Características de un noviazgo cristiano – Parte 2 (código 2016-248) – Radios Fráter
  • julio 27, 2016

Características de un noviazgo cristiano – Parte 2 (código 2016-248)

Escuche:

La familia es la unidad básica de la sociedad, es la célula fundamental en nuestra sociedad. Si esas unidades, si esas células no nacen bien se enferman, se convierten en células cancerígenas y las consecuencias son lamentables. Todos los días vemos ejemplos de lo que puede pasar con una persona que se forma mal por tener una familia disfuncional o que no se ocupó de las labor formativa de criar bien a sus hijos, aunque tenemos casos de hijos pródigos que nacen en una familia abundante de fe y de recursos, en Guatemala se dice “de buenas familias”,  luego van y despilfarran todo lo bueno que recibieron y terminan mal. Pero existe siempre la esperanza de volver a la casa del padre y ser restaurados y comenzar otra vez.

Dios siempre nos da una segunda, tercera, cuarta y muchas oportunidades para retomar el camino correcto. Una de las grandes responsabilidades que tenemos como padres es instruir a nuestros hijos para que escojan bien a su pareja. Nos hemos a la importancia de seleccionar bien a la pareja. Hoy comenzamos una etapa en la que llamamos “Características de un noviazgo cristiano”, porque ya el niño fue presentado, fue formado, ya creció y ahora tiene novia o novio y los papás ya saben por quién trabajaron. Un noviazgo cristiano tiene que ser diferente, a un no cristiano, porque se basa en los principios y valores cristianos. La semana pasada hablamos sobre los noviazgos cristianos que son formados por dos discípulos de Jesús y por ello tienen que manifestar lo que aprendieron de sus Maestro: Jesús. Por eso conviene que cuando se haga novio o novia de alguien sea de alguien que comparte con usted esa fe en Jesús, de ese discipulado de Jesús.

La segunda característica de un noviazgos cristiano es que mantienen sus hormonas bajo control, eso no significa que una joven o el joven no tengan apetitos sexuales, todos los cristianos los tenemos. Diría que casi el cien por ciento de todos los hombres que estamos aquí, puede haber alguna excepción, nos gustan las mujeres. Y  lo mismo se puede decir de las mujeres, les encantamos. La gran diferencia entre un hombre y una mujer no cristiano es que el hombre y la mujer cristianos, por amor a Dios y obedecer a Dios tiene sus hormonas controladas y solamente las suelta cuando lo decide, porque no son las hormonas que lo controlan sino que él controla sus apetitos.

Rubén Darío, un poeta nicaragüense muy admirado dijo en una ocasión un verso que se me grabó profundamente: “mi juventud fue como un potro sin freno” y un caballo sin freno se desenfrena y eso ocurre con el ser humano común y corriente y puede ocurrir con nosotros, pero si ponemos desde nuestra juventud a Jesús a cargo del freno de nuestra vida, las cosas cambian. Puede decir no, porque el Señor le ayuda a decir no todavía. Y le dirá firma aquí y una vez que firmes vas a conocer a la mujer que tengo adentro o el hombre que llevo adentro, pero mientras tanto hay que tener control.

Veamos ahora algo importante para nuestra buena vida, los noviazgos cristianos no viven en el pasado. Hace un par de años presenté en Filgua este libro que se llama Como desperdiciar tu vida al máximo, se lo recomiendo para que lo lea, va a tener muchos elementos para aprovechar la vida al máximo. Una de las maneras en las que desperdiciamos nuestra vida al máximo, es precisamente no olvidar lo malo del pasado. Lo dijo muy bien el cantante mexicano José José en su canción “Lo pasado, pasado, Ya lo  pasado me interesa, si antes sufrí y lloré todo quedó en el ayer, ya olvidé, ya olvidé”. Bonito el himno, ¿verdad?

