Características de un noviazgo cristiano Parte 3 (código 2016-256) – Radios Fráter
  • agosto 3, 2016

Características de un noviazgo cristiano Parte 3 (código 2016-256)

Escuche:

Continuamos con la serie“Familias sobre la Roca”, la roca es Cristo, Su Palabra. Jesús enseñó que quien oye Su Palabra y la pone en práctica  es como aquel que construye su casa sobre la roca. Así que Cristo es la roca, pero la obediencia es la clave para que podamos ser familias permanentes, familias que soportan las tormentas de la vida. Las tormentas llegan más de una vez, muchas veces porque no se tiene nada o porque se tiene demasiado. Los problemas llegan y tenemos que estar listos para resolverlos, la mejor manera de soportar las tormentas es obedecer lo que Dios enseña en Su Palabra y familias sanas producen sociedades sanas, naciones sanas. Por eso hemos enseñado muchos aspectos al respecto.

Hoy nos vamos a referir a los noviazgos cristianos. Todo cristiano tiene que parecerse a Cristo. Si vamos hacer las cosas como cristianos, tenemos que hacerlas como Cristo las haría. Hace muchos años leí el librito “En sus pasos” y el autor escribía  ¿qué haría Jesús si estuviera en mi lugar? Y esta es una buena pregunta que debemos formularnos todos cuando estamos por tomar una decisión, una acción o una reacción. ¿Qué haría Jesús si estuviera en mi lugar? Ya no aguanto a mi mujer, me dan ganas de ahorcarla. Quizás no lo haría. ¿Qué haría Jesús ahora que estoy de novio o de novia? Los cristianos tenemos que actuar como Cristo, tenemos que demostrar el fruto del Espíritu Santo, debemos tener noviazgos en los que ambos en su relación reflejen el carácter de Cristo, noviazgos en los que Jesús sea el centro de la relación, en donde sus mandamientos que son vida y paz se vivan en pareja, que la sociedad vea que son diferentes.  Ser santos, significa ser diferentes, así como Dios es santo, nos manda que seamos santos en nosotros  y en nuestra relación con otros. Dios nos manda que nos apartemos del pecado y nos consagremos por completo a  Él, quien es el creador, la fuente de vida y que nos amó tanto que envió a Su Hijo a redimirnos del pecado en la cruz del Calvario. Esto se debe vivir en toda relación de noviazgo.

Veamos dos cosas que son importantes, para que nuestros noviazgos sean buenos. Aunque hay cosas en las que me refiero para los novios, también se aplican para los esposos. Los noviazgos cristianos no tienen amigovios o como solemos decir amigos con derecho. Un día llamé a un líder de la iglesia, hace muchos años, lo senté y le pregunté ¿estás casado? Si –me dijo–, claro que sí. ¿Por qué estás saliendo con la fuslina de tal? –Es que somos amigos con derecho. ¿Derecho a qué? – A todo – me dijo. ¿Ah, sí? Cínicamente me estaba diciendo –estoy casado, pero tengo una amiga con derecho –, pero sin compromiso y esto no debe suceder en nuestras relaciones personales como cristianos. Todos podríamos decir existe mi mejor amigo y aparte ni novia.

Cuando se tiene un noviazgo se debe cortar con toda amiga “con derecho”, es decir derecho besarse, acostarse, hacer de todo sin casarse, eso se llama inmoralidad sexual. Tengo mi novia y como soy cristiano la respeto, pero como tengo mi amiga con derecho con ella me desquito. Así no es la cosa, se tiene que respetar al novio o a la novia, ya vimos que el Señor espera que nosotros no caigamos en inmoralidad sexual. Cada vez es más común ver a hombres que tienen su novia y aparte a su mejor amiga y a la vez a mujeres que tienen a su novio y aparte a su mejor amigo, ¿conviene  que se tenga una pareja y aparte un amigo del sexo opuesto? No. No conviene. ¿Por qué mi pareja debe ser  mi mejor amigo o mejor amigo? Porque es con quien pasará el resto de su vida. La vida pasa, alguien me preguntaba hoy ¿cuántos años tengo de casado? Voy a cumplir 45 y eso es toda una vida. Tenemos que entender que cuando nos hacemos de una novia es pensando pasar juntos el resto de nuestra vida y ese resto puede ser mayor que la vida que hemos vivido hasta ahora.

