Los errores más comunes que un soltero comete al buscar pareja parte 4 – Radios Fráter
  • julio 6, 2016

Los errores más comunes que un soltero comete al buscar pareja parte 4

Escuche:

Es complicado buscar pareja, recuerdo cuando era soltero, es muy difícil, precisamente por esto estamos haciendo esta serie de “Los errores más comunes que un soltero comete al buscar pareja”, para que los solteros puedan escoger con sabiduría, porque muchos de los fracasos en el matrimonio tienen que ver con que no escogimos bien. No puede pedirle a un automóvil común que corra en Fórmula 1, podrá orar, cambiarle motor, hacer de todo pero jamás correrá en esa categoría, claro está que el Evangelio de Jesús lo que dice es que aquel que estaba perdido en sus pecados, Dios lo alcanza, trasforma su corazón  y lo hace una nueva creación y entonces hay esperanza, incluso si decidió mal.

“Los errores más comunes que un soltero comete al buscar pareja”, recordando, ya hemos visto seis. El primer error es: Comenzar un noviazgo por las razones equivocadas. Leímos en Génesis 2:24- Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser. Esto es un milagro, Dios hace de una pareja uno y un todo, no es una media naranja uniéndose a una naranja, son dos naranjas completas que se funden en un solo ser. Una jovencita me dijo un día que nunca se iba a casar, para  sufrir como mi mamá, jamás. Un día estaba viendo por la ventana de mi cuarto hacia afuera y en el área verde veo a una jovencita besándose con un joven. Era la jovencita que me había dicho que jamás se iba a casar. La encontré otro día y le pregunto ¿Qué pasó? Te vi en el parque besándote. Sí, es mi novio. ¿Y no que no ibas a casarte? No, no me voy a casar, es para no estar sola. Hija, para no estar sola mejor cómprate un perro. Comenzar un noviazgo por las razones equivocadas es precisamente problemas y muerte. No se comienza un noviazgo porque se sienta solo o sola. No se comienza un noviazgo porque quiera sentirse amado o amada. Se comienza un noviazgo porque se quiere tener una relación con la personas del sexo opuesto y juntos iniciar una familia sobre la roca.

El segundo error es: saber qué se quiere, sin saber qué se ofrece. Leímos en Lucas 6:31 Traten a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes. Hablamos de la regla de oro. Yo trato como quiero ser tratado sin importar cómo me traten a mí y ese es el desafío: tratar como queremos ser tratados sin importar como nos tratan. Y a nivel del noviazgo usted sabe qué quiere, la pregunta es ¿qué ofrece? La mayoría de jovencitos quiere un mujerón, dos metros, y ¿qué ofrecen ellos? 1:60. En resumen, los hombres quieren a una “mamacita”. Las mujeres quieren un “mangazo”, una espalda grande, una cintura, un toro. No, no es qué queremos, todos sabemos que queremos lo mejor. La pregunta es ¿qué ofrecemos en lo físico, en lo espiritual, en lo social, en lo académico, en lo laboral? ¿Qué puedo ofrecer? ¿Se bañó, cómo quedó su cuarto, cómo están sus finanzas, cómo están sus estudios, socialmente es una persona que saluda o pasa como si todo el mundo fuera invisible? El segundo error es saber qué se quiere sin preguntarse qué se ofrece, vivamos la regla de oro.

El tercer error es dejarse llevar por la emoción sin tomar en cuenta el tiempo. Yo sé qué es esa emoción que se siente, estar en la iglesia y voltear y ver a esa mujer con la que dice yo con esa me caso. Yo sé que son esos cruces de miradas cuando se está en un lugar y voltea la cabeza y cruza la mirada con esa jovencita que le llama la atención. Sé lo que es eso y también sé qué es cuando uno saluda y esté viendo, pero no era con uno. Sé qué se siento cuando uno está en ese desespere con tal de ser novios, con esa persona que se conoció hoy y mañana ya se quiere casar. Eso es cuando no tomamos en cuenta el tiempo.