Hay que aprender a olvidar, mire a su alrededor y verá a su vecino sonriente, pero ya tuvo un pasado doloroso, lo traicionaron más de una vez, lo engañaron, lo difamaron, más de alguna vez lo criticaron, más de alguna vez le fallaron, pero hemos aprendido aquí a olvidar el pasado, porque si se tiene experiencia mala con una persona ya queda prejuiciado que las otras personas van a ser igual de malas. Por ejemplo: algunas señoras dicen que los maridos son como el aguacate, no sale ni uno bueno, pero  ahora ya no lo pueden decir muy seguras porque ahora hay aguacates Hass que la mayoría salen buenos y por eso  que los maridos cristianos salimos a todo dar, y las esposas cristianas también, porque llevamos dentro el poder de Jesús.

La vida pasa y como dijo Rubén Darío en su poema Canción de otoño en primavera “Juventud divino tesoro, ya te vas para no volver”. Usted que es joven y está en planes de casarse, ya escogió pareja, ya anda en noviazgo, va a tener que pedir al Señor que le ayude para evitar vivir pensando en los fracasos. Todos hemos fracasado alguna vez en algo, en algún intento, en algún proyecto pero eso no nos hace fracasados, eso nos da la oportunidad de aprender, de seguir adelante y volver a intentarlo.

“Vivir pensando en los fracasos —lo estoy leyendo de mi libro—. Vivir pensando en los fracasos y en las heridas del ayer, solo nos llevará a desperdiciar nuestra vida y a cargarnos de una angustia que no tiene sentido, Recientemente y es una historia que siempre se repite, nos enteramos del caso de una joven extraordinaria que se enamoró de un muchacho, cuando ya tenían todo listo para casarse, dos semanas antes de la ceremonia, él desapareció. ¿Cree que eso fue bonito para la novia, para el papá, la mamá de la novia, para los amigos y aún para la familia del novio? Fue un fracaso, un verdadero desastre emocional. Una herida que quedó marcada en el alma de todos ellos y que los hizo sentir dolor tristeza, pena, vergüenza, rencor, ira y deseos de venganza.

Muchos trabajan toda una vida y son indemnizados, reciben todo el dinero de veinte, treinta años de trabajo y lo invierten en una financiera o en un banco que luego desparece, las personas se quedan sin nada. ¿Conoce a alguien que le sucedió algo así? Eso duele. ¿Y qué pueden hacer esas personas ahora de la tercera edad? Pues no les queda más que disfrutar lo que tienen, no como algunos que conozco que no comen donas por no tirar el hoyo, por guardarlo y ahorrarlo en vez de disfrutar.

Heridas siempre hay, fracasos siempre hay, pero con la ayuda del Señor tenemos que salir adelante. Elbert Hubbard dijo “un fracasado es un hombre que ha cometido un error, pero que no es capaz de convertirlo en experiencia”. Me gusta aquella frase que le oí a John Maxwell: “Haz de tu fracaso un momento, no un monumento”. A veces tenemos un fracaso, pero que sea un momento amargo, triste, vergonzoso, pero no un monumento al que salimos todos los días a verlo. Todo hombre por su naturaleza finita está limitado propenso al error y tenemos que recordar que el fracaso señala que es tiempo de cambiar la dirección.

En la vida pensar en el pasado debería ser como mirar en el espejo retrovisor cuando conduces tu automóvil. Vas en tu carro, miras en el espejo retrovisor pero solo para retroceder un poquito y luego avanzar, no se puede avanzar permanentemente si se tienen los ojos fijos en el espejo retrovisor. Así es la vida, hay cosas feas que han pasado, dejémoslo precisamente en el pasado. Olvidemos lo que quedó atrás para que no suframos esas lamentables situaciones. George Willis escribió no existe una venganza tan completa como el perdón. Richard Nixon afirmó lo que te odian no ganan a menos que tú los odios a ellos y entonces te destruyes a ti mismo. Perdonar no cambia el pasado, pero agranda el futuro”. Cómprelo en la Fráter Librería, allí está.