Cuando formalicé con mi novia, ahora mi esposa, tenía 17 años y en ese entonces ya sabía que era para toda la vida. Lo bonito de tener una pareja para toda la vida es que la tiene en todos los modelos que vienen. La tiene joven y delgadita, la tiene madurita, llega a tenerla abuelita, de todos los modelos que hay. Hay que entender que una pareja es para toda la vida, por eso es importante que cuando se escoge a la pareja se le dé exclusividad, en ese aspecto tenemos que discriminar a todas las demás mujeres. Solo ella tiene el derecho. Dice la Biblia que cuando uno se casa, uno ya no es dueño de su cuerpo sino su pareja. Este cuerpo no es mío, es de la pastora Elsy, ella tiene todo el derecho de hacer lo que quiera con este cuerpo, pero también este pastor tiene derecho de hacer lo que quiera con el cuerpo de ella.

Una mujer o un hombre no puede decir que puede hacer lo que quiera con su cuerpo. No, su cuerpo ya no es suyo, no solo de su marido o su mujer sino es de Cristo. Porque nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, porque el Espíritu Santo mora en nosotros y Él es el verdadero dueño de nuestro cuerpo. Por eso, ese argumento de que este es mi cuerpo y yo decido si aborto o no, son cuentos. No es suyo ese cuerpo, porque es del Señor. Si yo lo reconozco como mi Señor, Él es el Señor de mi vida, de mi cuerpo, de mi espíritu, de mi familia, de todo. Ya no puede decir, mi casa, esa casa no es suya, es del Señor. Usted vive allí y Él le dio permiso para que la asiente en el Registro de la Propiedad a su nombre, pero no es suya.

La Biblia dice del Señor es la tierra y su plenitud; del mundo y los que en él habitan. Así que ni mi mujer es mía, tampoco es suya, es del Señor. Hay que entender que somos meros administradores. No diga mi pisto, no es su pisto, porque es del Señor, por eso decimos el Señor es mi pastor, nada me faltará. El Señor es quien nos provee, y por eso debemos dárselo sin dolor, porque es de Él.

Estamos diciendo que debemos ser mejores  amigos de nuestra pareja, porque con ella pasaremos el resto de nuestra vida. ¿Por qué nos casamos con una persona? Algunos dirán porque la embarazó pero por qué la embarazó, porque le gustaba. Usted empieza a salir con una persona, porque le gusta, porque platica con ella, come con ella, va al cine con ella, va a la Fráter con ella, va a la célula con ella y usted vive con esa persona, lo único que le falta es dormir y vivir con ella. Por eso se casa, porque se encontró a una persona con la que se disfruta estar. Prefiere estar con esa persona que con todas las demás, por eso es que debemos hacer de nuestra pareja nuestra mejor amiga o amigo. Porque es con quien disfrutamos estar  más, porque esa persona sabrá todo de nosotros.

¿Será que nuestra esposa sabe todo de nosotros? Es la que más sabe, a veces decimos hablemos a calzón quitado. Con nuestra pareja sí hablamos a calzón quitado. Con ella puede haber conversaciones a calzón quitado, eso quiere decir que hay intimidad, hay confianza. A mí no me da pena levantarme y salir en calzoncillo frente a mi mujer para ir al baño, porque hay confianza. Y eso es lo que debemos entender, por eso con nuestra pareja debemos ser exclusivos para con ella y ella para con nosotros, porque es la persona con la que vamos a vivir toda la vida, y toda la vida pueden ser  seis meses, hay quienes se mueren el día que se casan, pero hay otros que no hay modo que se mueran y pasan cincuenta, sesenta años. Por eso es importante esa selección.

