El día de su crucifixión – Radios Fráter
  • abril 11, 2019

El día de su crucifixión

Escuche

Vea


Lea

Hace poco estuve muy cerca de la muerte, cuando me operaron de corazón abierto. Después de la operación los dolores eran muy fuertes, en el pecho, espalda y brazos. Y eso solo me hace preguntarme ¿cómo habrá sido el día en que Cristo fue crucificado?

Isaías dice que el castigo de nuestra paz fue sobre él, fue un suplicio. Y gracias a eso, es que hoy tenemos salvación y vida eterna, tenemos consuelo en medio de la tribulación.

Mateo 27:11 cuenta este relato:  “Mientras tanto, Jesús compareció ante el gobernador, y este le preguntó:—¿Eres tú el rey de los judíos? —Tú lo dices —respondió Jesús. 12 Al ser acusado por los jefes de los sacerdotes y por los ancianos, Jesús no contestó nada. 13 —¿No oyes lo que declaran contra ti? —le dijo Pilato. 14 Pero Jesús no respondió ni a una sola acusación, por lo que el gobernador se llenó de asombro. 15 Ahora bien, durante la fiesta el gobernador acostumbraba soltar un preso que la gente escogiera. 16 Tenían un preso famoso llamado Barrabás. 17-18 Así que cuando se reunió la multitud, Pilato, que sabía que le habían entregado a Jesús por envidia, les preguntó: —¿A quién quieren que les suelte: a Barrabás o a Jesús, al que llaman Cristo? 19 Mientras Pilato estaba sentado en el tribunal, su esposa le envió el siguiente recado: «No te metas con ese justo, pues, por causa de él, hoy he sufrido mucho en un sueño». 20 Pero los jefes de los sacerdotes y los ancianos persuadieron a la multitud a que le pidiera a Pilato soltar a Barrabás y ejecutar a Jesús. 21 —¿A cuál de los dos quieren que les suelte? —preguntó el gobernador. —A Barrabás.22 —¿Y qué voy a hacer con Jesús, al que llaman Cristo?—¡Crucifícalo! —respondieron todos. 23 —¿Por qué? ¿Qué crimen ha cometido? Pero ellos gritaban aún más fuerte: —¡Crucifícalo! 24 Cuando Pilato vio que no conseguía nada, sino que más bien se estaba formando un tumulto, pidió agua y se lavó las manos delante de la gente.—Soy inocente de la sangre de este hombre —dijo—. ¡Allá ustedes! 25 —¡Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos! —contestó todo el pueblo. 26 Entonces les soltó a Barrabás; pero a Jesús lo mandó azotar, y lo entregó para que lo crucificaran.”

Para mi, es una gran lección que, al ser acusado en medio de todos y no respondió nada. Eso nos hace falta mucho a los que estamos casados. La tendencia humana es justificarnos y explicar por qué hemos cometido algún pecado y error, pero no fue así con Cristo.

Los soldados se burlaron de él como rey, lo escupieron y golpearon. Mateo 27:27 dice: “Los soldados del gobernador llevaron a Jesús al palacio y reunieron a toda la tropa alrededor de él. 28 Le quitaron la ropa y le pusieron un manto de color escarlata. 29 Luego trenzaron una corona de espinas y se la colocaron en la cabeza, y en la mano derecha le pusieron una caña. Arrodillándose delante de él, se burlaban diciendo: —¡Salve, rey de los judíos! 30 Y le escupían, y con la caña le golpeaban la cabeza. 31 Después de burlarse de él, le quitaron el manto, le pusieron su propia ropa y se lo llevaron para crucificarlo.”

 

