Xela, al lado derecho, se encuentra una tumba que se distingue de todas las demás. Estas tumba está siempre bien pintada. Es más, la pintura es cambiada con frecuencia por todos los favores que la gente ha recibido de Vanushca.

Margarita Mielos, que es su nombre original, fue una gitana que vivió en Quetzaltenango y según dice la tradición se enamoró, pero se enamoró de una persona más joven que ella, un muchacho de clase alta. La familia no quiso que ese jovencito se casara con la gitana. Entonces, dicen algunos que lo enviaron extranjero y otros que a la capital de Guatemala para dar por terminada esta relación romántica. Ante tales circunstancias, Vanushca  decidió quitarse la vida. Cuentan que murió por amor, por esos han convertido su tumba en un santuario del amor, muchos enamorados llegan allí y hasta escriben sus peticiones en la pared de esa tumba.

Estas son algunas de ellas: “Porfa, quiero al amor de mi vida y que me pueda perdonar. Atte. Paula”. Otra dice “Ayúdame a que Pablo se dé cuenta lo mucho que lo amo. Hace cinco años, y no puedo olvidarlo”. Otra  “T P (te pido) porfa ayúdame con estos locos sentimientos. Quiero ser feliz con el amor de mi vida. L”. “Te pido que mi tío se case”. “Ayúdame para que se fije en mí Vivian, Atto. Pedro”. “Ayúdame para que Pablo se case pronto conmigo. Tales son las peticiones dirigida a Vanushca en el Santuario del Amor en el cementerio der Xela.

La verdad es que casarse es cosa seria, como ya lo hemos dicho. Hay un proverbio ruso que reza: antes de embarcarse en un viaje, ore una vez. Antes de salir para la guerra, ore dos veces y antes de casarse ore tres veces. Imagínese, los rusos piensan que viajar es complicado, estar en guerra es más complicado, pero casarse es triplemente complicado. Un proverbio árabe dice así: “escoja su caballo entre un ciento, su amigo entre un millar y su esposa entre diez mil”. O sea que no es fácil. A muchas señoras y señoritas les gusta comprar zapatos, pero no entran al almacén, miran uno, lo escogen, se lo prueban, lo pagan y se lo llevan. Esto no existe sino únicamente en el sueño del vendedor, porque si la señora quiere un par de zapatos baja toda la zapatería y después de probarse cien pares de zapatos le dice a la dependiente están muy bonitos, pero solo voy a dar una vuelta y regreso. Qué trabajo de paciencia para los que venden zapatos.

Y así somos para muchas cosas, nos tomamos el tiempo. Queremos comprar una casa nos tomamos el tiempo, queremos comprar un traje se pone uno, se lo prueba y si le queda muy apretado no dice así me lo llevo. Usted no quiere andar apretado con ese traje toda la vida, se toma su tiempo. Para escoger pareja, la moraleja es tómese su tiempo, no se apresure. Según la Biblia no es fácil hallar esposa, es más dice en Proverbios 18:22 Quien halla esposa halla la felicidad: muestras de su favor le ha dado el Señor. Así que los que ya hallamos esposa bendito sea el Señor. Recuerde, más vale fea conocida que bonita con sida. Más vale vieja conocida, que nueva con sida. Señora, su esposo ya parece albóndiga con patas, pero sabe que si se acuesta con él va amanecer sana, porque ya se acostó con él más de 39 años, seis meses, quince días y anoche. Pero de qué le sirve tener a usted una aventura con alguien enfermo. Quien halla esposa, lo que quiere decir es que hay que buscar, busque. Jesús dijo el que busca encuentra, el que pide recibe y el que toca se le abrirá. Así que tampoco espere que le va a caer. No espere que por fe le va a caer su Cleopatra, no. Busque. Por eso es bueno que se integre a la célula y vaya y sea amable con todas y con todos. Venga a la iglesia, aquí la va a encontrar.