Me contaba una persona que antes de venir a los pies de Cristo se echaba los tragos y al llegar a su casa y ver a su mujer en la cama se preguntaba ¿cuándo se irá a morir esta…? Pero ahora que soy nuevo en Cristo, le agradezco a Dios que no me haya contestado esa petición. Tenemos que entender esa realidad. ¿Por qué mi pareja debe ser mi mejor amiga o amigo? Porque pasará el resto de su vida con ella, porque es con quien más disfruta estar y porque es quien sabrá todo de usted. Así como cuando está en Dios no coquetea con el mundo, pues ha muerto al pecado y ahora vive para Dios, en un noviazgo cristiano usted no coquetea con su mejor amigo o amiga, porque su mejor amigo o amiga es su pareja. Dios nos da el ejemplo, Dios es celoso y usted debe ser celoso de su pareja y debe reconocer que ella es celosa de usted.

Romanos 6:5- 14 dice En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección. Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado; porque el que muere queda liberado del pecado.  Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también viviremos con él. Pues sabemos que Cristo, por haber sido levantado de entre los muertos, ya no puede volver a morir; la muerte ya no tiene dominio sobre él. En cuanto a su muerte, murió al pecado una vez y para siempre; en cuanto a su vida, vive para Dios. De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.  Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos. No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia. Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia.

Usted entrega su vida a Cristo y se compromete a ser fiel al Señor, se está entrando en una relación de noviazgo con Cristo, con miras a casarse con Cristo. La Biblia dice que el esposo y la esposa tienen una relación como la que tiene Cristo con la Iglesia. Cristo es el novio, la Iglesia es la novia, ¿será Cristo celoso de su novia? ¿Querrá el Señor que hoy estemos muy enamorados de Él, catándole, adorándole y a la tarde bien socados, que vengamos hoy a adorar al Señor y a la tarde estafemos a alguien? ¿Que estemos hoy muy cerca del Señor y mañana robando, mintiendo, engañando? A Cristo, nuestro novio, tenemos que serle fiel, exclusivos para Él, no acepta que coqueteemos con el pecado y con el mundo. Igual en nuestra relación de noviazgo y matrimonio, mañana cuando llegue a su oficina, a su taller, a su clínica, su trabajo, a su negocio, por favor no coquetee con ninguna otra persona que no sea su propia pareja o el Señor. ¿Está claro? así que arréglese bonito pero no coquetee con nadie.

Nosotros ya no coqueteamos con el mundo ¿por qué tiene que agarrar su botella de gordito y quedársele viendo y diciendo –tan bonita que estás, me la voy a tomar –?  No coqueteemos con el mundo, porque vamos a sufrir las consecuencias. Si usted anda con su novia no quiere que ella coquetee con otro solo porque tiene más pelo que usted o solo porque tiene más plata que usted o porque es más bonito que usted o más famoso, nadie acepta eso en lo natural.

La segunda cosa importante de la que quiero referirme es esta: Los noviazgos cristianos no hacen de su pareja ni su dios, ni su Salvador, porque no puede serlo. Éxodo 20:1-3 dice Dios habló, y dio a conocer todos estos mandamientos: «Yo soy el Señor tu Dios. Yo te saqué de Egipto, del país donde eras esclavo. No tengas otros dioses además de mí».

A veces uno se enamora tanto de una persona que la endiosa, la joven cree que tiene de veras al non plus ultra y llega a ponerlo en un pedestal, llega a ponerlo en un trono, poco falta para que le ponga veladoras y se arrodille ante su novio o ante su novia, esposa o esposo. Podemos amar a nuestra pareja, podemos admirar a nuestra pareja, podemos elogiarla pero jamás debemos endiosarla, porque el único Dios es el que está en el trono de los cielos, nuestro Padre. Solo a Él debemos rendirle culto y adoración. Sé que cuando uno se enamora ya tiene el corazón, los ojos y la mente solo en su pareja, pero recuerde: hay que buscar primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas vendrán por añadidura. Si se enamoró de una mujer que es lo máximo, que parece un ángel bajado del cielo o se enamoró de un hombre que es extraordinario, inteligente, brillante, ingenioso y hasta chistoso, recuerde: el único que debe ocupar el trono de Dios es Dios, su pareja va después, no antes de Dios.