Lo crucificaron mientras varios blasfemaban contra él. Mateo 27:32 dice: “Al salir encontraron a un hombre de Cirene que se llamaba Simón, y lo obligaron a llevar la cruz. 33 Llegaron a un lugar llamado Gólgota (que significa «Lugar de la Calavera»). 34 Allí le dieron a Jesús vino mezclado con hiel; pero, después de probarlo, se negó a beberlo. 35 Lo crucificaron y repartieron su ropa echando suertes. 36 Y se sentaron a vigilarlo. 37 Encima de su cabeza pusieron por escrito la causa de su condena: «Este es Jesús, el Rey de los judíos». 38 Con él crucificaron a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. 39 Los que pasaban meneaban la cabeza y blasfemaban contra él: 40 —Tú, que destruyes el templo y en tres días lo reconstruyes, ¡sálvate a ti mismo! ¡Si eres el Hijo de Dios, baja de la cruz! 41 De la misma manera se burlaban de él los jefes de los sacerdotes, junto con los maestros de la ley y los ancianos. 42 —Salvó a otros —decían—, ¡pero no puede salvarse a sí mismo! ¡Y es el Rey de Israel! Que baje ahora de la cruz, y así creeremos en él. 43 Él confía en Dios; pues que lo libre Dios ahora, si de veras lo quiere. ¿Acaso no dijo: “Yo soy el Hijo de Dios”? 44 Así también lo insultaban los bandidos que estaban crucificados con él.”

La tierra quedó en oscuridad y a las 3 de la tarde Jesús murió. Mateo 27:45 dice: “Desde el mediodía y hasta la media tarde toda la tierra quedó en oscuridad. 46 Como a las tres de la tarde, Jesús gritó con fuerza: —Elí, Elí, ¿lama sabactani? (que significa: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”). 47 Cuando lo oyeron, algunos de los que estaban allí dijeron:—Está llamando a Elías.48 Al instante uno de ellos corrió en busca de una esponja. La empapó en vinagre, la puso en una caña y se la ofreció a Jesús para que bebiera. 49 Los demás decían:—Déjalo, a ver si viene Elías a salvarlo.50 Entonces Jesús volvió a gritar con fuerza, y entregó su espíritu.”

Pasaron cosas extraordinarios en el templo, en unos sepulcros y con el Centurión. Mateo 27:51 dice: “En ese momento la cortina del santuario del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. La tierra tembló y se partieron las rocas. 52 Se abrieron los sepulcros, y muchos santos que habían muerto resucitaron. 53 Salieron de los sepulcros y, después de la resurrección de Jesús, entraron en la ciudad santa y se aparecieron a muchos. 54 Cuando el centurión y los que con él estaban custodiando a Jesús vieron el terremoto y todo lo que había sucedido, quedaron aterrados y exclamaron:—¡Verdaderamente este era el Hijo de Dios! 55 Estaban allí, mirando de lejos, muchas mujeres que habían seguido a Jesús desde Galilea para servirle. 56 Entre ellas se encontraban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.”

Todas las acusaciones, las burlas y las blasfemias que Jesús recibió, tenían que ver con que no creían que él fuera el Hijo de Dios. Los jefes de los sacerdotes y los ancianos no creyeron que Jesús fuera el Hijo de Dios y por eso pidieron que fuera crucificado. Mateo 27:19 dice: “Mientras Pilato estaba sentado en el tribunal, su esposa le envió el siguiente recado: «No te metas con ese justo, pues, por causa de él, hoy he sufrido mucho en un sueño». 20 Pero los jefes de los sacerdotes y los ancianos persuadieron a la multitud a que le pidiera a Pilato soltar a Barrabás y ejecutar a Jesús.”

Los soldados del gobernador no creyeron que Jesús fuera el Hijo de Dios por eso se burlaron de él como supuesto rey. Mateo 27:27 dice: “Los soldados del gobernador llevaron a Jesús al palacio y reunieron a toda la tropa alrededor de él. 28 Le quitaron la ropa y le pusieron un manto de color escarlata. 29 Luego trenzaron una corona de espinas y se la colocaron en la cabeza, y en la mano derecha le pusieron una caña. Arrodillándose delante de él, se burlaban diciendo: —¡Salve, rey de los judíos! 30 Y le escupían, y con la caña le golpeaban la cabeza. 31 Después de burlarse de él, le quitaron el manto, le pusieron su propia ropa y se lo llevaron para crucificarlo.”

Los que lo veían ya crucificado, exclamaban insultos y desafíos porque no creían que era el Hijo de Dios. Los que pasaban le pedían que si era el Hijo de Dios, que se bajara de la cruz. Mateo 27:39 dice: “Los que pasaban meneaban la cabeza y blasfemaban contra él: 40 —Tú, que destruyes el templo y en tres días lo reconstruyes, ¡sálvate a ti mismo! ¡Si eres el Hijo de Dios, baja de la cruz!