Dos jovencitos se me acercaron en el Lobby de la iglesia después de un evento. Pastor, estamos locamente enamorados y queremos ser novios, queremos su consejo. ¿Cuánto se aman? Con todo el corazón. ¿Qué edad tienen? Catorce, trece. ¿Hace cuánto se conocieron? Tres días, pastor, pero han sido los mejores tres días de nuestras vida. Cuando uno se enamora se pone loco. Pero es triste ver que la gente le dedica tiempo a escoger cosas sin alma como son los celulares y zapatos y no le dedica tiempo a algo más importante que buscar una pareja. Proverbios 21:5 Los planes bien pensados: ¡pura ganancia! Los planes apresurados: ¡puro fracaso! Tómense el tiempo, no se dejen llevar por la emoción.

El cuarto error es ver cuerpo sin ver corazón. La belleza exterior sin la belleza interior será un problema seguro.  Como lo expongo es ¿de qué me sirve un Mercedes Benz último modelo, si todo está lindo pero no camina? Proverbios 31:30 dice Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza. Que su pareja sea bella por fuera y bella por dentro. De qué le sirve un cuerazo de mujer, un cuerazo de hombre si solo eso tiene. Jovencitos, no piensen con las hormonas para escoger pareja, estas rápido se sacian. Después de la luna de miel, cuando ya todo pasó, usted ve esa mujer a la par ya sin deseo sexual, porque ya está saciado. Puede decir realmente qué linda mi esposa, hasta que la muerte nos separe o es de los que dicen, llévatela, bendito Padre. Jóvenes, el matrimonio no son relaciones sexuales estilo nutricionista: desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas. El cuerpo importa, pero no es lo más importante.

Quinto error: tener un círculo de amigos tóxico. Proverbios 18:24 dice Hay amigos que llevan a la ruina, y hay amigos más fieles que un hermano. Recuerde, si su pareja sale de sus amigos o de los amigos de los amigos, la calidad de mis amigos determina en gran medida la calidad de mi pareja. Si yo me enamoro de mis amigos o de los amigos de mis amigos y si tengo un círculo de amigos que es tóxico, que es venenoso, que saca lo peor de mí, me convierte en el peor hijo en mi casa, que hace que me aleja de mi papá, de mi mamá, de mis hermanos y que él o ella se convierta en lo más importante. Jóvenes, no confundamos amistad con influencia. Sus papás le dicen que es mal amigo y usted contesta no es un mal amigo, si me llama, pasa por mí, nunca me deja solo. Sí, no es un mal amigo en esos términos, pero muy probablemente sea una mala influencia. Hay amigos que llevan a la ruina, escoja a sus amigos.

El sexto error es aprobar todo de quien nos gusta, sin tomar en cuenta la fe. 2 Corintios 6:14 dice  No formen yunta con los incrédulos. ¿Qué tienen en común la justicia y la maldad? ¿O qué comunión puede tener la luz con la oscuridad? Y no es que los cristianos sintamos que somos mejores que todos los demás, es más, somos cristianos porque entendemos que somos peores. Entendemos que somos culpables ante Dios, que es un Dios justo y va a condenar a todo pecador porque Él es justo y el juez justo dicta sentencia justa. Pero a la vez entendemos que este juez justo es un Dios misericordioso y tenía que encontrar la manera de justificarnos sin pasar por alto la justicia. Esta manera era dejar que Su Hijo se vistiera de carne y huesos, habitara entre nosotros, fuera tentado en todo pero sin pecado, y muriera en la cruz del Calvario en nuestro lugar, para que sobre Jesús fuera descargada la ira de Dios, para que a través de su sacrificio no solo su ira fuera aplacada sino que a la vez fuéramos reconciliados con Él y nos sustituyera y nos hiciera libres para poder seguir viviendo.

¿Por qué no debemos casarnos con alguien que no comparta nuestra fe? Porque el centro del cristiano es Cristo. Cristo es el centro. Los cristianos vivimos metidos en la  iglesia, ¿cómo somos en todos lados? Raros. Podemos robar y no robamos, podemos pelar al jefe y hacerlo pedazos y no lo pelamos. Vamos y proponemos, somos los mejores trabajadores, somos puntuales, somos los últimos en irnos, somos gente que todo el tiempo todo lo hace con Dios en la mente. De hecho, la Escritura nos dice que todo lo hacemos como para Dios, en el nombre de Dios, representándolo y de buena gana y con entusiasmo. Cuando nuestro centro es Cristo y viene alguien que su centro no es Cristo, va a tener problemas.

