Vivir en comunidad – Parte 3 (Código – 2018-199) – Radios Fráter
  • junio 10, 2018

Vivir en comunidad – Parte 3 (Código – 2018-199)

Escuche:

Dios es amor y el que no ama, no conoce a Dios, porque Dios es amor.
Cuando la Biblia habla de amor, siempre tiene que ver con el amor de Dios manifestado a través de Cristo Jesús. Y en el Nuevo Testamento la gente menciona amor siempre está presente el sacrificio y la generosidad de Jesús. Y este sacrificio es básicamente nuestra esperanza eterna, porque ante el Dios santo estamos descalificados porque somos pecadores, pero nuestra esperanza es Jesús.

Ahora que en Guatemala hemos enfrentado la crisis por el volcán de Fuego, hemos visto el amor. Muchos movidos por la compasión. Otros porque saben que si Dios dio todo por uno, ¡porqué no darlo por el prójimo! Debemos entregar nuestra vida por nuestros hermanos así como Cristo entregró su vida por nosotros. Ese es nuestro llamado.

Vivir la fe no se suscribe a las 4 paredes de la iglesia. Aquí no es el lugar para vivir la fe. En la iglesia se reúnen los que vivimos la fe, afuera. Es fácil pesar que si estamos en el colegio de 7 de la mañana a 3 de a tarde, somos estudiantes, pero al salir somos algo diferente. No somos cristianos porque vengamos a la iglesia, sino porque modelamos el caráctes de Cristo. No por cómo servimos, porque las organizaciones de ayuda sirven. Es por el fruto de Cristo en nuestra vida que nos hace diferentes.

Por eso cuando leemos que Jesucristo andaba por las aldeas predicando, es porque él no se limitaba a la sinagoga. Él andaba en las aldeas, en Capernaún fue donde inició su ministerio. ¿Dónde vivir nuestra fe de tal manera que podamos manifestarla claramente y ayudarnos mutuamente?

En una célula, cada semana. Hay gente que semana a semana abre la puerta de su casa para que allí se lea la Biblia y se amen. Así empezó La Fráter, con 5 células que el pastor Jorge dirigía. Luego desarrolló líderes y ahora hay más de 600 células.

¿Qué es lo que queremos? Que cobremos conciencia de la necesidad de vivir nuestra fe junto a otros creyentes, porque no se puede vivir la fe solo porque no transforma. Dedemos querer cambiar el país, la nación y no podemos hacer si vivirmos nuestra fe en secreto.

Tres cosas proveen la células. Las células proveen de comunión extra iglesia y extra célula. En las células encontramos amigos cristianos fuera del mundo de las 4 paredes de la iglesia y de la célula. Las células son la forma de hacer una iglesia grande y a la vez pequeña y personal. Las células no son una estrategia nueva, la iglesia primitiva de una forma natural, también las tuvo, pues en Hechos vemos que se reunión todos los días en el templo y por las casas.

Las células proveen de un evangelismo amistoso. El mejor vehículo que transporta el mensaje de salvación es la amistad. Generalmente es más fácil invitar y llevar a nuestros parientes y amigos a una casa, antes de traerlos a la iglesia. Un nuevo no sólo conoce una casa, conoce a personas que los van a amar con todo su corazón. Dios nos manda a predicar su palabra y a evangelizar, las células proveen de ese evangelismo amistoso

Las células proveen de un discipulado efectivo. Todo nuevo convertido es como un bebé, pero espiritual y necesita cuidado y alimento. En cada célula a todo nuevo convertido se le asigna un hermano mayor para que lo discipule y enseñe sobre el evangelio de Jesucristo y a vivir su vida cristiana. En cada célula todo nuevo convertido además de su hermano mayor, tiene el soporte del cuidado de todo un grupo. Dios quiere que demos mucho fruto y que ese fruto permanezca. El fruto permanece cuando enseñamos a obedecer lo que Jesús enseñó.

Veamos 2 razones más, por las que todos en La Fráter, debemos pertenecer a una célula. Las células proveen de una capacitación bíblica permanente. Todas las semanas abrimos la Biblia por las casas y estudiamos la palabra de Dios. En las células se estudian durante 3 meses temas bíblicos aplicables a toda persona y luego se estudian 3 meses sobre temas específicos aplicables a la necesidad específica del tipo de célula: jóvenes, familias, matrimonios, mujeres.

La Biblia es inspirada por Dios y contiene su revelación para la humanidad. 2 Timoteo 3:16ª dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios…” Porque el mensaje se origina en Dios, es aplicable a toda la humanidad en cualquier tiempo de la historia. Y porque es dada a través de hombres sin pasar por alto su cultura, su idioma, su personalidad y su historia debemos interpretarla tanto en su contexto literario como en su contexto histórico. Eso es lo que hacemos en las células. Estudiar la palabra inspirada por Dios.