David Niven en su libro Los 100 secretos de las parejas felices, escribe que los mejores momentos de la vida nos llenan de felicidad y los más tristes nos sumen en la desdicha, pero el día promedio no nos produce ninguna de las dos cosas. Definimos nuestras relaciones no respecto a los mejores días ni respecto a los peores sino a los días promedio. Esfuérzate por ser un apoyo en los distintos aspectos de la vida en esos días promedio. De esta manera estarás proporcionándole a tu relación una base sólida. El éxito  generalmente hablando no se produce por mera casualidad, el éxito no es un chiripazo como decimos en Guatemala, no ocurre por casualidad, es extremadamente raro en cualquier área de la vida.

Un programa de televisión que veía de niño, de unos campesinos de los Estados Unidos, que se llamaba Los Beverly Hills. El programa se inicia cuando el hombre campesino norteamericano va de cacería, de repente aparece un conejo, le dispara y en vez de darle al animalito le da a la tierra, y empieza a salir petróleo. Resulta que en su terreno había petróleo y se vuelve multimillonario. Y así como era de campesino, común y corriente  de pronto tiene tanta plata que compra una mansión, tiene su carro, sirvientes, tienen de todo, pero eso es solo película, no es cierto. Usted puede ir con su escopeta a disparar por todo Petén y no va a encontrar nada, porque el éxito no es cosa así de rápida ni por chiripazo.

La felicidad en el matrimonio nunca es por accidente, siempre es un logro. No se casa y por suerte ya es feliz, qué dichoso, encontró una mujer que lo hace  feliz. En primer lugar quiero recordarle, usted no se casa con alguien que lo va a hacer feliz, usted se casa a quién usted vas a ser feliz, si puede. Porque usted va a ser feliz con su mujer o sin su mujer. Si usted no es feliz ahora que es soltero, casado va a ser peor, créamelo. Cuando amanezca con esa mujer despeinada, ¿qué va a hacer? Siempre se dice: quiero a alguien que me haga feliz. No, el único que lo va a hacer feliz se llama Jesucristo, Él le va a dar la verdadera felicidad a usted y va a ser feliz con su mujer, sin su mujer, viudo, soltero o casado, porque la felicidad es fruto del Espíritu y es producto de una actitud de contentamiento.

Cómo se explica usted que Marc Anthony se haya casado con Jennifer López y luego se haya divorciado, pero eso pasa todo el tiempo, la gente no es feliz por casarse con una celebridad, con un monumento de mujer. A lo mejor necesita cambiar su manera de pensar. La felicidad en el matrimonio nunca es por accidente, siempre es un logro. Si está aspirando a tener una pareja en la que sea su permanente anfitrión toda la vida, se arruinó. Tiene que pensar en dar para recibir, usted da amor, va a recibir amor. Da respeto, va a recibir respecto. Da cariño, va a recibir cariño. Usted no puede esperar a recibir lo que no está dispuesto a dar. En la vida debemos tener relaciones en las que estemos dispuestos a sacrificarnos para dar.

Este fin de semana me recordaba uno de mis conocidos una frase que le dije cuando me preguntó ¿cuándo estoy listo para casarme? Y le dije, cuando estés dispuesto a trabajar para que otros descansen, a pasar hambre para que otros coman y a morir para que otros vivan. Esa es la verdad, cuando usted se casa renuncia a todos sus derechos, ya no puede decir esta mano es mía, es de su mujer. Ya no puede decir esta boca es mía, es de su mujer. Y la señora tampoco puede decir este cuerpecito es mío, es de su marido. Doscientos ocho huesos con carne para su marido y el de su marido para su mujer. No hay excusas para no dejarse tocar, porque es de él. Y él es suyo. “Así que deja abrazar cada kilo que te he dado”.

La vida es así. Usted no se pertenece, cuando se casa renuncia a sus derechos, por eso es que la vida matrimonial es el compromiso total de la persona total, para la vida total. Por eso escoja su pareja con más cuidado que como escoge sus zapaos, tómese su tiempo. Si le aprietan no se los ponga, si le quedan muy flojos tampoco. Escoja bien.