Hoy vamos a ver dos errores que suelen cometer los solteros al buscar pareja. ¿Por qué seguimos hablando de errores? Porque los jóvenes tienen que aprender del dolor de los demás, porque los que ya estamos casados tenemos que ser capaces de brindar sabiduría a los que nos pidan consejo. Importa o no importa tomar en cuenta las diferencias, me refiero  que existen muchas diferencias en una pareja, solo el hecho de que alguien viene de una  tribu y otro de otra tribu, ya son dos mundos. Una familia, los cumpleaños los celebra de cierta manera, no importa si es día laboral, cuatro de la mañana llegan mariachis, no importa si hay vecinos; hay tamales, ponche, chocolate caliente, pan dulce, pirujos con pollo, champurradas, hojaldras, torta chilena.

En la otra familia todo comienza diferente, el cumpleaños es un día normal: hola, feliz cumpleaños vos, qué bueno que seguís respirando, te quiero mucho. Se casan y llega el día del cumpleaños de ella donde todo es diferente. Dan las cuatro de la mañana y el gallo canta y nada. El gallo vuelve a cantar y nada. Sabe por qué no hubo mariachis, hay diferencias, pero me refiero a diferencias más profundas como las siguientes: ¿importa pensar o no en la edad? ¿Importan o no las diferencias en ingresos económicos? ¿Importan o no las diferencias en cultura? ¿Puede alguien de 17 años enamorarse de alguien de 37 años? ¿Puede alguien con poco dinero, enamorarse de alguien que es millonario? ¿Puede un chapín enamorare de una persona de otra cultura?

Pregunté en Facebook qué pensaban los jóvenes de esto, si afectan las diferencias en edad, en ingresos, en cultura. Esto fue lo que dijeron algunos:

“Mientras se comparta la misma fe (creer en Dios) lo demás es relativo. El amor ¡todo lo puede!  Y nunca deja de ser.” Luis Andrés. “Es importante hablar sobre estas diferencias lo suficiente, incluso pedir opinión a terceros, pueden llegar a ser insuperables”. Yesica.

“Las pusiste en orden. De menos a más relevante. Edad no tanto, dinero muy moderado, cultura demasiado importante.” Elder. “Yo creo que todas esas cosas no importan… Cuando estas con Dios” Fabián.

“Influyen más de lo que se cree…. aunque algunos dicen que por amor no importan… no creo que sea así…” Arturo. “Esas diferencias se vuelven obstáculos al pasar el tiempo. Terminan por romper la relación.” Estuardo.

“Las tres son muy importantes, la edad debe ser similar, la cultura es parte importante de lo que eres, el dinero no lo es tanto, con trabajo arduo y honrado se puede ir haciendo. Pero por favor, conversen, conózcanse bien como amigos y luego sigan adelante. No se casen con un extraño por muy cara bonita que tenga.” Judith. “Para mí la diferencia de edad a la larga debe traer problemas e inseguridad y en cuanto a dinero trae malestar, en cuanto a la cultura mucho más fuerte y tratar de cambiar al otro no lo creo” Morella. “Sinceramente también es cuestión de madurez, mi novio es menor en 2 años y nos llevamos bien, ya tenemos 3 años y medio juntos y hemos sabido acoplarnos en nuestras vidas siempre buscando lo mejor para la relación, claro ayuda el tipo de misma visión que tenemos, pero aunque tuviéramos la misma edad, siempre llegaremos a una familia y novios con diferente forma de vida, cultura, hasta para comidas, etc.” Silvia. “Si esto me lo hubiera preguntado antes lo hubiera pensado mejor, pero como no, le cuento: me casé con un hombre que me lleva 8 años y la mayoría del tiempo no estamos de acuerdo, siento que me quiere mandar y tratar como a una hija y no como a su ayuda idónea. El dinero sí importa pues aunque como dijo Pablo: aunque he aprendido a estar en abundancia y en escasez, siempre te afecta. Y con la cultura yo iba a la iglesia y él no, para poder hacer que fuéramos me costó un par de años llenos de problemas. Así que termino contándole que si tan sólo me hubiera detenido a meditar en que no ande con yugo desigual, me hubiera ahorrado muchos problemas.” Evelyn.

