¿En qué consiste el amor? ( Código – 2018-049 ) – Radios Fráter
  • febrero 15, 2018

¿En qué consiste el amor? ( Código – 2018-049 )

Escuche:

Muchos nos hemos enamorado alguna vez. Algunos luego cambian de opinión. Y me ha tocado ver a algunas parejas que las casamos y estaban muy enamorados, pero luego se separan. Y es que a veces confundimos el amor con la pasión, con erotismo, y sensaciones. Y aunque el amor conyugal se puede expresar a través de la pasión y emoción, el verdadero amor trasciende lo temporal de la pasión. El verdadero amor perdura, aun cuando no hay sensaciónes o emociones.

Por eso debemos preguntarnos ¿en qué consiste el amor? En La Fráter decimos que somos una iglesia cristiana para la familia, que proclama el amor de Dios. Porque el amor de Dios es el amor verdadero. Tan importante que Juan 3:16 dice: “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. 18 El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios.” 

Y este mismo Juan escribió en 1 Juan 3:16 “En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos.”

Qué interesante que Juan 3:16 habla de que Dios envió a su hijo para salvarnos y luego en 1 de Juan 3:16 “en esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros.” Jesús se ofreció voluntariamente para reconciliar al hombre con Dios. El proceso de reconciliador es incómodo. Pero Jesús tuvo éxito, porque estamos en paz con Dios gracias al trabajo redentor de Jesús. Pero Juan ahora nos pone un desafío. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos.

Hay personas que han dado personas que entregan su vida por sus hermanos, los que atienden las células, por ejemplo. Atienden a los de la célula, salen rápido del trabajo para llegar a tiempo a la célula, visitan a los enfermos y otras cosas más. Hay algo más difícil que dar que el dinero y es el tiempo. Los que tienen mucho dinero a causa de sus negocios, sus viajes y sus reuniones pero no tienen tiempo. Algunos hasta les dan tarjetas de crédito a sus hijos con tal de que no los llamen o molesten cuando están trabajando. Pero ¿qué es lo que necesitan los hijos? Necesitan tiempo con sus padres. Como aquella anécdota de un niño que le preguntó a su papá cuánto ganaba por hora. Cuando se lo dijo, fue a su ahorro, sacó el dinero y le pidió que le vendiera una hora de su tiempo para estar con él.

A veces estamos en la casa, pero nuestra mente y corazón están en el trabajo, en el negocio o en el deporte. Pero no solo pasa en los hogares sino en la iglesia. Por eso es importante entender lo que significa entregar nuestra vida por los demás. Quizás no tenga mucho dinero que darle a los demás, pero si tiempo para escucharlos, atenderlos.

Es importante entender lo que es amar. Romanos 5:7 dice: “Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. 8 Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.”
Jesús murió aun cuando estábamos en pecado. Sin importar lo que éramos, Jesús murió por nosotros. 1 de Juan 4:7 dice: “Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce. 8 El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. 9 Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. 11 Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros. 12 Nadie ha visto jamás a Dios, pero, si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece entre nosotros, y entre nosotros su amor se ha manifestado plenamente.”

¿Cómo sabemos que el amor de Dios se ha manifestado plenamente? En que nos amamos unos a otros. Si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece en nosotros. El amor no es un sentimiento, es una decisión. Es como el amor de una madre, lo ama tal y cómo es.

¿En qué consiste el amor? En compartir nuestros bienes con los que atraviesan necesidad. 1 Juan 3:17 dice: “Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él?”
Lucas 10:25 dice: “En esto se presentó un experto en la ley y, para poner a prueba a Jesús, le hizo esta pregunta: ―Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna? 26 Jesús replicó: ―¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo la interpretas tú? 27 Como respuesta el hombre citó: ―”Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”, y: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. 28 ―Bien contestado -le dijo Jesús-. Haz eso y vivirás. 29 Pero él quería justificarse, así que le preguntó a Jesús: ―¿Y quién es mi prójimo? 30 Jesús respondió: ―Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de unos ladrones. Le quitaron la ropa, lo golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto. 31 Resulta que viajaba por el mismo camino un sacerdote quien, al verlo, se desvió y siguió de largo. 32 Así también llegó a aquel lugar un levita y, al verlo, se desvió y siguió de largo. 33 Pero un samaritano que iba de viaje llegó adonde estaba el hombre y, viéndolo, se compadeció de él. 34 Se acercó, le curó las heridas con vino y aceite, y se las vendó. Luego lo montó sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo cuidó. 35 Al día siguiente, sacó dos monedas de plata y se las dio al dueño del alojamiento. “Cuídemelo -le dijo-, y lo que gaste usted de más, se lo pagaré cuando yo vuelva”. 36 ¿Cuál de estos tres piensas que demostró ser el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? 37 ―El que se compadeció de él -contestó el experto en la ley. ―Anda entonces y haz tú lo mismo -concluyó Jesús.”
¿Cómo podemos saber si somos buen prójimo del necesitado? Ayudándolo con nuestros bienes. Nuestros hijos son nuestros prójimos. Necesitan alimentación, vestido, calzado. El que no provee para los de su casa, ha negado la fe. Debemos entregar nuestros bienes materiales para que nuestra familia tenga para sus necesidades. Por eso debemos honrar padre y madre para que nos vaya bien.
¿Qué es amor? Es dar lo que tenemos para suplir la necesidad de otros. Santiago 1:22 dice: “No se contenten solo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica. 23 El que escucha la palabra, pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo 24 y, después de mirarse, se va y se olvida en seguida de cómo es. 25 Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído, sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla. 26 Si alguien se cree religioso, pero no le pone freno a su lengua, se engaña a sí mismo, y su religión no sirve para nada. 27 La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es esta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo.”
Me entrevistaron de un periódico y me pidieron mi opinión sobre la corrupción y respondí que somos la sal de la tierra, para preservarlo y para no corrompernos.

1 de Juan 3:10 dice: “Así distinguimos entre los hijos de Dios y los hijos del diablo: el que no practica la justicia no es hijo de Dios; ni tampoco lo es el que no ama a su hermano.”
Debemos amar a nuestro prójimo, a nuestros vecinos, a nuestros parientes. Y si los vemos en necesidad, debemos ayudarlos.

Deja un comentario

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007