Para tener un matrimonio feliz podemos prepararnos de dos diferentes maneras. Una se trata de la preparación para una carrera de velocidad, la otra de la preparación para una carrera de resistencia. Alguna vez me han dicho Pastor Jorge, ¿me podría casar? — Sí, con mucho gusto, cuándo —. La semana entrante.  — ¿Por qué? — Estoy embarazada o es que la embaracé. Aquí estamos en preparación para una carrera de velocidad. Hacen todos los arreglos operativos en el matrimonio pero no se preparan realmente para la carrera de resistencia. El acto de la boda es un acto de velocidad, pero el matrimonio en sí  es una carrera de resistencia. La carrera de velocidad dura cien metros, la  carrera de resistencia 42 kilómetros que equivalen a 42 mil metros.

Y ahora con la longevidad que tenemos, los cuidados y la alimentación que llevamos, cada vez tenemos más viejos. Nuestros matrimonios pueden llegar a durar hasta 70 años, respire profundo y tómese una medicina que se llama resina… resignación. La verdad es que ahora los matrimonios no son como antes. Antes la gente se casaba y a los veinticinco o treinta años ya se morían, pero de edad, pero ahora voy a cumplir 45 años de casado. Uno no se casa para un rato, uno se casa para toda la vida. Ah, créame, cuando me echó el ojo la que ahora es mi esposa estaba bonito, bien marcados los cuadritos, no los he perdido, solo están ocultos. Todos cambiamos, solo hace ver una foto de hace cincuenta años para ver que hemos cambiado. A los dieciséis años era otra historia.

Lo que pasa es que usted se va a casar con una de veinte, pero no va a durar veinte siempre, ese es un proceso en que el cuerpo exterior se va desgastando. Y el interior puede irse renovando si usted busca al Señor. Por eso querido amigo, querida amiga, para vivir esta carrera en la cual nos prometemos al unirnos en matrimonio se requiere resistencia. Los problemas van a venir, créame que van a venir. Las tentaciones van a llegar, las enfermedades van a llegar, los robos van a llegar, las estafas van a llegar, los problemas van a llegar, las deudas van a llegar, pero se requiere que haya resistencia. Cuando se casa, debe casarse con la determinación de permanecer casado pase lo que pase, se ponga como se ponga. Imagínese casado con la abuelita de su mujer, un día su mujer será la abuelita de sus nietos. ¿Quiere saber cómo será su mujer cuando sea abuelita? Mire a la abuelita de su mujer. ¿Quiere saber cómo será su mujer dentro de algunos años? Mire a su suegra, por eso no puede decir que esa vieja mi cae mal, igual va ser su mujer. Un día siendo novios le digo a mi esposa, ya vi bien a tu mamá y así te vas a poner. Primero muerta, me dijo. Llegó el momento en que dije cómo se parecen, pero eso se mira desde el noviazgo.

En uno de los corredores de mi casa, en los pasillos, tenía una pared llena de fotos y había una cuando nos casamos. Y cuando llegaban las amigas de mis hijos les decía, miren, ahí tengo 21 años y medio. Ah, qué guapo está, comentaban. Pero ya vieron ese hijo con el que usted anda es igual a cuando yo sentía 21, así se va a poner. No quiero reclamos dentro de algunos años. Si no le gusto yo como estoy ahora, tampoco le va a gustar su patojo cuando sea viejo. Por eso tenemos que entender que la vida matrimonial es una vida como en una carrera de resistencia. Hay que tomarse todos los días unas gotas de “aguato formo”, porque usted decidió casarse para bien o para mal, en salud o en enfermedad, en pobreza o en riqueza, hasta que la muerte los separe, y no se vale el homicidio. Por eso es necesario que haya compromiso.