El séptimo error  es no tomar en cuenta las diferencias en edad, en ingresos y cultura, sí debemos tomarlas en cuenta. Uno se puede enamorar de cualquiera, esa es una buena noticia, una jovencita de 20 años puede enamorarse de un hombre de 50. Se puede. Uno se puede enamorar sin tener nada con un millonario. Se puede enamorar un chapín de una buena gringa, es más, uno de mis amigos en el instituto no hablaba inglés, no hablaba nada, y se enamoró de una norteamericana y se hicieron novios. Para comunicarse me llamaba para que le tradujera. Y cuando me iba llamaba a otro y así se hablaban. Fuimos a un restaurante de comida mexicana y entre todos le pagamos dos canciones a un mariachi y él le cantó. Esa mujer estaba flotando, sobre todo porque los latinoamericanos somos muy cariñosos. Se puede, se casaron y viven felices.

Pero jóvenes, no lleguen a la casa y le digan a su papá que el pastor dio una palabra eficaz y más cortante que toda espada de dos filos como dicen la sagrada Palabra de Dios. Me puedo enamorar de la Rut aunque tenga 60 y yo 18. No le estoy diciendo eso, sí se puede enamorar, a lo que voy es a lo siguiente: sí, sin tomar en  cuenta esas diferencias van haber problemas. ¿Qué significa todo esto? Toda relación tiene un precio que hay que pagar, toda diferencia conlleva un preciso que hay que pagar. El precio de las diferencias, el precio de las diferencias es simple ¿estoy dispuesto a pagar el precio de la diferencia en edad? Yo, de 18 y Rut de 60 enterrándola a los 80, viudo a los 38.Pero si usted dice que no importa, que Rut y yo gozamos veinte años, no me importa andar cuidando una viejita. A usted le gustan deportes extremos, no se la va a llevar.

En cuanto a dinero, se puede, claro, pero ¿cuál va a ser el precio de la diferencia que su pareja tenga tanto y usted y su familia no? ¿Está dispuesto a pagarlo? ¿Su pareja está dispuesta a pagar el precio? Éntrele. ¿Cuál es el precio a nivel cultura? ¿Está dispuesto a pagar el precio a nivel cultura, en donde en Guatemala todavía muchos hombres son servidos como reyes y no saben ni siquiera endulzar café? Y se casa con una persona de otra cultura en donde cada quien se prepara su comida, cada quien lava su ropa, cada quien plancha su ropa y cada quien tiene su agenda. En Guatemala donde todo el mundo anda con su esposa para arriba y para abajo y para una reunión tiene que preguntar ¿puedo llevar a mi mujer?

Jóvenes, ¿están dispuestos a pagar el precio de las diferencias a nivel edad, diferencia en cultura, diferencia en ingresos? —Papá, me enamoré —. Si hijo, de quién. —De una chava en Facebook—. ¿Dónde vive? — En Colombia —. Yo conozco historias de éxito, y conozco historias de terror. Un amigo conoció a su novia por internet, todo mundo lo molestaba con que no le pasó el antivirus cuando la descargó. Es más, toda relación conlleva un precio, nuestra relación con Cristo Jesús conlleva un precio; es más, nuestra relación inicia con el precio más alto, Jesús muriendo en la cruz del Calvario, Dios hecho hombre por nosotros para sustituirnos.

Recién finalizamos Explo Music Fest y había más de ochocientos voluntarios que estuvieron sirviendo todo ese tiempo. Hace poco hablaba con Andrés, un joven que estudia cuarto año de derecho. Me comentó que el viernes estuvo duro, estuvo colocando brazaletes, cuatro horas donde ni se sintió el tiempo, me dijo. Los sonidistas vienen a servir desde días antes, piden vacaciones, hay gente que se viene a vivir acá. Tenemos un cuarto donde colocamos literas y ahí duermen, se bañan, comen. Es gente que está sirviendo, porque ser cristiano conlleva un precio. Toda esa gente que abre las puertas de su casa para una célula, está pagando un precio, para que todos podamos congregarnos y encontremos una familia espiritual por donde vivimos.

