Dos enemigos de la sociedad (Código 2016-296) – Radios Fráter
  • agosto 31, 2016

Dos enemigos de la sociedad (Código 2016-296)

Escuche:

Qué bueno es estar en la casa del Señor y que nuestra esperanza no es en una vida eterna en este cuerpo terrenal que, como dice Pablo, por fuera se va desgastando, por dentro se va renovando. Guatemala es un lugar precioso, es un lugar bello, porque el chapín es cariñoso, el chapín es querendón, bullanguero, solidario, todo amor, pero también  tenemos a chapines que dan miedo, solo gritan gasolina y ya quieren quemar a alguien, si hay una fila se quieren colar, si van en el tránsito no dejan pasar a nadie. Es buena gente, cariñosa, cae bien, pero tiene un problema y es el problema de la humanidad, todo ser humano tiende hacia el mal, veámoslo en cosas pequeñas, tocar el timbre y salir corriendo.

Los tiempos cambian, la tecnología se incrementa, los avances continúan, pero el corazón del ser humano siempre será el mismo. Hoy vamos a ver dos enemigos que tiene la sociedad, se acerca precisamente la celebración de la Independencia de nuestra nación, pero cada día somos más esclavos del pecado. Guatemala va a cambiar cuando cada ciudadano doble su rodilla delante de Dios y reconozca que hay un Dios justo, soberano, a quien nos debemos y que no es un Dios distante sino envió a Jesús para identificarse con nosotros y entendernos.

En la tumba de Lázaro, su amigo, lloró y nos mostró que su corazón es compasivo. Vamos a Filipenses 2:1-4 este va a ser el texto que vamos a utilizar. Por tanto, si sienten algún estímulo en su unión con Cristo, algún consuelo en su amor, algún compañerismo en el Espíritu, algún afecto entrañable, llénenme de alegría teniendo un mismo parecer, un mismo amor, unidos en alma y pensamiento. No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás.

El primer enemigo de la sociedad, según vemos, es el egoísmo. No hagan nada por egoísmo. Qué es el egoísmo, es el excesivo aprecio que tiene una persona por sí misma, y que le hace atender desmedidamente a su propio interés, sin preocuparse del de los demás. El problema del egoísta es que se cree el centro del universo, tiene una palabra favorita y se llama “yo”. “Ustedes”, es la palabra favorita para describir a los mejores sirvientes. “Te uso” es el valor que les da a las personas. El egoísmo destruye, no hagan nada por egoísmo, nos dice, si yo soy egoísta y me considero el centro del universo, entonces analice bien esto y examínese: me vuelvo indiferente a lo que pasa a mi alrededor. El egoísta solo puede ver al frente, al frente del espejo porque como a las mulas que les ponen tapaojos que no pueden ver alrededor. No encuentran necesidad porque él es la necesidad.

Si yo soy el centro de todo creo que todo el mundo me debe y que merezco todo ¿Cuándo? Ya. Los egoístas son creados por los papás. Si su hijo cree que se merece el cielo y la Tierra y que todo se lo merece ya, se está “paseando” en su vida y lo está destruyendo, porque por  amor los papás chapines arruinan a sus hijos. Por amor, yo no quiero que a mis hijos les falte nada y el nene tiene tres años y ya tiene un IPad, el otro tiene carro y le dan  dinero al mes, se la pasa jugando todo el día y tiene cuarenta años.

El egoísmo destruye a nuestra sociedad. Si yo me siento el centro de todo, me siento realizado y si yo estoy realizado, aunque el mundo esté de cabeza. Eso es indiferencia, porque todo puede estar de cabeza pero yo soy indiferente ante la necesidad. Me ofendo rápidamente si no me tratan como el gran yo soy, que creo que soy. Usted no sabe quién soy yo. Yo soy, yo soy. Si yo soy egoísta y me siento el centro de todo soy un dolor de cabeza en mis relaciones personales. Si usted está en Cristo debe conducirse como Cristo se condujo, con humildad, porque no puede ser que nos llamemos cristianos y seamos egoístas.