Los jefes de los sacerdotes, junto con los maestros de la ley y los ancianos se burlaban de él en cuanto al rol que había jugado como Hijo de Dios. Mateo 27:41 dice: “De la misma manera se burlaban de él los jefes de los sacerdotes, junto con los maestros de la ley y los ancianos. 42 —Salvó a otros —decían—, ¡pero no puede salvarse a sí mismo! ¡Y es el Rey de Israel! Que baje ahora de la cruz, y así creeremos en él. 43 Él confía en Dios; pues que lo libre Dios ahora, si de veras lo quiere. ¿Acaso no dijo: “Yo soy el Hijo de Dios”? 44 Así también lo insultaban los bandidos que estaban crucificados con él.”

Cuando el Centurión y los que estaban custodiando a Jesús, vieron lo que había pasado exclamaron: “Verdaderamente este era el Hijo de Dios”. Mateo 27:54 dice: “Cuando el centurión y los que con él estaban custodiando a Jesús vieron el terremoto y todo lo que había sucedido, quedaron aterrados y exclamaron:—¡Verdaderamente este era el Hijo de Dios!”

El Centurión y los demás creyeron porque vieron. El Centurión y los que custodiaban a Jesús creyeron, exactamente después de la muerte de Jesús. La oscuridad a pleno medio día y hasta las 3 de la tarde en que murió Jesús, el terremoto y que ni siquiera tuvieron que quebrarle las piernas los llevó a concluir en medio del miedo: “Verdaderamente este era el Hijo de Dios”.

¿Qué habrá pasado con ellos? La Biblia no dice nada al respecto. Pero al ver creyeron. Y posiblemente algunos o todos ellos, se convirtieron en discípulos de Jesús y experimentaron el perdón de pecados, la reconciliación con el Padre y la esperanza de vida eterna.

Toda la humanidad un día creerá en Jesús como el Hijo de Dios, pero ya será muy tarde y el juicio estará dictado. Isaías 45:23 dice: “He jurado por mí mismo, con integridad he pronunciado una palabra irrevocable: Ante mí se doblará toda rodilla, y por mí jurará toda lengua.”

Romanos 14:11 también dice: “Está escrito: «Tan cierto como que yo vivo —dice el Señor—, ante mí se doblará toda rodilla y toda lengua confesará a Dios».”

Apocalipsis 20:11 dice: “Luego vi un gran trono blanco y a alguien que estaba sentado en él. De su presencia huyeron la tierra y el cielo, sin dejar rastro alguno. 12 Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros. 13 El mar devolvió sus muertos; la muerte y el infierno devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho. 14 La muerte y el infierno fueron arrojados al lago de fuego. Este lago de fuego es la muerte segunda. 15 Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego.”

Los judíos y griegos pedían señales y milagros y lo mismo siguen pidiendo aquellos que no creen en Jesús como el Hijo de Dios, pero la cruz es lo que predicamos. 1  Corintios 1:18 dice: “Me explico: El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden; en cambio, para los que se salvan, es decir, para nosotros, este mensaje es el poder de Dios. 19 Pues está escrito: «Destruiré la sabiduría de los sabios; frustraré la inteligencia de los inteligentes». 20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el erudito? ¿Dónde el filósofo de esta época? ¿No ha convertido Dios en locura la sabiduría de este mundo? 21 Ya que Dios, en su sabio designio, dispuso que el mundo no lo conociera mediante la sabiduría humana, tuvo a bien salvar, mediante la locura de la predicación, a los que creen. 22 Los judíos piden señales milagrosas y los gentiles buscan sabiduría, 23 mientras que nosotros predicamos a Cristo crucificado. Este mensaje es motivo de tropiezo para los judíos, y es locura para los gentiles, 24 pero para los que Dios ha llamado, lo mismo judíos que gentiles, Cristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios. 25 Pues la locura de Dios es más sabia que la sabiduría humana, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza humana.”

Jesús hoy funge como abogado, un día fungirá como juez, crea en él como el Hijo de Dios y sea salvo de la ira de Dios y viva para su gloria. 1 de Juan 2:1 dice: “Mis queridos hijos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero, si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo.”

2 Timoteo 4:1 dice: “En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos, te doy este solemne encargo: 2 Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar.”

Suscríbase

Ingrese su correo electrónico para recibir cada nuevo mensaje en su buzón.
182 suscriptores

Mensajes por Categoria

Mensaje por fecha

  • 2019
  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2013
  • 2012
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007