Sí, un noviazgo cristiano no vive en el pasado. Todos somos pecadores, no existe ni siquiera uno justo. Están aquí con su novio o novia y se ven las caras y dicen “lástima que no oímos esto antes. Si ese sillón del carro hablara, si ese sofá en tu casa hablara. Si sacaran los videos de aquel motel”. Todos somos pecadores, y la idea de hablar sobre esto no es para que viva bajo condenación y culpabilidad toda la vida, porque la sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado y Dios lanza nuestros pecados al fondo de la mar para no acordarse más de ellos. Dios nos da el ejemplo de olvidar. Pastor, Pastor, dijo el hombre, ayúdeme, tengo una esposa histórica. No, le dijo el pastor, será histérica. No, también, pero es histórica porque siempre me está recordando la historia de mi vida, de aquellos errores y pecados que cometí hace muchos años,  me los vuelve echar en cara.

Tanto el noviazgo cristiano como el matrimonio cristiano tienen que aprender a olvidar el pasado. Recuerde, la pareja con la que usted está trae algún dolor, ambos traen algún dolor, ambos sufrieron un desencanto, un desengaño, ambos llevan en su corazón tristeza, resentimiento y a veces venganza. Recuerdo, recién casado tuve que ministrar a mi esposa fuertemente, porque traía mucho dolor en su corazón. Creció en un hogar en el que su papá no estuvo presente porque se casó, vivió con otras personas, luego falleció. Ella tuvo serios problemas por las herencias, grandes conflictos. En Estados Unidos donde estábamos, en uno de esos momentos, revive toda esa amargura y tuve que decirle: mira, a tu papá no le puedes reclamar ni hacer nada porque ya está muerto, ni a tus parientes tampoco, porque no te conviene, pero a mí sí me conviene y a ti sí te conviene perdonar todas las injusticias. Ora conmigo y di en el nombre de Jesús, yo perdono a mi papá y perdono a la madrastra, perdono a no sé quién ni sé a cuantos.

Pero ese trago amargo me produjo una esposa sin amargura. ¿Quién quiere estar cerca de una persona amargada? Nadie, y la amargura se contagia, por eso es importante entender que un noviazgo cristiano no vive en el pasado, y un matrimonio cristiano tampoco debe vivir en el pasado, porque destruirán su presente. 1 Pedro 4:8 dice Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados. Si su pareja pecó ámela, eso quiere decir cubra sus pecados, tápelos, no los mire, olvídelos. Un día un joven me dice que se casó y cuatro años después descubre que su mujer tiene cuatro años más de los que le había dicho. Me engañó, qué hago. Le pregunté si se había enamorado de su edad o de ella y dijo que se había enamorado de ella. Por qué, porque te gustó esto o aquello, entonces olvídate, perdónala porque el amor cubre multitud de pecados, además es maña de las mujeres estar diciendo la edad que no tienen o no la dicen. Así que la amas, ya estas casado. Bendito sea Dios, siguió el consejo, está feliz, está la familia integrada, contentos.

Es importante no vivir en el pasado, sea con quien se case va a traer su costal de dolor por problemas en su familia,  en la escuela, en la universidad, en el gobierno, en su trabajo, su barrio, donde sea. Cada quien va llevar su costal de dolor y por eso tenemos que ayudarlos a seguir el consejo del apóstol Pablo, que nos cuenta en el capítulo 3 del libro de los Filipenses, cómo fue su vida y una de las cosas más difíciles que tuvo que lidiar, antes de convertirse, fue perseguidor del cristianismo. Saulo participó en el primer martirio del cristianismo, en la muerte de Esteban estuvo presente y vio a muchos morir, vio a muchos ser encarcelados.