¿Por qué hablamos del egoísmo? Porque el egoísmo es un enemigo de la sociedad, solo busca su propio bien y nada más, cómo podemos transformar Guatemala si solo pienso en mí. Proverbios 18:1 dice El egoísta busca su propio bien; contra todo sano juicio se rebela. Filipenses 2:3-4  dice No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás.

El primer enemigo es el egoísmo, porque busca solo su propio bien, el segundo enemigo es la vanidad. Las redes sociales han explotado la vanidad con todo. Antes para ser famoso había que salir ante las cámaras y solo unos cuantos pocos privilegiados salían en la tele. Recuerdo que de niño de mi papá salía su codo, su brazo en un anuncio y nos decían: en ese restaurante grabaron ese video y yo estaba ahí. De repente pasaron el anuncio y con mis amigos les decía ese es el brazo y el codo de mi papá. En el colegio llegaron a grabar un anuncio y nos reunieron a todos en el gimnasio y nos dijeron que corriéramos bajo el agua con las capas Ciclón. Era verano y con una motobomba tiraron el agua hacia arriba. Me  sentía famoso, pero en la edición no me escogieron.

El enemigo número dos de la sociedad es la vanidad, que es arrogancia, envanecimiento y deseo de ser admirado por el alto concepto de los propios méritos. Hoy no tenemos necesidad de tener una cámara profesional y salir ante todos y que nos aplaudan y nos feliciten, hoy usted tiene un reportero en su mano, con su celular. Con las redes sociales debemos ser cuidadosos, porque la vanidad es arrogancia, envanecimiento y deseo de ser admirado por el alto concepto de los propios méritos, no solo quiero ser admirado, me siento más que todo arrogante. Hoy la grandeza está en su celular, vanidad y egoísmo de la mano.

Hoy los jovencitos y jovencitas ya no toman fotos, las editan. No es posible que aquella jovencita que le dieron con las paletas para hacer tamales, ahora aparezca con unas curvas increíbles. Solo les digo que tengan cuidado con la vanidad, porque es un enemigo de la sociedad. El cristiano no puede ser ni egoísta ni vanidoso, el vanidoso se cree la montaña más alta de la humanidad, digna de ser admirada. Se siente tan especial, que especial es un término muy bajo para describir su grandeza. Me recuerda aquel que se sentía y quería ser como Dios llamado Satanás. Si yo soy vanidoso, Sólo hablo de mi persona. Creo que valgo sólo por lo que hago. Cuando usted cree que vale, solo por lo que hace, cuando deje de hacer lo que hace se muere.

Si yo creo que valgo porque corro, el día que deje de correr ¿quién soy? Si creo que valgo por lo que tengo, el día que quiebre cuánto valgo. Si yo creo que valgo por la posición en la empresa, el día que me corten cuánto valgo. Por eso el cristiano no encuentra su identidad en lo que tiene o en lo que hace sino en lo que es en Cristo Jesús. Un pecador que se arrepintió de los pecados, que encontró el perdón y la sustitución en la cruz de Jesús con nosotros, porque siendo pecadores estábamos condenados ante un Dios bueno y justo que paga a cada cual conforme lo que merece. Solo Jesús el justo muere por los injustos y nos sustituye y ahora no solo creemos en la justificación, creemos en el poder y majestad de un Dios al que nos debemos porque nos creó.