La Biblia enseña, reprende, corrige e instruye en la justicia de Dios. 2 Timoteo 3:16b dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.”

Cada semana buscamos que la Biblia nos enseñe, reprenda, corrija y nos instruya en la justicia de Dios. La consagración total de nuestro ser a Dios es nuestra meta y el estudio en casa en donde podemos hacer preguntas y aportaciones es vital para nuestra consagración.

La Biblia capacita a todo siervo de Dios para toda buena obra. 2 Timoteo 3:17 dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, 17 a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.”

Cuando no nos sentimos capacitados no podemos desempeñarnos con confianza, autoridad y libertad. La Escritura nos capacita a los siervos y esclavos de Dios para hacer toda buena obra. Y nuestras obras son la luz ante todos aquellos con quienes tenemos contacto en el día a día.

Las células proveen de una capacitación bíblica permanente. Por eso anhelamos que todos los miembros de La Fráter sean parte de una célula. Para que todas las semanas abran las Escrituras inspiradas por Dios, que enseñan, reprenden, corrigen e instruyen en la justicia y preparan al siervo de Dios para toda buena obra.

Las células proveen de un pastoreo personalizado . Aún Jesús cuando estuvo en la tierra y vio a las multitudes, dijo que estaban desamparadas, como ovejas sin pastor. Mateo 9:35 dice: “Jesús recorría todos los pueblos y aldeas enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia. 36 Al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban agobiadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. 37 «La cosecha es abundante, pero son pocos los obreros —les dijo a sus discípulos—. 38 Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que envíe obreros a su campo.»”

Jesús tuvo compasión de las multitudes, porque estaban desamparadas como ovejas sin pastor. La cosecha era abundante, pero los obreros pocos. Esto lo dijo el Pastor de pastores que estaba ahí. ¿Por qué? Porque Jesús estaba limitado al tiempo y al espacio. No podía estar en dos lugares a la vez. Necesitaba de otros para pastorear las ovejas y para recoger el fruto. Al igual que Jesús, un pastor puede con pocos y si sóloél pastorea la multitud en la congregación estará desamparada como oveja sin pastor. Pero miles de líderes sí pueden atender a miles de personas. Y esto fue lo que hizo Jesús en el capítulo que sigue a lo que leímos en Mateo 9.

Jesús reunió a sus discípulos y les dio autoridad. Mateo 10:1 dice: “Reunió a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar a los espíritus malignos y sanar toda enfermedad y toda dolencia.”

Hasta este momento Jesús había sido el único que expulsaba demonios y sanaba enfermos. Al ver a las multitudes siente compasión pues están desamparadas como ovejas sin pastor. Jesús multiplica el cuidado pastoral y el evangelizar al comisionar a sus discípulos a realizarlo en parejas. Más tarde comisiona a muchos más a que hicieran lo mismo.

En La Fráter tenemos una labor pastoral compartida en donde muchos apoyamos al Pastor Jorge, porque si ni Jesús en forma de hombre pudo, mucho menos nuestro Pastor. ¿Qué es una labor pastoral compartida? Una labor pastoral compartida es cuando, así como Jesús delegó autoridad en sus discípulos para realizar el trabajo del cuidado y ministerio, el Pastor Jorge ha delegado en muchos líderes de la congregación para realizar lo mismo. Una labor compartida en donde no sólo él ora por los enfermos, echa fuera demonios, aconseja, predica en funerales y entierros, sino en donde todos los líderes, anfitriones y cristianos maduros de la congregación, también lo hacen.

Las células proveen ese pastoreo personalizado. El Pastor no puede orar por todos, pero en la célula oran por todos. No puede visitar a todos, pero en la célula visitan a todos. No puede asistir a orar al hospital por todos, pero en la célula todos visitan y oran por todos. Por las células podemos decir que somos a la vez una iglesia grande y a la vez pequeña. En otras palabras, todos nos ayudamos a llevar las cargas de los otros. Los líderes de los miembros y también los miembros de los líderes. Todos desempeñamos una función pastoral, no todas como casar en un matrimonio religioso, pero sí la más importante, cuidar de las ovejas del rebaño de Dios. Gálatas 6:1 dice: “Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado. 2 Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo.”

Las células proveen de un pastoreo personalizado. Por eso anhelamos que todos los miembros de La Fráter sean parte de una célula. Porque ahí tienen no uno sino muchos que cuidarán y pastorearán su vida espiritual. No necesitarán hacer cola con el Pastor, pues en su célula tienen personas que los pastorean y están presentes en las buenas y en las malas.

Deja un comentario

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007