Cuando se convirtió iba a Damasco con cartas de los judíos para tener autorización legal para sacar de sus casas a los cristianos, torturarlos, encarcelarlos. Sé que cuando tuvo su encuentro con Cristo en su corazón, hubo mucho pesar por todo el mal que hizo al cristianismo. Dice en Filipenses 3:13-14 Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús. Y luego ya como cristiano Pablo sufrió acusaciones, cárceles, infamias, naufragios, lo lapidaron, lo azotaron, lo dejaron como muerto en varias ocasiones, por eso también dice él: una cosa hago, olvidando lo que queda atrás, esforzándome por lo que está adelante.

Recuerdo a una pareja que llegó a discutir tanto porque el día de la boda en el hotel apareció un ratón, decía él, una rata decía ella y como se armó la contradicción llegaron al extremo que decidieron separarse. El juez les dijo, ¿no les parece tonto separase por una cosa tan tonta? ¿Por qué no se reconcilian y continúan su hogar? Se reconciliaron y continuaron con su hogar. Al salir del juzgado le dice ella, la verdad que nosotros exageramos las cosas por una rata, por un ratón le dijo él. El hermano Pablo Finkenbinder, un predicador que se hizo famoso por sus mensajes de cinco minutos por la radio que llamaba un Mensaje a la conciencia, vino en varias ocasiones. Y en una de ellas contó que recién casado era tan estricto que entraba a ver que su esposa había hecho la cama  y le decía: está más baja la sábana de este lado. No, le decía ella, está parejo. Iba por una regla y la medía. Dos milímetros más abajo de este lado, le decía. Después de cincuenta años de casados no le importa si hace o no la cama, dice. Tenemos que aprender a olvidar el pasado y a cubrir los defectos.

Los noviazgos cristianos mantienen una relación sana con ambas familias. El problema de muchos les gusta la novia o el novio pero les cae mal la familia de ellos, es muy familiar, ¿verdad? Están felices con la patoja pero la mamá de la patoja les cae gordo; el papá peor y los cuñados no se diga. Lo mismo pasa con las novias, les gusta el muchacho, pero la familita de ellos nada que ver. Entonces concluyen: yo me voy a casar  con él o con ella no con toda la familia. Gran error, usted no se va a casar solo con ella o solo con él, se va a casar con el combo familiar, agrandado En ese momento se convierte en pariente político, hasta suena raro, de toda la ralea de su mujer o de su marido. Así que olvídese de aquello que yo me voy a casar con él o con ella no con esta familia, usted ya está involucrado y cuando la Cicig lo saque a luz va a sufrir las consecuencias porque va a ser pariente, ahí va a estar. Así, ¿qué hacemos con la familia de nuestra pareja? la Biblia  en Éxodo 20:12 Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios. ¿Cuál es el secreto para tener larga vida? El cuarto mandamiento, es una promesa. Si aprendemos a honrar a nuestros padres, Dios nos alarga la vida y hace que nos vaya bien en todo, eso es una realidad.

¿Quién en la pareja tiene que obedecer este mandamiento? Los dos y usted con su esposa ya no son más dos sino una sola carne, así es que los papás de ella se vuelven en los tatas suyos y los papás suyos se vuelven en los tatas de ella. Así que ahora tenemos ambos que honrar a nuestros padres solo que ahora ya no son dos sino cuatro. Ahora que va a visitar a sus futuros suegros mírelos y dígase estoy dispuesto a honras a este par…de esposos. Efesios 6:1-3 dice Hijos, obedezcan en el Señor a sus padres, porque esto es justo.  “Honra a tu padre y a tu madre que es el primer mandamiento con promesa   para que te vaya bien y disfrutes de larga vida en la tierra. A cuáles padres ¿solo a los del esposo o del novio o también de la novia que será esposa? Ambos. No se puede pensar que se va a llegar a la casa de la novia y se va a hacer todo lo que le dé la gana. No se debe, se tiene que llegar con la disposición de ser un hijo obediente.