Creo que valgo solo por lo que hago, si soy vanidoso creo que valgo si otros constantemente me están admirando. Ahora valgo por los likes que me dan por lo que enseño, mostrando los atributos que Dios me dio. Déjeme  decirle señorita que esa tez, esa piel perfecta que tiene va aparecer como aquellos perros arrugados a los ochenta años, si está viva. No va a subir una foto así. Debemos tener mucho cuidado, ustedes no son las redes sociales, no son los carros que manejan, no son el lugar donde viven y las cosas que poseen, ustedes son pueblo adquirido por Dios, nación santa llamados a anunciar las virtudes de aquel que nos llamó de tinieblas a su luz admirable. Eso somos, somos un pueblo contra la corriente y a favor de mucho, porque a veces los de afuera solo nos conocen por lo que estamos en contra, pero estamos a favor del amor y de la paz, porque eso es lo que Dios ofrece. Estamos a favor de una vida que trasciende la temporalidad, una vida que vence al Timex y al Rolex, que no tiene ni principio ni fin sino eternidad, porque nuestro Dios dice que Él es el Alfa y la Omega, el principio y el fin.

Si yo soy vanidoso me enojo cuando otras personas logran cosas grandes, el vanidoso, piensa mal del que logra sus propósitos. El vanidoso no puede ver éxito,  porque él quiere ser el éxito. Si soy vanidoso me enojo y minimizo los logros de otra persona cuando alguien más habla bien de ellos. Usted es egoísta, vanidoso. La vanidad es un enemigo de la sociedad porque trata a la mayoría de personas como inferiores. Estudié en el Instituto Cristo para las Naciones, a las dos semanas de haber llegado cumplí 18. Tuve a dos compañeros de lo más racistas que he podido conocer. Uno iba a ser misionero y el otro evangelista y no podían amar al pobre guatemalteco que llegó a su cuarto. El último día que estuve con ellos me  senté en la cama y les dije que había estado cinco meses con ellos, les mostré las tarjetas que me habían dado y les dije que eso no los hacia ni evangelistas ni misioneros, sino un corazón que no es como el de ustedes. Al siguiente día sacudí el polvo de mis zapatos y salí de ese cuarto. El en otro encontré a un amigo de Japón y voy con él le pregunto si puedo ser su compañero y me dijo que si, culturas distintas, éramos uno, no era ni vanidoso ni arrogante.

Cuando alguien habla mal de un indígena me molesta, porque es alguien que se cree superior y hasta que experimente el racismo sobre su vida va a saber que es un hijo de Dios. Iglesia no nos burlemos de nadie, la iglesia  es uno. No hay esclavo ni libre, ni judío ni griego, ni hombre ni mujer. Somos uno en Cristo. Gálatas 5:26 dice No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros. Usted no es más que nadie, el cristiano no es más que nadie, entiende que es igual que todos y todo el que respira y tiene ojos es digno de ser amado. Hace una semana fui a un restaurante que es de una señora que asistía a la Fráter. Estaba en la caja y de pronto llegó su exmaestra y la fue a saludar y le dijo ­— hasta donde paró usted, detrás de una caja, en un mostrador, pobrecita —. La dueña solamente se sonreía, pero le dijo — ningún trabajo es bajo, pero quiero que sepa que además de que hago este trabajo, lo hice desde siempre que no tenía nada, el restaurante es mío —.  — A mí que me importa eso, si de todos modos cajera es —.

Hemos visto los dos enemigos, cuáles son las dos soluciones, porque no solo vamos a identificar el mal, que a lo mejor habita en usted, debemos erradicarlo para que nuestra sociedad sea una sociedad pacífica, amorosa, armoniosa, productiva. Y la solución está en Filipenses 2:3 que dice no hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. La solución a la vanidad es considerar a todos los demás como superiores a nosotros mismos. Créame, de especial no tiene mayor cosa. Cree que cuando se muera va a tener gusanos rubios, gusanos negros. Va tener gusanos. La muerte nos muestra que es la igualadora de la humanidad. Ante la vanidad, la solución es considerar con humildad a los demás como superiores a nosotros mismos. Trate a los demás como superiores a usted mismo donde quiera que esté, eso es ser cristiano, así puede amar a cualquiera.