¿Por qué no debemos endiosar a nuestra pareja? Porque a veces las parejas terminan con uno. Alguna vez a alguien lo mandaron a volar, no una, todavía me siguen mandando a volar, dirán otros. ¿De qué sirve que endiose a su pareja y después lo manda a volar? Dios no nos manda a volar, Dios no nos manda a la porra, Dios no corta con nosotros, nos ama, permanece con nosotros. Cuando se está en el puesto de funcionario en la administración pública ahí está Dios, pero cuando nos sacan del puesto y ya nadie nos busca Dios seguirá siempre con nosotros. Él es fiel, permanece fiel siempre. Cuando se es joven, apuesto, con futuro hay algunos que están con nosotros, pero cuando nos ponemos viejos, gafos, cholcos, y enfermos ni en el asilo quieren aceptarnos, pero Dios siempre está con nosotros. La Biblia dice. Fui joven y ahora que soy viejo, no he visto justo desamparado ni su descendencia que mendigue pan. El Señor es fiel, siempre fiel.

¿Por qué no hay qué endiosar a nuestra pareja? Porque se puede morir. Hay muchos que se les ha muerto la pareja, se ponen a llorar en la funeraria y – ahora qué será de mí, se murió. Ella hacía todo, ella era mi todo –, claro, cobran el seguro de vida y empieza a volver la paz y la tranquilidad. No debemos endiosar a la pareja porque se puede morir. Está feliz presumiéndoles a todas sus amigas solteronas al mangazo que consiguió, pero si se muere queda igual que ellas, peor porque ahora es viuda con deudas que dejó el marido.

¿Por qué no debe dejar que la pareja tome el lugar que le corresponde a Dios? Porque las parejas pueden sernos infieles. Los seres humanos podemos ser infieles. La mira toda fea, mal emplasticada pero tiene su pegue la doña y anda allá anda con el que no debería andar. Ahí lo ven todo mal emplasticado, todo feo, todo enfermo pero ahí tiene también. Por eso no endiose a su pareja porque pueden sernos infieles.

Si su pareja es su todo, cuando la pierda, perderá todo. Su todo debe ser Dios quien le da la esperanza de una vida eterna con Él, y su pareja es una de las grandes bendiciones que Dios le ha dado. La Biblia dice: el que halla esposa halla el bien. Y alcanza la benevolencia del Señor. No es fácil conseguir esposa. Me sorprende cuando los jóvenes me dicen que no hay patojas en la Fráter, para empezar, hay que encontrar una que lo quiera a usted. Puede haber muchas pero que lo quieran es otra historia, Por eso hablamos en unas enseñanzas anteriores que no puede estar exigiendo de una pareja lo que usted no puede ofrecerle. Usted busca una mujer virgen y usted qué ofrece, sea virgen para eso, para demandar lo que usted puede dar. Sea trabajador, sea estudioso. Quiere una pareja exitosa, sea exitoso. Quiere una pareja famosa, sea famoso. Quiere una persona muy cristiana, sea  muy cristiano, y entonces podemos demandar lo que podemos ofrecer.

Lo único permanente y que no cambia en esta vida es Dios. Su pareja va a cambiar, se va a poner más vieja, más arrugada, más gorda, más calva, más cholca, más lenta, se va a poner enferma. Su pareja va a cambiar, puede cambiar. Sí, cuando nos casaron no era así, pero todo cambia, la ley de la gravedad afecta a cualquier quinceañera cuando ya tiene varios  quince años. Por eso es importante entender que el único que no cambia es Dios, que Jesucristo es el mismo de ayer, hoy y por todos los siglos. Y si ambos, en la pareja, lo reconocen, entonces aceptarán los cambios que se puedan dar. Así que asegúrese que Dios sea su todo, que cuando todo pasa, pase por el filtro del Creador y que todas las cosas ayudan a bien a los que a Dios aman. Dios deberá ser su todo cuando vive para honrarlo en esta Tierra y la gloria futura. Nos espera, hermanos, una gloria futura, una vida eterna en la presencia de Dios nuestro Señor y por eso debemos serle fieles.

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007