De novios se llega a la casa de sus futuros suegros y ellos les dicen si le dan o no permiso para salir con la patoja,  le dicen a qué hora debe regresar. Por supuesto, hay que obedecer. Cuando se case podrá disfrutar a la patoja veinticuatro horas al día, pero mientras esté en la casa de sus suegros tiene que respetar y si va a vivir en la casa de sus suegros y ellos le van a dar posada por unos tres mil quinientos días tiene que obedecer cuando le digan que en la casa cenan todos juntos a las 7, si le permite su horario de trabajo debe estar ahí a las 7. Si todos cenan de corbata, tiene que ponerse la corbata o si le dicen que en esa casa cada quien cena como le dé la gana, a la hora que quiera y donde quiera, no queda sino hacer lo mismo. Aquello que al pueblo donde fueras haz lo que vieres se aplica, se tiene que sujetar a las normas de la familia.

Tiene que honrar a sus padres y a los padres de ella. Cuando se enferman los padres se tiene que correr a ver cómo los ayuda, ojalá que los pueda ayudar, ojalá que se meta la mano en la bolsa y saque plata y pague la medicina, si es que ellos no pueden hacerlo y si pueden hacerlo ofrézcase también hacer lo que usted pueda hacer, a lo mejor ellos pueden pagar pero no pueden manejar, entonces le va tocar llevarlos a la  clínica, al hospital, a hacer los mandados. Tiene que hacerlo por su papá y su mamá.

¿Y cuándo se enferme la mamá de su mujer? igualmente, tiene que meterse la mano en la bolsa, honrar al padre y a la madre de su mujer, aunque esa señora le haya hecho la vida de cuadritos, ahora hágale que su rostro se ponga rojo de la vergüenza al devolverle ese mal que ella le hizo con ese gran favor que le está haciendo. Mira que mi mamá no tiene donde vivir porque perdió la casa, porque mi hermano la hipotecó y no la pagaron, se quedó en la calle. — Si me la traigo a vivir a la casa conmigo tortura constante —, pues alquílele una casa donde ella viva o compre una casa a nombre suyo para que no la hipoteque su cuñado y póngalos a vivir ahí. Los noviazgos cristianos mantienen una relación con ambas familias.

Uno de los principales errores de que no me voy a casar con ellos, no es cierto. Escoja bien  a su pareja porque usted se va a casar con su pareja y con todo el combo agrandado de la familia. Error número dos, si quieren una amistad que me busquen, busque usted también, llame usted también. Las amistades se construyen. Promueva una relación cordial y amistosa con la familia de su pareja. Error número tres. Yo vivo bajo mis reglas, si quieren buenoy si no, no.

Errores que no debe cometer con su propia familia: voy a ser mayor de edad y seré libre. Ah, patojos bobos, no saben que cuando lleguen a la mayoría de edad no son libres, ahora son esclavos de sus acciones. Cuando mis hijos eran menores de edad, yo tenía que firmar por ellos en el seguro, firmar por ellos con la licencia que sacaron a los 16, 17 años, yo era responsable porque si se tronaban a alguien el que se iba al bote era yo. Jóvenes, no crean que ser mayores de edad los hace libres, los hace libres de a quien servir y por eso escojan servir a Dios y a respetar las leyes y obedecer, porque entonces les va ir bien.

Hace unos años llegó un joven a pedirme consejo, porque su mujer lo había dejado con tres hijos. Me dijo que iba a comprar y nunca apareció. Supe que se fue del país y me dejó aquí con los tres hijos y me contó la historia. ­

—La conocí haciendo fila en la Muni.  Y ahí nos pusimos  platicar y ella me dijo que ya no hallaba las horas de irse de su casa, para hacer lo que me dé la gana. Ya no aguanto a mi vieja, ya no aguanto a mi tata, son una lata. No me dan permiso, aquí que allá. —Pues yo también, ya no aguanto a mi familia. —Casémonos —me dijo ella— y nos vamos. Se casaron y ¿cómo terminó? Papa soltero.