Todo lo que he mencionado lo puede hacer cualquiera de los patojos que sirven en “Un techo para mi país”, una organización que trabaja con ganas en Guatemala. Hace poco estuvieron en su día recolectando un montón de plata para construir un techo. Por qué, por qué servicio, servicio lo puede tener cualquiera, pero no es servicio lo que necesita Dios, el que entendemos es un servicio que va más allá. Cuando Jesús fue tentado dijo apártate de mí Satanás, citando la Palabra y en una ocasión le dijo: al Señor, tu Dios, adorarás y solo a Él servirás. El precio de seguir a Cristo es más que servir en una agenda, en un horario, es toda mi vida consagrada a Él.

Mateo 16:21-25 dice Desde entonces comenzó Jesús a advertir a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y sufrir muchas cosas a manos de los ancianos, de los jefes de los sacerdotes y de los maestros de la ley, y que era necesario que lo mataran y que al tercer día resucitara. Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo: ¡De ninguna manera, Señor! ¡Esto no te sucederá jamás! Jesús se volvió y le dijo a Pedro: ¡Aléjate de mí, Satanás! Quieres hacerme tropezar; no piensas en las cosas de Dios sino en las de los hombres. Luego dijo Jesús a sus discípulos: Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará. Parte de todo lo que hacemos en Explo Music Fest, todos los voluntarios, es parte del servicio pero es como decir que un médico receta pastillas y ese es todo. Solo es parte de, pero un médico es más que eso. Servir a Dios no es solo estar en la iglesia, no solo es apoyar en la iglesia, es negarse a sí mismo tomar la cruz seguirlo.

¿Está pagando el precio por seguir a Cristo Jesús? ¿Es de los que se niegan a sí mismos cuando ve la tentación? Es cuando alguien lo invita a una cerveza. Es cuando usted recibe una llamada, un mensaje de ofrecimiento: quiero decirle señora que usted es una belleza, cuánto me encantaría darle un beso en el cuello. ¿Qué es negarse a uno mismo? decir no a esa naturaleza pecaminosa torcida que tiende hacia el mal y decir sí a Cristo, me consagro a ti Dios. Es cuando usted tiene cualquier tentación para ser lo malo y se niega a sí mismo y le sigue. Es el precio de ser cristiano.

Cualquiera puede congregarse, es más, cualquiera puede pasar por esa fase de tibieza donde sabe lo que tiene que hacer, pero hace lo contrario. Pablo decía: lo que no quiero es eso que hago, pero termina esa parte diciendo más gracias a Dios que nos ha dado la victoria en Cristo Jesús. Ese es el precio del cristiano, el precio de ser un discípulo, de obediencia total, servicio total, gratitud total. Así que no tomar en cuenta el precio de las diferencias en edad, en ingresos, en cultura puede salirle caro.

Ahora bien, esa buena relación con sus papás de decirles que si le dan permiso, que ya tiene novia, que es buena patoja. Hay quienes solo llegan a avisar, ya tengo novio. Cuando se inicia un noviazgo se siente que se está flotando en las nubes; si lo comenzó bien, se siente bien cuando le dan la mano por primera vez. Pero de pronto el tiempo pasa y empieza a conocer a esta persona más y se da cuenta que ya no es lo mismo, le da la mano y ya no siente alegría. Lo llama y mira el celular y no le contesta sino hasta la cuarta llamada. Un error que cometemos es no darle tiempo al tiempo y nos hacemos novio de alguien sin conocerlo y en el noviazgo lo conocemos y nos damos cuenta que no vale la pena, que no es el tipo de persona para vivir juntos hasta que la muerte nos separe.

Mujeres tengan cuidado, la mayoría son un amor y porque les da compasión todo, les da pena ver sufrir a alguien y por eso continúan en una relación de noviazgo hasta el fin y se casan con quien no quieren porque “pobrecito”. Peor aún si el chavo es de aquellos manipuladores que sacaron una maestría y un doctorado en manipulación femenina. ¿Y cómo lo hacen? “Si me cortas, me suicido”. “Me voy a matar”, ¿alguien lo habrá escuchado alguna vez? Yo lo escucho a cada rato. Una jovencita me dice que tiene un novio, que es todo lo que nos quiere tener, no sabe ni cómo paró allí. Le digo que lo corte, —me contesta que se va a suicidar—. ¿Se va a suicidar? Lo cortó y no se suicidó.