El estándar moral cristiano que debemos tener es este: absoluta castidad antes del matrimonio y absoluta fidelidad después del matrimonio. Aquello de que si me amas  demuéstramelo, tenga cuidado. Ahora las chicas han cambiado, son atrevidas y le dicen al novio ¿no sos hombre, pues? O ¿sos del otro lado? Si me querés que se note. Siga y ponga en práctica la “operación José”: salga huyendo de esa sea trampa, porque ahora no hay que cuidar solo a las hijas. Cuando yo era niño como cuidaban mucho a las hijas, ahora hay que cuidar a los hijos y a las hijas, porque ahora las patojas andan con carro, con tarjeta de crédito, con celular, con permiso para ir  a donde les dé la gana. Y hay que tener cuidado.

Que no es fácil, no es fácil pero es posible. De esto dependerá de los motivos que nos impulsan y motivan a tener pareja. Por eso, sin lugar a dudas, cabe que nos preguntemos ¿lo hacemos porque verdaderamente ese ser nos enamoró o pensamos que no tenemos más tiempo para seguir esperando? Porque yo sé que a veces nos llega la presión y se piensa que ya es hora de casarse, con 36 años ya va siendo hora; y el muchacho de 45 años, ya va siendo hora. Cada vez están posponiendo más, pero la presión llega. Elegimos ¿de acuerdo a nuestro corazón, de acuerdo a nuestro propósito de vida o de acuerdo al bolsillo de nuestro compañero? Viene la presión de los padres con mirá, tiene pisto, casaste con él; ya viste la profesión que tiene; las aduanas trabajan hija; ya viste, aprovéchalo. ¿Sentimos un verdadero amor por el otro o es un simple enamoramiento que sabemos que con el tiempo pasará?

Pregúntese ¿el casarse es una decisión o una obligación? Tenemos que entender que el matrimonio es un compromiso para toda la vida y déjeme darle tres tips importantes para escoger a su pareja. Porque es muy gratificante encontrar un par que pueda destacar lo mejor de nosotros mismos. Por eso es importante al tomar el compromiso del casamiento que tengamos en cuenta lo siguiente:

1. Examen del corazón. Y no me refiero a un examen físico, aunque no sería malo que usted y sus pareja dispongan hacerse un examen médico-físico general para saber a qué atenerse, porque a veces se ven bien por fuera y por dentro están podridos, entonces también conviene. Es fundamental casarse con alguien con quien uno esté enamorado, porque si no se casa enamorado va a tener problemas y esto lo menciono en primer lugar porque es lo más importante.

Concurre a una reunión, ella lo ve, usted la mira, esa sonrisa angelical, ese brillo en los ojos, la Mona Lisa es menos misteriosa que ella y ahí mismo uno dice: esta tiene que ser mía, este tiene que ser mío. Y la relación comienza. Hay siete mil millones de personas en el mundo, pero dos se encontraron, se flecharon, se enamoraron, comienza el romance. Sin embargo, en esta etapa se enciende una luz roja a la que muy pocas veces se le hace caso.

¿De qué me enamoré? De esos ojos lindos, se pueden acabar. De esa cabellera, calvo se puede quedar. ¿De qué se enamoró? del carro del muchacho, porque hay chicas que se impresionaban por el carro. No es de él o es de su papá o lo debe o lo alquiló para llegar a impresionarla con su Jaguar. No se enamore del carro, porque así como llega se va. — Mami, mi novio me viene a dejar con carro diferente a cada poco —. Sí, hija, es robacarros. No  se enamore del carro.

¿De la posición de la familia? Talvez. Mirá, es de buena familia, donde vive, con quién se junta. Tenga cuidado, las apariencias engañan. Conocemos a gente de buena familia que resultaron después ser parientes del Chapo Guzmán, cuidado. A veces no todo lo que brilla es oro. Si lo que te enamoró es la billetera ten cuidado, porque está siendo llenada tal vez por su papá, a veces los  padres Dios nos permite ser generosos con nuestro hijo y le damos carro, le damos casa y le damos estudios, viajes, y las chicas piensan que cuando se casen va a ser lo mismo, pero a veces ponemos en práctica lo que dice la Escritura: dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne. Cuando ya están casados, a veces el papá cierra el chorro y ya no hay, ahora tiene que vivir con lo que él tenga. Esto es algo circunstancial: el dinero, el carro, las casas, los buenos cuerpos. Me he encontrado con algunas personas que conocí hace muchos años y la verdad a veces me dan ganas de decirles: tenemos como ochenta libras de no vernos.

