Mi peor enemigo soy yo ( Código – 2018-336 ) – Radios Fráter
  • septiembre 20, 2018

Mi peor enemigo soy yo ( Código – 2018-336 )

Escuche:

En Guatemala ya son 197 años de independencia de España. Pero ¿Cuántos años lleva siendo libre de los vicios? Proverbios 14:34 dice: “La justicia enaltece a una nación, pero el pecado deshonra a todos los pueblos.”

Una nación pecadora es una nación que ha perdido la honra. Una nación obediente a Dios nuestro Señor es una nación con honra; y será una nación enaltecida cuando se practique la justicia. Por eso es tan importante que en nuestra nación se aplique la justicia pronta, cumplida, equitativamente a todos.

Una nación se enaltece cuando practica la justicia a todo nivel. No solo en los tribunales de justicia, sino en los conflictos interpersonales, familiares, laborales, en todos los aspectos.

Pero ¿qué está practicando nuestra Guatemala? ¿Será que está practicando la justicia como debe de ser? ¿Será que todo guatemalteco está siendo justo como debe de ser? ¿Es la corrupción únicamente un asunto económico? La corrupción es la acción de corromper o corromperse. La corrupción involucra dinero, pero es más que dinero. La corrupción de la moral -el pecado-, es la corrupción que destruye las familias y pueblos.

¿Qué busca el nuevo orden mundial en todos los países? Busca conquistar a las familias y a los cristianos por medio de leyes que los opriman. Busca legalizar el aborto, que es la puerta de entrada, para aprobar otras aberraciones. Busca legalizar la Ideología de Género, para luego obligar a enseñarla en las escuelas y silenciar al acusar de discriminación a personas, empresas y congregaciones que no cumplan con ella. Quitando la libertad religiosa, la autoridad a los padres y creando caos en donde al final, hay negocio. Esto es un mercantilismo terrible. Atrás de estas leyes hay grandes empresas buscando hacer grandes negocios.

¿Cómo podemos vencer la corrupción del pecado en nuestras vidas y luego transformar la nación? Abramos nuevamente nuestras Biblias en Santiago 1:13, el libro que estamos estudiando, aquel libro que fue escrito por un hermano de Jesús, a los judíos dispersos en el imperio romano por causa de la persecución por su fe y a quienes escribe para animarlos a vivir su fe y llevarla a la acción, dentro de la comunidad y congregación en la que ahora se encuentran. Santiago 1:13 dice: “Que nadie, al ser tentado, diga: «Es Dios quien me tienta.» Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta él a nadie.”

La tentación no proviene de Dios. De Dios no proviene la tentación, sino al contrario, de El proviene toda buena dádiva y todo don perfecto. Santiago 1:16 dice: “Mis queridos hermanos, no se engañen. 17 Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras.”

¿Qué es una dádiva? Una dádiva es un donativo o regalo desinteresado. ¿Qué es un don? Un regalo o presente. Todo lo perfecto y todo lo bueno -dádivas y dones- provienen de Dios. Nada malo ha salido ni saldrá de Él. Él es bondadoso, hace salir su sol y caer la lluvia sobre malos y buenos. Todo lo bueno sale de Dios porque Dios es bueno y no hay maldad en él.

Dios no sólo es el dador de todo lo bueno, El nunca cambia. Santiago 1:16 dice: “Mis queridos hermanos, no se engañen. 17 Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras.”

Hebreos 13:8 dice: “Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos.”

Se siente bien tener amigos que no cambian. Cuando son jóvenes son alegres, amables, entisiastas. Y cuando son adultos son alegres, amables, entisiastas. Pero hay otros que cómo cambian. Y a veces solo porque tienen un mejor puesto, se creen que son lo máximo. Ud. Quiere verlos y lo hacen esperar 1 hora para atenderlo. Hay cambios. Pero el Padre nuestro que está en los cielos, que es dueño de todo lo creado, es el todo poderoso, está en la máxima posicion de autoridad y sigue siendo el mismo. Jesuscristo no cambia, es el mismo.

En lugar de actuar destructivamente, Dios actúa constructivamente, él da perdón y vida eterna. Dios no nos ha cobrado nada por ella, porque Cristo pagó el precio. Santiago 1:18 “Por su propia voluntad nos hizo nacer mediante la palabra de verdad, para que fuéramos como los primeros y mejores frutos de su creación.”

Dios nos permite nacer a una nueva vida si creemos en él, en su Hijo como el justo que muere por los injustos y nos arrepentimos de nuestros pecados. Cuando leemos “los primeros y mejores frutos” Santiago hace referencia a los primeros frutos de la cosecha que se entregaban a Dios. Santiago y los discípulos de Jesús de la época, son los primeros en nacer de nuevo en Cristo, es decir, los primeros frutos de todas las generaciones futuras que pondrán su fe en Jesús para salvación, en donde estamos nosotros.