Ante el egoísmo y la vanidad, la solución es con humildad considerar a los demás como superiores a nosotros mismos. Ante el egoísmo es velar no solo por nuestros propios intereses sino también por los intereses de los demás, dice la Escritura. En otras palabras es dejar de ver el espejo, quitarse la venda de los ojos, y ver a su alrededor. Si usted no encuentra necesidad en Guatemala, es porque no está viendo, la necesidad está en cada esquina de esta nación, sobre todo la necesidad de conocer a un Dios vivo, amoroso, que dé esperanza eterna, que perdona, que cuando usted lo adora encuentra la paz y la felicidad de su vida. Y que tenga mucho dinero o no tenga nada, usted tiene esperanza, y no esperanza en la esperanza sino en un Dios vivo.

Muchos no estaban en la Fráter y estaban en la calle y Dios los ha prosperado y no solo para disfrutar, porque Dios les ha dado el poder de hacer riquezas. No, los ha prosperado siempre para ayudar al necesitado. Toda la Biblia en el Antiguo Testamento está del lado del necesitado, del desposeído, del huérfano, de la viuda, del extranjero. Trate a los demás con humildad y verlos como superiores a usted mismo y en segundo lugar no solo vele por sus propios intereses sino por los de los demás.

Filipenses 2:5-11 La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra,  y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

La actitud debe ser como la de Cristo Jesús, quien siendo Dios no estimó ser igual a Dios. Usted y yo no somos mayor cosa, somos seres humanos simples, mortales, con nuestros días contados, quién se va a quedar con su cuenta de Facebook, ¿quién? ¿Sabe cómo puede ser transformada una sociedad? Con gente que ama al que no es cómo él y que lo trata como superior a lo que él es, con gente que no vela por sus propios intereses sino también por todos de los demás. Se imagina a los congresistas de nuestra nación, se imagina a todos los ministros siendo así, a todos los maestros siendo así, a todos los empleados de la iniciativa privada siendo así. Ni egoístas ni vanidosos, la actitud debe ser como la de Cristo Jesús, Él es nuestro todo y ni su pastor y ni su líder, ni nadie más sino Cristo Jesús.

Mi anhelo es de quien se las lleva de muy superior, el Señor quebrante su corazón y le  dé uno nuevo lleno de humildad y de amor para todos, porque puedo decir que he visto a los hombres más ricos que yo he podido conocer en esta tierra, que no tienen necesidad económica de nada, no cristianos, y los he visto llorar delante de mí, porque alguien me ha llevado con ese multimillonario que puede tener un montón de cosas y han llorado cuando se le pregunta cuál es el problema. Y dicen que es las soledad, y tienen cualquier cantidad de personas a su alrededor, porque lo único que hay en el corazón del hombre es Jesús.

¿Qué tiene que ver este  tema con Familias sobre la Roca? La Biblia nos enseña a no solo ser egoístas ni vanidosos, sino en Efesios le habla a las esposas, a los esposos a los hijos, a los padres, a los amos, a los esclavos y dice esa porción de la Escritura, Efesios 5:21, Sométanse unos a otros, por reverencia a Cristo. Y esto vamos a estudiar las próximas semanas. Ni en la familia, ni en el trabajo, ni en ningún lugar de la sociedad, alguien es un dictador y todopoderoso. Todos somos llamados a someternos unos a otros por obediencia a Cristo. Someternos unos a otros es el requisito de la paz y el orden que Dios desea que tengamos en todas nuestras relaciones.

Hemos visto dos enemigos el egoísmo y la vanidad y ambos se curan cuando tratamos a todos los demás como superiores a nosotros mismos y cuando velamos no solo por nuestros intereses sino por los intereses de los demás. El mayor esfuerzo humano no nos cura, solo el perdón de un Dios ante el fracaso de nuestro esfuerzo humano y  el arrepentimiento de pecados nos cambia el corazón.

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007