2. Examen de la cabeza. Hagamos también un examen objetivo y analístico. Mirémoslo o mirémosla, hagámonos algunas preguntas ¿estás dispuesto a dejar completamente tu vida y hacer feliz a esta pareja? ¿Estás dispuesto ser feliz con esta pareja toda la vida? ¿Tiene esta persona elegida la capacidad para ayudarse a experimentar la felicidad duradera? Este examen frecuentemente sí lo hacen los papás a su hijo o a su hija y por eso le dicen al hijo: ¿por qué te queréis casar con ella? — Es que la quiero —. Es haragana hijo. — Hay papá, yo la voy a ayudar —. Vos sos igual hijo.

¿Por qué te va a casar con él? —  Es que es buena gente mama, yo lo quiero —. Hija, es bolo, siempre viene con olor a trago. —  No, solo se los echa los viernes y sábado, domingo. No es bolo —. Haga un examen objetivo, aquel que se echa sus traguitos de soltero se la va pasar socado de casado. Bien borracho. Aquella muchacha que de soltera tira todas sus cosas en el cuarto, imagínese cómo va a ser su casa. Sí, aquel muchacho que es respondón con sus papás, las maltratadas que le va a dar a usted. Potencialice todo lo que ve en su pareja ahora, porque esto no es nada comparado con lo que será cuando se case. Por eso es importante jóvenes, señoritas, que estemos atentos y escuchemos a nuestros seres queridos y tratemos de ser lo más objetivo que podamos. Nuestros hermanos son muy objetivos, y le dicen: y vos qué le estás viendo a esa muda. Como él no está enamorado de ella, por eso le dice a usted la verdad. A usted no le gusta que su hermana le diga por qué estás  saliendo con ese, si lo conozco del colegio, es copión, es creído, es casaquero. No te conviene. Ponga atención.

3. El tercer examen es del alma. La pregunta que no podemos dejar de hacernos es: ¿motivará y estimulará esta persona tu fe en Dios y tu compromiso con tu manera de vivir o no? ¿Comparte la misma fe que tú o no? Recuerdo a un amigo que era un líder de jóvenes en la iglesia. Se fue a estudiar a Estados Unidos y resultó casándose con una joven budista, pero que no practicaba sino era más bien alejada de toda la fe. ¿Cuál fue el resultado? Él se alejó. ¿Cuál fue el final? Se divorciaron.

El matrimonio está basado en la unidad y si usted no comparte con su pareja lo más fundamental que es la fe en Dios, va a tener serios problemas en su matrimonio. No, pastor, yo lo convierto. Cómo no Espíritu Santo. Yo lo voy a ayudar para que deje de chupar, de fumar, deje de drogarse. No se engañe, usted no puede  cambiar a nadie, por eso es mejor antes examinar y luego seleccionar. Piénselo bien, porque después se va a lamentar. Creo que no debemos hacer diferencia ni de raza, ni de clase, ni de posición social pero entre mayor unidad haya en la raza, en la clase, en la posición social y en la vida espiritual es más seguro el éxito.

Conocí a un joven muy cristiano que se casó con otra joven muy cristiana, la única diferencia ella era canadiense y él chapín. ¿Qué pasó? A la hora que se juntaba toda la parentela en la casa de él, sus cuñadas, sus hermanas, sus primas, todas las señoras muy guatemaltecas iban a servir la comida a sus esposos y se la llevaban a que comieran y lo hacían con gusto. La canadiense  se sentaba en la sala, cruzaba las piernas y platicaba, porque así le enseñaron, en su país cada quien tiene que ver cómo se sirve su comida. Aquí en Guatemala todavía tenemos la dicha que nuestras mamás, nuestras abuelas, nuestras tías, hermanas, hijas, novias nos sirven la comida. Así que si usted quiere tener ese tipo de vida busque a una chapina chaparra y no una  canadiense alta. Busque a una morena y no a una rubia. Porque hay culturas, la canadiense no estaba haciendo nada malo, según la formación que tuvo, según la cultura que tuvo. Busque que haya yugo igual. A veces nos va mejor cuando nos casamos dos gafos y luchamos por salir de la pobreza que cuando un gafo se casa con un millonario y ni  sabe cómo se vive de millonario, porque para vivir en la abundancia, dice Pablo, hay que aprender a vivir en abundancia, también hay que aprender a vivir en escasez.