La tentación proviene de nosotros mismos. Santiago 1:14 dice: “Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen.”

¿Quién es el tentador? El tentador entonces no es Dios porque él es bueno, no puede ser tentado y no tienta a nadie. No busca ponernos trampas y hacernos caer. El tentador tampoco es el diablo. Pues, aunque puede tentar, no es omnipresente, por lo que no puede ser el tentador de toda la humanidad, aunque en algunas partes de la Biblia se le describe como el tentador pues busca alejarnos de Dios.

El verdadero tentador soy yo y nadie más que yo. No puedo culpar a nadie más, pues la tentación viene de adentro, está en mí. No son los deseos, sino los malos deseos que dejamos que nos arrastren y seduzcan.

Desear lo malo no es pecado, dejarse seducir y arrastrar por los malos deseos, sí es pecado. La eliminación del deseo no es la solución. Es pelear contra los malos deseos que desean dominarnos. De hecho, dos palabras describen la forma de operar de los malos deseos. Estos arrastran.

El concepto aquí es que nos llevan a poner nuestra entera atención hacia el mal. Nos llevan a pensar en lo prohibido y a desear lo prohibido. Estos seducen. El concepto aquí es atraer por medio de un señuelo.

Es el equivalente del anzuelo, la carnada y el pez en el agua. La seducción hacia el mal. La invitación hacia lo malo engañándonos y presentándonos la mejor cara del mal.

La tentación siempre opera de la misma manera, como un proceso cíclico que se repite vez tras vez: primero, los malos deseos nos seducen y arrastran. Aquí entra el pensamiento, nacen los malos deseos y no vemos las consecuencias sino los beneficios terrenales de consumar el pecado. Estos es como embarazarse del deseo y dejarlo que madure en nuestra mente. Efesios 4:22 dice: “Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos”

En Efesios leemos que a los malos deseos se les llama deseos engañosos. ¿Por qué? Porque nunca cumplen con lo que ofrecen. Prometen vida y dan muerte. Prometen paz y dan guerra. Prometen amor y dan odio. Prometen victoria y traen derrota. Prometen placer y dan odio.

Segundo, se comete el pecado. El deseo crece como un bebé en el vientre de la madre. Y luego se da a luz. Pero en este caso no nace un bebé, se lleva a cabo el pecado.

Tercero, llega la muerte. Y entonces despertamos a nuestra triste y vergonzosa realidad. Cedimos ante una tentación que nos presentó la mejor cara pero que su fin es muerte. No muchas veces sólo muerte física, sino que seguro si morimos haber creído en Dios, arrepentido de los pecados y de confesarlos, muerte eterna.

¿Cómo podemos vencer al tentador que llevamos dentro? No debemos dejar que los malos deseos nos seduzcan y arrastren. Pero ¿Qué podemos hacer para que los malos deseos no nos seduzcan y arrastren? Todo deseo comienza con un pensamiento. La mente no distingue entre un pensamiento real y un pensamiento imaginario. Para ella un pensamiento es un pensamiento. Por eso cuando nos imaginamos un tamal con limón, hasta podemos sentir el sabor. Los deseos entonces nacen en los pensamientos. Lo que pienso es lo que deseo.

Pensemos sólo en lo que sea excelente o merezca elogio. Ya que lo que pensamos es lo que deseamos. Pensemos sólo en lo que cumple con las siguientes dos categorías: es excelente o merece elogio. Filipenses 4:8 dice: “Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.”

Cuando los malos deseos producto de un pensamiento lleguen a nuestra mente, sustituyamos el pensamiento por uno justo. Cada vez que el deseo quiera seducirlo y arrastrarlo a cometer un pecado, cambie su pensamiento. Si usted se embaraza del pensamiento y concibe el deseo, este madurará y terminará por pecar y dará a luz muerte. Cambie su forma de pensar, sustituya un pensamiento impuro por un pensamiento excelente o que merezca elogio.

Alejémonos de personas, lugares o cosas que siembren malos pensamientos. Aunque el tentador soy yo, ya sea personas, lugares o cosas pueden seducirnos hacia el mal. Evite y aléjese de personas, lugares o cosas que lo seduzcan al pecado. 2 Timoteo 2:22 dice: “Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio.”

¿Cómo podemos transformar la nación ante la corrupción económica y moral que enfrenta? Crea en el Dios de la Biblia, crea en Jesús el que fue tentado en todo, pero sin pecado, crea en Jesús como el sacrificio sustitutivo en su lugar, viva para glorificar el nombre de Dios en todo tiempo y lugar con su vida. Predique el evangelio de Jesucristo para que los 4 puntos anteriores se repitan, ganemos una persona a la vez para Cristo, una familia a la vez para Cristo, hasta que Guatemala doble sus rodillas delante del Creador y viva en sus caminos que son vida y paz, oremos por Guatemala a diario y comencemos hoy al finalizar el mensaje.

Deja un comentario

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007