Error número diez, no terminar una relación de noviazgo por pena o temor. Llega el momento en el que debe pagar el precio cuando sabe que ya no hay futuro en esa relación. Y a veces son tres años de noviazgo, cinco años. De que es duro, es duro, pero hay desencantos, hay presión de familia, Porque el problema de ahora es que el círculo de amigos es el mismo. Terminar la relación con alguien es como despedir a un empleado, es de las peores cosas que alguien puede hacer, pero a veces hay que hacerlo. Lo amaba, pero ve que es un haragán, perezoso, tiene mala actitud, trata mal a sus papás, no trabaja, es un vividor ¿qué va a hacer? ¿Terminar una relación de noviazgo o no terminarlo por pena o temor?

Cuando se termina una relación de noviazgo se sufre, pero cuando uno termina un matrimonio lo sufren aún más no solo la pareja, los hijos. Usted no es cruel, usted le dice esto no va por donde queremos, lo siento mucho, no puedo seguir contigo, perdóname que no te atienda las llamadas, mensajes. Se acabó, te hablé tantas veces, pasó esto y lo otro, no puedo continuar, discúlpame. Algunos piensan que este tema es para tontos y que no debiera tratarse en la iglesia, pero si queremos tener familias sobre la roca aprendamos a terminar relaciones tóxicas  y destructivas o vamos a destruir familias.

¿Qué hacer si lo cortan o la cortan? Una cosa es cortar y otra que lo corten a uno. ¿Por cuántos años vivió sin esa persona? ¿Cuántos años durmió y se despertó sin esa persona? ¿Cuántos años comió su comida favorita, sin esa persona, cuántas películas buenas vio sin esa persona? ¿Cuántas veces respiró sin esa persona? Va a sentir como que se muere, pero no se va a morir. Que lo corten a uno duele, pero más duele no cortar con esa persona, más duele a los seis meses,  seis meses que me cortaron y se pone a sacar la caja de madera, abrirla y sacar las cartas todavía con el olor de la loción que usaba y a martirizarse y poner la música que no debe poner. Eso es masoquismo.

Jovencitas, ustedes pueden vivir sin ese hombre porque son mujeres de fe y si el hombre de fe y la mujer de fe pueden decir para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia, un novio no es nada comparado con la esperanza futura que tenemos, no es nada comparado con el amor de un Dios que jamás nos va dejará de amar, aquel quien vio morir a Jesús en la cruz. Si su todo no es Dios, en cualquier momento su vida se despedaza. Si su todo es su esposo, el día que se muera se le acabó la vida. Si su todo es su esposa, el día que muera, se le acabó la vida. Si su todo son sus hijos, el día que fallen o se mueran se le acabó la vida. Nuestro todo debe ser Cristo y enfrentando enfermedad, problemas económicos o viviendo en salud, prosperidad y sin problemas, nuestro todo debe ser Cristo.

Cortar, la Biblia nos habla de cortar. Marcos 9:43-48 dice Si tu mano te hace pecar, córtatela. Más te vale entrar en la vida manco, que ir con las dos manos al infierno, donde el fuego nunca se apaga. Y si tu pie te hace pecar, córtatelo. Más te vale entrar en la vida cojo, que ser arrojado con los dos pies al infierno. Y si tu ojo te hace pecar, sácatelo. Más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser arrojado con los dos ojos al infierno,  donde “su gusano no muere, y el fuego no se apaga”.

Dice la Escritura que todo árbol que no da buen fruto será cortado y echado al fuego. Dios también corta y corta aquellos árboles que no dan fruto. Y llegará el día del juicio en donde cada uno de nosotros será juzgado por lo bueno o malo que hayamos realizado, incluso en lo secreto, dice Eclesiastés. Y como cristianos debemos verdaderamente cortar de raíz todo aquello que nos está separando del amor de Dios, porque el amor de Dios está ahí, pero nosotros empezamos a alejarnos de ese amor cuando empezamos a decirle sí a las tentaciones, sí a una vida sin Dios.

No sé cómo está su vida, pero puedo decirle que hay un precio por seguir a Cristo, es arrepentirse de nuestros pecados, llorar nuestra separación, nuestra desgracia, nuestra desobediencia. Es creer en el sacrificio de Jesús, que muere en la cruz del Calvario en nuestro lugar, es cortar de raíz todo aquello que nos está separando de Dios, el pecado. Es consagrarnos por completo a Él, negarnos. Tomar nuestra cruz y seguirle.

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007