La hija del rico se casa con un pobre, gafo del pueblo y tiene que aprender a vivir en escasez y eso no es fácil, cuesta. Por eso busque casarse con un yugo igual, no solamente en el aspecto espiritual sino en todos los aspectos, ayuda mucho. El poder compartir un vida espiritual es mucho más importante de lo que uno cree, es una vida de valores, de destinos, de sueños, de metas. Si uno cae el otro está para levantarlo. No es cosa tan fácil, simplemente es escoger. Todo lo que les he dicho está en el libro Alas para tu familia, y hay mucho más, les animo a que lo compren y lo regalen a sus hijos, nietos y para usted también. Es importante que aprendamos a hacer estos exámenes y evaluaciones. Recuerde que la vida en el hogar es más que simplemente tener relaciones sexuales. Yo sé que cuando uno es jovencito las hormonas están ahí y brincan por todos lados, parece Navidad en la ciudad de Guatemala: bombas, explosiones, cohetes por todos lados y  cuando usted es joven y adolescente busca en una pareja lo físico y se vale. Piensa que cuando se case va a tener una vida sexual dinámica, desayuno, almuerzo, cena, dos meriendas. Eso está en su ilusión, al rato no va a aguantar. La vida pasa, además de la vida sexual tiene que trabajar y como ahora tiene a quién mantener agarra dos trabajos y cuando termina de trabajar y llega a su casa no quiere tener sexo, lo que tiene es sueño, quiere dormir, descansar y usted entra a la hora que ella sale, ni tiempo para el besito va a haber. Tenga cuidado, la vida del matrimonio no es solamente vida sexual, hay otras cosas que tenemos que aprender a disfrutar juntos.

Por eso es importante escoger bien a su pareja. Es más fácil que le diga ahorita a la media muda que tiene hasta aquí llegamos o que usted señorita le diga al joven, a ese que tiene de novio: saludes, hasta aquí llegamos. Más vale que termine a tiempo y tenga un rato colorado y no toda una vida de ratos descoloridos, porque una vez que esté casado, casado se queda, No, me divorcio.  No, usted se divorcia una vez, no sabe  a lo que se está metiendo. El divorcio no es una solución en la mayoría de las veces,  en algunos casos si porque corre peligro de muerte, en ese caso es mejor que se divorcie o lo matan o usted se truena al otro, pero cuando se divorcia lo que está haciendo es dejar un problema para conseguir otro problema.

Recuerdo a un hombre ya en la tercera edad y me contaba su historia. Dejé a mi mujer por una amante, una amante ardiente, era emocionante estar con ella. Un día mi mujer me reclamó algo y le dije que me iba, y me fui con ella. A los dos meses estaba decepcionado, era buena amante, pero una pésima compañera. La vida no es solo sexo, es compañerismo, es tener a alguien para ver una buena película, ir a oír  un ameno predicador, disfrutar juntos de una célula, de ir juntos a comer, ver un buen partido de futbol.

Puedo asegurar que conozco matrimonios que el Señor los ha ayudado a salir adelante, ningún matrimonio que conozco existe porque nunca tuvo problemas, pero sí se tomaron el tiempo para escoger a su pareja y juntos han  capeado todas las tormentas, todos los problemas y se casaron con la determinación de aguantar hasta el último metro de la carrera.

Vamos a llegar al final, pase lo que pase y lo bueno es que están pasando cosas muy bonitas en nuestros matrimonios gracias al Señor.

 

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007