Jóvenes que viven bajo la cobertura de sus papás, que tienen la beca completa, no pagan casa, luz, agua, estudios, ropa carro, gasolina y se hartan gratis, y todavía protestan, deberían estar agradecidos de que sus papás todavía los tengan ahí y eso que ya tienen 39 años. Así que si vive con sus papás obedezca las normas de ellos, y no piense porque ya es mayor de edad ahora es libre. Al contrario, ahora es esclavo de sus propias decisiones y consecuencias. La mayoría de edad trae mayor responsabilidad.

Error número dos. Mis papás ya están viejitos, no saben nada. Oiga a su mamá cuando le diga hija, si no quieres estar fregada con un marido como tu papá, no hagas lo que hizo tu mamá, cambia la historia, cásate  con un muchacho cristiano, con un muchacho obediente, un muchacho respetuoso de sus papás, con un muchacho sin vicios, con fe y visión.

Por favor mamás, no les metan a sus hijas: casaste con este que tiene pisto, porque el pisto se acaba, vuela. El dinero no lo es todo, podemos contarles la mayoría de parejas que ya tenemos 20, 30,40 50 años de casados que comenzamos sin pisto. No crean que todos comenzamos nuestros hogar con una mansión, con un carrazo, con una cuenta bancaria gorda. La mayoría comenzamos sin casa, sin carro, pero con mucho amor a Dios y a nuestra pareja y con esfuerzo y paciencia ahora Dios nos ha dado prosperidad, porque hemos aprendido a honrar a nuestros padres en todo momento.

A sus padres, aunque estén viejecitos, guárdeles respeto, ámelos, provea cuando sea necesario lo que necesiten. Señorita, usted puede tener 18 años y es maestra de unos niños en primer año, los niños cuando venga caminando ¿sabe cómo le van a decir? ahí viene la vieja, porque para los niños una de 18 ya está vieja. Hace muchos años hablando con los patojos en la iglesia de Santa María Cauqué les dije aquí ustedes se casan jóvenes, ¿qué pasa con una patoja de 20? Ah, esa ya está vieja, me dijeron. Así que a su papá y su mamá aunque ya estén ancianitos respételos, porque  saben más de lo que usted se imagina.

El otro error que cometemos con nuestra propia familia, al pensar que a mis papás no les importo ni me aman. Los papás cometemos el error de no expresar nuestro amor a nuestros hijos, pero sí les amamos hijos. Lo que tenemos que aprender papás, es ser más expresivos y decírselos, porque a veces solo se nos va en regañarlos. Tenemos que ser más cariñosos con ellos, más expresivos con ellos, pero aunque su papá nunca haya sido muy cariño le garantizo que lo ama, así que por eso cada vez que perdió el año lo recibieron en su casa, porque lo aman aunque sea haragán. Si se enferma lo cuidan en su casa porque lo aman. Desde que nació lo amaron aunque era feo, pero para  su mamá era lo más lindo que podía haber y para su papá igual, peor que él se veía reflejado en usted. Lo ama. Sepa que sus papás lo aman.

Finalmente, lo que está en 1 Juan 4:20 Si alguien afirma: “Yo amo a Dios”, pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto. El cristiano que odia a su hermano no ama a Dios. Si no saluda a su hermano por odio, no ama a Dios. Si no puede ver a su hermano por odio, no ama a Dios. Si se retuerce de envidia, de la cólera cuando Dios bendice a su hermano, no ama a Dios. Dios es amor y el cristiano debe reflejar el corazón de su Padre Dios. Perdone toda ofensa y sea libre para construir relaciones basadas en el amor.

Hoy hablamos de que los matrimonios cristianos no viven en el pasado, aprenden a perdonarse, piden perdón a Dios y siguen avanzando, Dijimos también que los noviazgos cristianos mantienen una relación sana con ambas familias. Si no ha visitado a la familia de su mujer desde hace mucho tiempo, sorpréndalos un día de estos, vaya a verlos, lleve algo para comer para que vean que ya no es tan tacaño como antes.

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007